El Supremo de EE UU, obligado a fallar por primera vez sobre un caso de eutanasia