_
_
_
_
_

El FMI rebaja la previsión de crecimiento al 1% para Colombia en 2023

El organismo multilateral vaticina que las persistentes altas tasas de interés tendrán un impacto en las cifras de desempleo, que se situaría una décima por encima con respecto a los indicadores del año pasado

Un trabajador en el puerto de Buenaventura en Buenaventura, Colombia, en 2022.
Un trabajador en el puerto de Buenaventura (Colombia), en 2022.Jair F. Coll (Bloomberg)

La economía colombiana no acaba de sacudirse de un periodo inflacionario prolongado (13,34%). Y el crecimiento va a tardar en reactivarse: ahora ha sido el Fondo Monetario Internacional (FMI), en su informe World Economic Outlook (WEO) de abril, el que ha confirmado que según sus proyecciones el país crecerá este año un 1%, una décima por debajo de sus últimos cálculos publicados en febrero pasado, cuando se ubicó entre las cuatro economías con pronósticos más bajos de entre los países del sur del continente.

El informe de abril del FMI se titula Una recuperación pedregosa y subraya que, a pesar de que en la gran mayoría del mundo las tasas de inflación han cedido gradualmente, los altos tipos de interés decretados por los bancos centrales para enfriar la demanda aún persisten. Entres los pronósticos, el documento dibuja un posible panorama de estrés financiero que desembocará en una caída del crédito. Un proceso que en el caso colombiano ya es evidente en el mercado inmobiliario, donde las ventas de viviendas subsidiadas para familias de bajos recursos se han desplomado en el primer cuarto del año de manera vertiginosa.

A pesar de que la tasa de desempleo en Colombia bajó en febrero 1,5 puntos porcentuales con respecto al mismo periodo del año pasado, según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), situándose en el 11,4%, el informe deja constancia de que los niveles de confianza en el mercado laboral atraviesan horas bajas en todas las regiones encuestadas. El FMI contrasta los resultados con los datos para el primer cuarto de 2022, antes de que Rusia invadiera a Ucrania y un segundo pico de covid-19 se propagara por buena parte del mundo.

Sergio Olarte, economista principal de ScotiaBank Colpatria, explica: “Nadie está esperando que la economía colombiana entre en crisis, pero el FMI sí está enviando señales”. Se refiere a “una transición mucho más fuerte hacia la desaceleración que ya veníamos esperando”. El analista señala que se trata de una suerte de desescalada para un PIB que venía creciendo con cifras del orden del 10,6% en 2021: “En el WEO se ve claramente el efecto en el aumento del las proyecciones para la tasa de desempleo, que será un poquitico más alta que el año pasado, según los analistas internacionales. Pero ese poquitico es muy importante, porque está asociado a la disminución del consumo de los hogares que hará que las empresas demanden menos puestos de trabajo”.

Oskar Nupia, profesor de la facultad de Economía de la Universidad de los Andes, recuerda que los datos de crecimiento de otros organismos como el Banco Mundial son bastante similares, pero alerta sobre variables que podrían alterar las cosas: “Esperemos que las quiebras de las aerolíneas y el efecto que han tenido sobre el turismo no afecten ese pronóstico del 1%, porque hemos tenido un parón durísimo después de unos crecimientos notables tras el rebote de la pandemia”.

Para Nupia queda claro que van a ser dos años “complicados”, ya que las proyecciones de crecimiento del FMI para 2024 son, en su opinión, aún bajas, con un modesto 1,9%. Sobre el inacabable ciclo inflacionario, que para febrero había llegado a una media del 13,28%, se muestra inquieto porque “a pesar de las reestructuraciones, no afloja, no está fácil, y el objetivo del banco central es terminar el año con cifras de un digito y no el 10,9% que proyecta el FMI”.

Newsletter

El análisis de la actualidad y las mejores historias de Colombia, cada semana en su buzón
RECÍBALA

Hay un aspecto que Sergio Olarte considera relevante: “La inflación, según el WEO, va a seguir espantosamente alta durante todo el año y va a terminar en dos dígitos. Los analistas locales piensan, por el contrario, que la inflación va a bajar a cifras en torno al 9%”. Olarte señala que si las predicciones del FMI se cumplen, el Banco de la República no va a poder bajar los tipos de interés tan rápido. Y concluye que Colombia va a tener que importar mucho más de lo que exporta y que el déficit en cuenta corriente se va a mantener muy alto. “Por eso las tasas de interés tampoco van a bajar. Vamos a necesitar atraer inversión extranjera con tasas de retorno atractivas”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS sobre Colombia y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_