_
_
_
_
_

Alejandro Eder: “La paz total de Colombia pasa por Cali”

El exnegociador de paz llega impulsado a la recta final de una campaña por la Alcaldía de Cali que apunta a un cabeza a cabeza con Roberto ‘el Chontico’ Ortiz

Alejandro Eder, candidato a la Alcaldía de Cali
Alejandro Eder, en la ciudad de Cali, el 11 de octubre de 2023.Chelo Camacho

En su segundo intento por alcanzar la Alcaldía de Cali, Alejandro Eder no le huye a la etiqueta de político. “Cuando tenés tu primera elección, ya sos político”, admite con algo de acento en referencia al bautizo de fuego que tuvo hace cuatro años, cuando quedó tercero detrás del alcalde Jorge Iván Ospina, que se despide con niveles récord de impopularidad, y de Roberto el Chontico Ortiz, su principal rival en las elecciones del 29 de octubre. Eder (Cali, 47 años) pertenece a una conocida familia de empresarios azucareros de la capital del Valle del Cauca. Con zapatos deportivos, jeans y camisa azul, llega con unos minutos de retraso esta mañana a los estudios de la cadena radial RCN en la zona industrial. Se incorpora de inmediato al debate con otros dos aspirantes, la exsecretaria de Salud Miyerlandi Torres y el exmilitar Danis Rentería, que arranca con las preguntas sobre seguridad, el tema dominante de la campaña en la tercera ciudad más poblada de Colombia. El Chontico, como todos lo conocen, brilla por su ausencia.

Eder, que plantea una suerte de plan de choque, subraya que “lo más urgente es recuperar el liderazgo y la autoridad”. El leitmotiv de su campaña es revivir a Cali. Reivindica que el alcalde debe apersonarse de la seguridad regional, y trabajar de la mano del gobernador, en un departamento muy convulso. Promete trabajar para crear por lo menos 100.000 nuevos empleos y tener un manejo pulcro de lo público, que sea ejemplar.

De los estudios de RCN sale disparado a un evento para formalizar la adhesión de otro aspirante, el exministro de Justicia Wilson Ruiz, en una terraza sobre la plazoleta Jairo Varela, frente a la Alcaldía, el lugar emblemático en el que hace un par de semanas recibió también el respaldo de la exconcejal Diana Rojas, que marchaba tercera en las encuestas y también los acompaña este miércoles. Ese ha sido el gran hito de una carrera en la que Eder ha apuntalado respaldos clave y llega impulsado a la recta final.

Alejandro Eder y Diana Rojas durante un evento de campaña, en Cali.
Alejandro Eder y Diana Rojas durante un evento de campaña, en Cali.Chelo Camacho

“En esta campaña cabe todo el que esté mamado de ver cómo están tratando a nuestra ciudad”, dice Eder, quien ha sido asesor presidencial de reincorporación y negociador de paz, además de ocupar varios cargos en el sector privado, durante el acto. “La adhesión de Diana, más allá de un paso importante para poder lograr la fuerza para alcanzar la Alcaldía, es un ejemplo para Cali de cómo tenemos que reconciliarnos, unirnos y sumarnos para lograr un bien mayor, que es recuperar a la ciudad”, dice a EL PAÍS. “Hoy Cali nos necesita unidos. Estamos empujando, y creemos profundamente que en equipo podemos competirle a la politiquería de esta ciudad”, lo complementa Rojas.

Newsletter

El análisis de la actualidad y las mejores historias de Colombia, cada semana en su buzón
RECÍBALA

La batalla por Cali, la principal ciudad sobre el corredor del Pacífico, una urbe de más de dos millones de habitantes, es intensa. Este periódico acompañó a Eder el pasado miércoles en una jornada maratónica en la que, además del debate, atendió lives, se citó con una influencer, repartió volantes en Calima, una barriada popular, visitó una parroquia y asistió a otro evento masivo con líderes que apoyaban a Rojas. Necesita ampliar su reconocimiento, en especial entre los jóvenes. “Llegó Alejo a taparme el hueco”, le recibe con un chiste de doble sentido La Mona Guisa en el jocoso video que grabaron en Floralia. También la lleva a uno de los puntos por donde pasaría el tren de cercanías que proyecta en su plan de Gobierno, acompañado de un parque lineal, y equipara a “la primera línea del metro de Cali”. Entre evento y evento, contesta las preguntas de EL PAÍS.

La influenciadora 'La Mona Guisa' y Alejandro Eder caminan sobre las vías férreas durante un recorrido en Cali.
La influenciadora 'La Mona Guisa' y Alejandro Eder caminan sobre las vías férreas durante un recorrido en Cali.Chelo Camacho

Pregunta. A esta altura, ¿se define como un empresario o como un político?

Respuesta. Mi carrera es política; es decir, soy empresario, evidentemente, pero vengo haciendo una carrera pública hace casi 20 años.

P. ¿Ya no le huye a la etiqueta de político?

R. Fui tecnócrata, técnicamente, hasta hace cuatro años, cuando tuve mi primera elección. Cuando tenés tu primera elección, ya sos político.

P. Todos coinciden en que Cali es una ciudad rota. ¿En qué momento perdió el rumbo?

R. Acabamos de tener cuatro años terribles, con una administración que ha sido una vergüenza. Más allá de que hubo una pandemia, y el paro del 2021, fue nefasta. Nunca habíamos tenido tantos escándalos de corrupción, ni se habían administrado tan mal los problemas de la sociedad como lo ha hecho Jorge Iván Ospina. Pero Cali empieza a perder su rumbo hace 30 años, cuando llega la elección popular de alcaldes en Colombia. Somos la única gran ciudad colombiana que no ha logrado despertar y sacar provecho de ella.

P. ¿A qué lo atribuye?

R. A varios factores, entre ellos que hemos estado tan cerca de la zona del conflicto, a las zonas del crimen transnacional. Aquí estuvo el Cartel de Cali. Estamos en este instante a 40 minutos de donde comienzan los cultivos de coca: en Jamundí hay 4.000 hectáreas, en el Cauca hay 25.000 hectáreas. Entre Cali y Ecuador está el 60% de la coca sembrada en Colombia, hay minería ilegal en la mitad de los municipios de los cuatro departamentos del Pacífico. Estamos viendo unas dinámicas de ilegalidad que están sobrepasando la capacidad del Estado, y para eso es muy importante que Cali se sacuda, se vuelva a desarrollar, vuelva a tener una visión de ciudad. Si Cali está fuerte, podremos enfrentar mejor todos estos problemas.

Alejandro Eder, en su carro, el 11 de octubre de 2023.
Alejandro Eder, en su carro, el 11 de octubre de 2023.Chelo Camacho

P. ¿Qué lecciones se pueden sacar del estallido social?

R. Si bien el estallido tiene unas razones de fondo sociales muy profundas, que deben de ser atendidas, no es un misterio que nosotros estamos ad portas de donde comienza el tráfico de drogas, la minería ilegal y todo ese crimen multinacional, al que le interesa la inestabilidad en nuestra ciudad. La principal lección es que tiene que haber un esfuerzo mayor no solo para reconciliar a Cali, también para integrarla: la Cali del oriente y de las zonas de ladera, con el resto de la ciudad. Tenemos que buscar un desarrollo más sostenible, fortalecer la educación, volver a generar las oportunidades que volvieron en su momento a Cali la ciudad pujante que ha sido.

P. ¿Es todavía una ciudad segregada racialmente?

R. No solo es la ciudad más negra de Colombia, sino la segunda más negra de América del Sur, después de Salvador de Bahía. Yo diría que está más segregada socioeconómicamente, y ese es el esfuerzo que tenemos que hacer. Obviamente tiene que haber mayor inclusión racial, pero aquí hay una clase media y clase media alta afrocolombiana que es muy pujante. Muchos médicos, abogados, empresarios, industriales. Es algo muy positivo que tiene nuestra ciudad.

P. ¿Cuál considera el problema más urgente por resolver?

R. Evidentemente es la seguridad, que no es simplemente un tema de fuerza pública. Es generar oportunidad de recuperar la inversión social, pero además fomentar el empleo. Pero el problema estratégico más importante es reconciliar a Cali, en eso vamos a enfocarnos.

Alejandro Eder, ora en una iglesia en Cali, el 11 de octubre de 2023.
Alejandro Eder, ora en una iglesia en Cali, el 11 de octubre de 2023.Chelo Camacho

P. ¿Por qué en esta campaña decidió recibir apoyos de partidos políticos tradicionales, cuando hace cuatro años reivindicaba su independencia?

R. Yo siempre fui claro, y dije que aquí cabe cualquier persona o grupo –político, social, comunitario– que cumpla con tres principios. Primero, vamos a cuidar la plata, cada centavo de recurso público. Segundo, todo lo que hagamos es por el bienestar de los caleños, no para impulsar intereses particulares. Y tercero, no vamos a contribuir a la polarización. Este año dije lo mismo y de esa manera se acercaron muchos movimientos políticos, sociales, comunitarios. Los que cumplen con eso y aceptan que quien pone la pauta y las condiciones soy yo, bienvenidos.

P. ¿Dónde se ubica ideológicamente?

R. Creo en la democracia, en el libre mercado y en que lo público se tiene que manejar con integridad. Algunas personas definen eso, ideológicamente, de distintas maneras.

Alejandro Eder y Diana Rojas, bailan durante un acto de campaña, en Cali.
Alejandro Eder y Diana Rojas, bailan durante un acto de campaña, en Cali.Chelo Camacho

P. ¿Cómo serán las relaciones con el presidente Gustavo Petro en caso de ser elegido alcalde?

R. Serán con respeto y constructivas. No soy un hombre de la izquierda que representa el presidente Petro. No voté por él, pero como alcalde respetaré a la institución de la Presidencia, al presidente, y estoy seguro de que podremos trabajar de manera constructiva para sacar a Cali adelante. Eso sí, reconozco que Cali votó mayoritariamente por el presidente Petro y tenemos que respetar la voluntad de nuestros ciudadanos.

P. ¿Qué papel juega Cali para la paz total?

R. La paz total de Colombia, y en especial del suroccidente colombiano, pasa por Cali. Punto. Si Cali está bien social y económicamente, empieza a proyectar desarrollo a la región. Tenemos que trabajar para estabilizar a la ciudad.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS sobre Colombia y aquí al canal en WhatsApp, y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_