Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La liga que ganan Utrera y Sanlúcar

Más allá de Madrid, la ciudad con más jugadores en LaLiga, existen otros lugares donde florecen las estrellas del deporte rey. Por ejemplo, tras los madrileños abundan los naturales de Las Palmas. Pero la sorpresa llega cuando se divide el número de futbolistas por los habitantes de los municipios. En esa liga ganan Utrera, Sanlúcar de Barrameda y Pamplona

Manuel Agudo 'Nolito', delantero del Sevilla FC, es uno de los seis jugadores nacidos en Sanlúcar de Barrameda que juegan en la élite del fútbol español.
Manuel Agudo 'Nolito', delantero del Sevilla FC, es uno de los seis jugadores nacidos en Sanlúcar de Barrameda que juegan en la élite del fútbol español.

¿De dónde salen las estrellas de LaLiga? El mapa interactivo que publicó el pasado miércoles EL PAÍS deja claro que el fútbol español se nutre fundamentalmente del talento nacional: cerca de dos tercios de sus jugadores provienen de más de 300 municipios españoles. Madrid, la ciudad con más habitantes y la que más equipos tiene en la élite, es también la que más deportistas aporta a LaLiga Santander (19) y LaLiga SmartBank (29). Sin embargo, el análisis de los lugares de nacimiento de los profesionales revela otras conclusiones más sorprendentes que señalan a localidades como Utrera, Sanlúcar de Barrameda, Pamplona o Las Palmas como puntos clave del mapa del balompié en España. Estos son sus secretos.

Utrera y Sanlúcar de Barrameda: una mina de oro de calidad

A una hora de distancia en coche, siguiendo el curso del río Guadalquivir, se encuentran dos de las tres ciudades más prolíficas del fútbol español. Utrera (Sevilla) y Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), con un censo que roza las 50.000 almas en la primera y unas 70.000 en la segunda, aportan entre las dos once futbolistas a LaLiga Santander y LaLiga SmartBank. Más que A Coruña, Gijón o Córdoba con menos de la mitad de su población. Su ratio de un casi un futbolista por cada 10.000 habitantes es todo un récord.

"¿Con eso qué premio nos toca?". Medio en broma, medio en serio, José Manuel Delgado, director técnico del Atlético Sanluqueño, no se deja asombrar por la cifra. Pronto saca la lista de profesionales que han pasado por el club, que milita en la Segunda División B: desde José Manuel Jurado, del Cádiz CF, hasta el sanluqueño más ilustre, el sevillista Nolito. “Aquí lo ayudamos a ser un futbolista importante cuando regresó del juvenil del Valencia CF”, recuerda, al tiempo que se aventura con el porqué de tanta figura en tan poco metro cuadrado: “Emergen porque hay mucha necesidad y el deporte se ve como una vía para salir adelante. Es una auténtica devoción lo que hay aquí por el fútbol”, argumenta Delgado.

Ali, como le conocen en su tierra, explica que el contexto social inclina a los jugadores de la zona a destacar por su constancia y su capacidad de trabajo y sacrificio. Pero lo cierto es que además de la casta y el pundonor, los de Utrera y Sanlúcar se definen por otro rasgo, la vocación ofensiva. De los once futbolistas de estas localidades, ocho de ellos —Lazo, Nolito, Jurado, Kike Márquez, Salvi, Carlos Valverde, Juan Muñoz y Álvaro García— se desenvuelven en las posiciones de mediapunta, extremo o delantero. No en vano, los dos utreranos de más proyección, el internacional Dani Ceballos y el ya fallecido José Antonio Reyes, compartían el don de crear y finalizar jugadas.

El extremo del Cádiz CF Salvi Sánchez, natural de Sanlúcar de Barrameda, jugó dos años en la primera plantilla del Atlético Sanluqueño. Esta temporada ha debutado en LaLiga SmartBank, donde ha disputado 18 encuetros.
El extremo del Cádiz CF Salvi Sánchez, natural de Sanlúcar de Barrameda, jugó dos años en la primera plantilla del Atlético Sanluqueño. Esta temporada ha debutado en LaLiga SmartBank, donde ha disputado 18 encuetros.

“Yo no creo que haya un prototipo, aunque es verdad que un cierto tipo de futbolista suele llegar a la élite más fácilmente: el que es rápido, descarado y habilidoso, el que le gusta encarar. Un poco al estilo de un Jesús Navas o un Joaquín Sánchez”, cuenta Manuel Torres, que ha entrenado a los mejores jugadores del fútbol base de la región en las selecciones andaluzas durante cerca de diez años. “Son futbolistas hechos en la calle, que tienen su estilo particular. Siempre quieren estar en continuo contacto con el balón", dice Alberto Santana, gran conocedor del talento andaluz desde una agencia de representación de futbolistas. Santana, que ha trabajado en clubes como el Real Betis, el Villarreal CF o el Polideportivo Ejido, dice que en la zona “los chavales salen a borbotones”: “Los compañeros llamamos al eje de Sanlúcar, Jerez de la Frontera y Puerto de Santamaría el Triángulo de las Bermudas”, comenta.

