El FMI eleva su perspectiva de crecimiento para Latinoamérica al 3%

El organismo espera que la región crezca un 0,5% más de lo estimado este año, mientras reduce su perspectiva del 2,5% al 2% para 2023

Un barco de transporte de mercancías en el puerto industrial de Cartagena (Colombia), en febrero de 2022.
Un barco de transporte de mercancías en el puerto industrial de Cartagena (Colombia), en febrero de 2022.Sebastian Barros Salamanca (Getty Images)

A diferencia del resto del mundo, América Latina crecerá más de lo previsto por el Fondo Monetario International, de acuerdo a su más recientes informe World Economic Outlook publicado el martes. El producto interno bruto (PIB) de la región, incluyendo el Caribe, crecerá 0,5% más de lo estimado en su reporte anterior publicado en abril, hasta alcanzar 3% este año, pero crecerá menos de lo previsto the 2023, año en que se espera avance solo un 2%.

“Los riesgos para las perspectivas se inclinan abrumadoramente a la baja”, dice el reporte de la multilateral sobre la economía mundial, la cual crecerá 3,2% — 0,4% menos de lo anticipado —. El mundo se enfrenta a persistentes alzas de inflación, altas tasas de interés y, en el caso de mercados emergentes, un fuerte endeudamiento más difícil de pagar ante un dólar más caro que las monedas domésticas.

“La guerra en Ucrania podría llevar a una interrupción repentina de las importaciones europeas de gas desde Rusia; la inflación podría ser más difícil de reducir de lo previsto, ya sea si los mercados laborales son más estrictos de lo esperado o si las expectativas de inflación se desanclan; unas condiciones financieras mundiales más estrictas podrían generar sobre-endeudamiento en las economías de mercados emergentes y en desarrollo”, dice el reporte, elaborado por sus especialistas.

La revisión al alza en Latinoamérica viene “como resultado de una recuperación más robusta en las grandes economías (Brasil, México, Colombia, Chile)”, dice el reporte. Mientras tanto, Estados Unidos y China, las dos economías más grandes del crecerán menos de los anticipado. En el caso de EE UU, esto tiene que ver con una reducción de los ingresos del hogar, mientras que en China deriva de los aislamientos intermitentes por la covid-19.

A medida que los bancos centrales de las economías avanzadas aumenten las tasas de interés para combatir la inflación, advierte el Fondo, las condiciones financieras en todo el mundo seguirán endureciéndose. Esto quiere decir que emitir deuda o conseguir créditos es mucho más caro. Esto ya está impactando al mercado. Un reporte publicado el martes por la firma de análisis de riesgo crediticio, Moody’s Investors Services, mostró que la emisión de bonos “de alto rendimiento”, es decir, de países y empresas con bajas calificaciones y alto riesgo de incumplimiento, cayó 47% entre el primer y segundo trimestre de este año. Esto, apuntó Moody’s, se debe a “las estrictas condiciones financieras”.

El FMI revisó al alza la inflación mundial para este año, “debido a los precios de los alimentos y la energía, así como a los persistentes desequilibrios entre la oferta y la demanda” Se prevé que alcance 6,6% en las economías avanzadas y el 9,5% en las economías de mercados emergentes y en desarrollo. Esto representa un incremento de 0,9 y 0,8 punto porcentual, respectivamente, en comparación con su reporte anterior. En 2023, el Fondo espera que la política monetaria desinflacionaria surta efecto, con un crecimiento de la producción mundial de solo un 2,9%.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS