Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valverde: “El objetivo era rehacernos para la final de Copa”

El técnico del Barcelona admite lo dolorosa que fue la eliminación en Europa y se centra en conquistar los dos títulos que les restan

Valverde, durante la rueda de prensa de este lunes.

Al Barça le queda un soplido para imponerse en la Liga, ahora que quedan seis jornadas y está a 11 puntos del segundo, del Atlético. La primera parada azulgrana es en Balaídos ante el Celta, un equipo que en las últimas épocas le ha puesto en muchos aprietos y del que no se fía Ernesto Valverde. “Sé que nos ha costado mucho allí últimamente y este año nos hemos enfrentado tres veces contra ellos”, se arrancó el técnico azulgrana; “además, están peleando por entrar en puestos europeos. Pero para nosotros son tres puntos que sabiendo lo que nos queda y lo que nos falta para poder ser campeones… Es una oportunidad y tenemos muchos alicientes para afrontar el reto”.

Ocurre que al Celta lo dirige Juan Carlos Unzue, exayudante de Luis Enrique como también lo fue de Rijkaard (de porteros) en su momento. “Nos conoce muy bien y también conoce a los suyos. Además, sabe lo que le ha hecho el Celta para hacernos daño y es una ventaja para ellos”, resolvió el preparador azulgrana. Por eso no tiene dudas acerca la propuesta rival. “Preveo un duelo parecido a los últimos, donde ellos tratarán de lanzar la presión muy alta para impedirnos la salida del juego y debamos lanzar”, argumentó. Una táctica que, entiende, es muy dañina si se hace bien. “Cuando te presionan arriba, juegan con riesgo porque dejan espacio atrás. Y si sales de la presión, le haces daño. Pero si lo hace bien, te hacen jugar a algo a lo que no estás acostumbrado”, expuso. Y agregó: “Aunque si te juegan atrás también es complicado porque para ellos es lo más cómodo. Pero estamos acostumbrados a eso. Las dos propuestas son válidas y correctas, y si se hacen bien son difíciles de parar”.

Haga lo que haga el Celta, Valverde tiene claro que es un encuentro para dar aire y oxígeno a los suyos porque el partido decisivo de la Copa está a la vuelta de la esquina. “Va haber cambios en el equipo”, sentenció; “es una semana importante y venimos de partidos intensos antes de una final. No nos vamos a engañar; refrescaremos el equipo. Pero desde luego que pensamos en ganar al Celta. En este y en cualquier partido”. Para ello, según advirtió, el equipo ha recuperado el color tras el traspié de la Champions. “Estamos más animados. El partido ante el Valencia era fundamental para nosotros por dónde veníamos y por el rival, porque también queda menos. Y tres puntos ahora es acercarse mucho al título y por eso estamos mejor”, señaló; “desde la semana pasada el objetivo era rehacernos y dentro de poco podemos ganar el título de Copa, así que tenemos que estar fuertes”. Entre otras cosas porque ya tiene claro lo que sucede cuando el Barça no gana. “Sé lo que suponen las derrotas en un club como este. Se sabe que si pierdes habrá lío. Y está claro que perder en Europa fue muy doloroso. Pero es normal que en estos clubes que necesitan ganar siempre pase esto”.

Una Liga histórica

Sin una derrota en la Liga, el Barça acumula 32 duelos seguidos sin perder en esta temporada más los siete del final del curso anterior. 39 encuentros que ya son un récord histórico. Pero no definitivo. “Nuestro primer objetivo es ganar la Liga”, resolvió Valverde; “lograrlo sin perder un partido es un medio para ganarla y sería muy bonito. Pero sabemos que es tan difícil que no lo ha conseguido nunca nadie”. ¿Pero están pendientes de ese récord?, le inquirieron. “Es un aliciente como también lo es conseguir el doblete. Pero de momento no hemos conseguido nada y vamos a ver si contra el Celta damos un paso adelante”. Palabras que subrayó el técnico de forma contundente. “No voy a dar nada por ganado. Cuando tocó la Roma todo el mundo ya pensaba en las semifinales. No voy a volver a cometer el mismo error”.