Más allá de los casos específicos, Andalucía es la comunidad autónoma que más jugadores aporta a las dos máximas categorías, un total de 114. Torres cree que esta productividad tiene que ver con el número de personas que practican el deporte rey —“en cada pueblo, por pequeño que sea, tienes uno o dos clubes”— y con la mejora en las herramientas formativas. Se ha producido una expansión de los campos de césped artificial desde hace un par de décadas y se ha mejorado la formación de los entrenadores, que “en el 90% casos están titulados”, afirma.

Su diagnóstico da esperanza para que la mina de oro del fútbol español no se agote el día de mañana: “Cada vez hay más y mejores medios para sacar futbolistas”.

El utrerano José Antonio Reyes jugó en cuatro equipos de LaLiga Santander y disputó 348 partidos en una competición que ganó en la temporada 20062007. En la imagen, el jugador en una foto de archivo.
El utrerano José Antonio Reyes jugó en cuatro equipos de LaLiga Santander y disputó 348 partidos en una competición que ganó en la temporada 2006/2007. En la imagen, el jugador en una foto de archivo.

Las Palmas: de la diversión en la playa a triunfar en el césped

¿Tiene el talento una relación directa con la geografía o la cultura? Ante esa pregunta, Juan Carlos Valerón, uno de los canarios que más calidad e imaginación ha desplegado sobre el verde, replicó: “El talento está en todas partes, el problema es encontrarlo y moldearlo”, aseguraba en EL PAÍS en 2011.

La provincia de Las Palmas está entre las diez más representadas en la élite balompédica y su capital es la segunda ciudad española que más aporta a las dos máximas categorías, con 20 deportistas. El mediapunta que en su día enamoró con su estilo pausado, como de otro tiempo, dio una pincelada de la secreta condición del jugador insular en otra entrevista para EL PAÍS: “El clima te ayuda a estar en la calle, a jugar en ella”. Y Enrique Bethencourt, autor de El fútbol canario. Identidad, Valerón y otros desmarques, lo desarrolla: “El futbolista canario se hace en parte en la playa, un terreno que exige un gran control del balón”, cuenta el analista, que define las particularidades futbolísticas de una región a la que sitúa entre dos tradiciones, la latinoamericana y la europea: “El buen fútbol es nuestra identidad”.

Los dos principales baluartes en LaLiga SmartBank de la UD Las Palmas, el mediocampista Pedri (nacido en Tenerife) y el delantero Jonathan Viera, ambos canteranos, son buenos ejemplos de esa tradición de futbolista eminentemente técnico. Un rasgo que atraviesa la historia del club: “Se dice que la gran plantilla de los años sesenta, que llegó a pelear por dos ligas y estaba compuesta en su totalidad por canarios excepto los dos porteros, se anticipó al juego del FC Barcelona de Johan Cruyff. En una crónica, Vázquez-Montalbán cuenta cómo durmieron a sus rivales con la posesión para ganar en el Camp Nou”, relata Bethencourt.

Juan Carlos Valerón es el jugador canario con más proyección de las últimas décadas, junto al internacional David Silva. Disputó 391 partidos en LaLiga Santander y 102 en LaLiga SmartBank. En la foto, el protagonita en una imagen de archivo.
Juan Carlos Valerón es el jugador canario con más proyección de las últimas décadas, junto al internacional David Silva. Disputó 391 partidos en LaLiga Santander y 102 en LaLiga SmartBank. En la foto, el protagonita en una imagen de archivo.

Lo único que ha cambiado desde ese momento glorioso es que la mayoría de cracks (14 de la veintena que está en la élite) juegan fuera del archipiélago. “Desde los años cincuenta hasta los setenta y ochenta todos se quedaban aquí. Luego, como en la década de los cuarenta, se vuelve a exportar. No hay más que ver los casos de Roque Mesa (CD Leganés) o Aridane (CA Osasuna)”, explica el historiador del fútbol canario Javier Domínguez. Él, que se conoce de cabo a rabo el devenir del balompié en la tierra, opina que la cantera vive un buen momento: “Creo que si miramos el número de futbolistas estamos al nivel de otras grandes canteras como la de la Comunidad Valenciana, Galicia o Andalucía”.

Para Domínguez y Bethencourt el único temor es que la inercia del fútbol moderno, más físico y resultadista, acabe desvaneciendo la esencia del talento fabricado en Las Palmas: “Cada vez el estilo de jugador está más homogeneizado”, advierte el primero. “Antes se le daba más importancia al jugar bien que al ganar. Yo soy de esos nostálgicos que aún van por los campos mendigando una pizquita de buen fútbol”, añade el segundo.

