Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Raimundo Fernández Cuesta muere a los 95 años

Raimundo Fernández Cuesta, uno de los fundadores de Falange Española y ministro en varios Gobiernos durante el régimen del general Franco, murió ayer en su casa de Madrid, a los 95 años de edad.Ralmundo Fernández Cuesta nació el 5 de octubre de 1896 en Madrid. Tras cursar Derecho en la Universidad Complutense, ganó las oposiciones al Cuerpo Jurídico de la Armada, primero, y a Notarías, después. Al proclamarse la República, en 1931, se exilió en Francia con su familia. Amigo íntimo de José Antonio Primo de Rivera, participó junto a éste en la fundación de Falange Española, de la que llegó a ser secretario general en 1934 y participó activamente en la campaña electoral de 1936. Detenido tras el triunfo del Frente Popular y, una vez iniciada la guerra civil, fue canjeado por el republicano Justino de Azcárate. En 1937 fue ratificado por Franco como secretario general de la Falange Española Tradicionalista y de las JONS. A comienzos de 1938 fue nombrado ministro de Agricultura del primer Gabinete formado por Franco en Burgos. Tras la guerra civil, fue nombrado embajador de España en Brasil e Italia. Posteriormente, en 1945, ocupó el cargo de ministro de Justicia y presidente del Consejo de Estado. En 1951 desempeñó las funciones de secretario general del Movimiento, hasta 1956. En su condición de consejero nacional, fue procurador en las Cortes del anterior régimen durante varias legislaturas. En su vida privada, ejerció los cargos de presidente de Industrias Textiles del Guadalhorce y de Brown y Root Española.

Tras la llegada de la democracia siguió activo en el campo de la política y fue el artífice de la creación del Frente Nacional Español, agrupación que: sería reconocida oficialmente en 1976 con el nombre de Falange Española de las JONS, y en cuyo seno ocupó el cargo de presidente.

Nostálgicamente fiel al régimen anterior, su credo político estaba basado en la condena del Estado de las autonomías, la reivindicación del sindicato vertical y la defensa de la representación a través de la familia, el municipio y el sindicato. Se le vinculó personal y políticamente en varios actos terroristas de claro matiz derechista en los años de la transición democrática.

En 1985 publicó el libro autobiográfico Testimonios, recuerdos y reflexiones, que también puede ser considerado corno una especie de testamento Político. Viudo y padre de dos hijas, su entierro tendrá lugar a las 12.45 de hoy en el madrileño cementerio de San Isidro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de julio de 1992