Pamplona: la gran cuna del fútbol de LaLiga Santander

Los números cantan y reflejan un milagro sobre la producción de jugadores de fútbol profesionales, el de Pamplona. La ciudad navarra de cerca de 200.000 habitantes ha alumbrado a 12 deportistas que hoy militan en clubes de LaLiga Santander, por detrás de Madrid en cifras globales pero muy destacada si se hace el cálculo en función de la población. Para que la capital igualara el ratio jugador por habitante de Pamplona debería tener casi 500 futbolistas en la máxima categoría, cien veces más de los que ahora posee.

Jon Moncayola, de 21 años, ha sido el último canterano en debutar con el primer equipo del CA Osasuna.
Jon Moncayola, de 21 años, ha sido el último canterano en debutar con el primer equipo del CA Osasuna.

“Te podría vender la moto de que existe un estudio científico o algo así. Pero creo que es una cuestión de oportunidades. Si te fijas, los clubes de la zona como el CA Osasuna, la Real Sociedad o el Athletic Club hacen una gran apuesta por la cantera. Creo que es más sencillo llegar si ves que existe una posibilidad real”, explica Javier Laquidain, periodista que sigue la actualidad deportiva en SER Navarra.

A su juicio, la enorme cantidad de jugadores que salen de Pamplona tiene que ver en gran medida con la confianza que deposita el equipo local en su fútbol base. Una teoría que respaldaba el pasado abril a EL PAÍS Ángel Alcalde, responsable de Tajonar, la academia rojilla de formación. “El club tiene muy claro que bebe del fútbol navarro. Lo quiere, lo potencia y lo necesita”, explicaba el representante de un club en el que juegan seis jugadores navarros en la primera plantilla y donde han debutado 22 canteranos en las últimas once temporadas, según sus propios cálculos. El último, Jon Moncayola, que se puso por primera vez la zamarra osasunista en LaLiga Santander el pasado agosto contra el CD Leganés.

Además de trabajar en Pamplona, la entidad extiende sus tentáculos por toda la provincia de Navarra, la segunda con mejor ratio de futbolistas profesionales por habitante, gracias a un acuerdo con cerca de 130 equipos. “Hemos creado una estructura con siete responsables de zona de los que cuelgan unas sedes de tecnificación. En ellas trabajamos cada semana con los chicos más talentosos de los clubes convenidos. Y una vez al mes los llevamos a Tajonar para entrenar. Queremos que se identifiquen con el club”, contaba también en abril a EL PAÍS el responsable de Gestión del Talento osasunista, Félix Vergara.

“La conexión grada-equipo es fundamental. En Navarra, donde somos muy distintos en cada zona, solo hay dos cosas que unen a todos: el CA Osasuna y San Fermín”, comenta Laquidain. “El sentimiento de pertenencia imprime un carácter único al jugador de aquí. La pelea, el esfuerzo y la garra la llevan en su ADN. Eso también viene del clima; el invierno aquí es complicado y eso te forja. Que llueva o haga frío no es una excusa para no entrenar. Aquí el jugador tiene carácter, se crece ante la adversidad”, concluye el periodista.

Athletic Club y RC Celta: los reyes del talento local

Fiel a su tradición y a su historia, el Athletic Club es el equipo con más futbolistas nacionales de LaLiga Santander. El equipo bilbaíno, que ha pasado de admitir exclusivamente a naturales del País Vasco y Navarra a fichar también jugadores formados en estas regiones, sigue siendo único en las grandes ligas europeas: solo tiene dos jugadores nacidos fuera de España, el delantero Kenan Kodro, originario de Bosnia y formado en la cantera de la Real Sociedad, y el lateral rumano Cristian Ganea, que se instaló con su familia en Basauri a los 11 años y creció deportivamente en las categorías inferiores del CD Basconia.

Entre los seis equipos con más integrantes españoles en sus plantillas destaca la presencia de tres equipos vascos: Athletic Club, Deportivo Alavés y Real Sociedad. No obstante, el equipo que más canteranos ha empleado en partidos de la presente temporada no es vasco sino gallego. El RC Celta, según el registro del Centro Internacional de Estudios Deportivos (CIES, por sus siglas en inglés), es el equipo que más minutos ha dado a jugadores que se han formado durante un mínimo de tres años en su academia de formación. A canteranos insignes como Iago Aspas, Hugo Mallo o Rubén Blanco se le han sumado esta temporada el talento de otros celtistas de base como Denis Suárez o Santi Mina, que han regresado a Vigo con la intención de mejorar la calidad de la plantilla.

Los clubes que la pasada temporada ocuparon las primeras cuatro posiciones en el campeonato liguero, FC Barcelona, Atlético de Madrid, Real Madrid y Valencia CF, son los que menos jugadores españoles tienen en sus plantillas durante este curso. Precisamente, los azulgranas, un club que en 2012 llegó a presentar una alineación con once canteranos contra el Levante UD, están a la cola de la clasificación (ocho).

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información