_
_
_
_

David Racero, en el Festival de las Ideas: “Las reformas sociales del semestre que viene son la agenda principal del Gobierno”

El presidente de la Cámara de Representantes participa de un evento de PRISA Media para reflexionar sobre los retos que enfrentará Colombia en 2023. Responde a las críticas de la sociedad civil respecto a prioridades confusas en el Legislativo

Lucas Reynoso
El presidente de la Cámara de Representantes, David Racero, durante el Festival de las Ideas, en Villa de Leyva, el 25 de noviembre de 2022.
El presidente de la Cámara de Representantes, David Racero, durante el Festival de las Ideas, en Villa de Leyva, el 25 de noviembre de 2022.Edwin Motta

El presidente de la Cámara de Representantes, David Racero, fue el primer protagonista del Festival de las Ideas, que organiza PRISA Media en Villa de Leyva (Boyacá) para reflexionar sobre el futuro de Colombia. El objetivo del primer debate del viernes era evaluar el rol del Congreso en las principales reformas del Gobierno de Gustavo Petro. El representante, que después dialogó con EL PAÍS, tuvo que hacer frente a señalamientos de la sociedad civil respecto a prioridades poco claras en el Legislativo. “Las reformas sociales del semestre que viene son la agenda principal del Gobierno”, respondió.

Racero compartió el panel con figuras como el director del Departamento Administrativo de la Presidencia (DAPRE), Mauricio Lizcano, y los senadores Humberto de la Calle (independiente), Alejandro Carlos Chacón (Partido Liberal) y Miguel Uribe Turbay (Centro Democrático). Había críticas y elogios que reflejaban la diversidad de los expositores y del auditorio. Líderes políticos, económicos y sociales de Colombia dialogaban sin limitaciones sobre la agenda legislativa del Gobierno.

Las declaraciones de los expositores y del público durante el debate no pueden citarse con nombre por el formato del evento, que busca que los líderes participantes no tengan restricciones en decir lo que realmente piensan. EL PAÍS, sin embargo, dialogó después con algunos de los principales oradores.

La directora de la Misión de Observación Electoral (MOE), Alejandra Barrios, fue de las voces más críticas. “No pareciera haber claridad sobre cuáles son las prioridades del Gobierno”, declaró a este periódico. Para ella, la reforma política ha sido una decepción. El proyecto en el Congreso no contempla la creación de un nuevo órgano electoral, independiente de los partidos políticos. Tampoco es lo suficientemente incisivo en regular el financiamiento electoral. En vez, permite a los congresistas convertirse en ministros, algo que hace tiempo propone el presidente del Senado, Roy Barreras.

Las críticas estuvieron también centradas en la reforma del código electoral, que regula la organización de los comicios. El Gobierno envió el pasado 9 de noviembre un mensaje de urgencia al Congreso para agilizar el tratamiento del proyecto. El fundamento era que el Legislativo aprobó una iniciativa similar en 2020 y que después la Corte Suprema lo tumbó por errores de procedimiento. Pero la MOE rechazó este argumento. El borrador traía más novedades de las que señalaba el Gobierno: tenía más de 100 artículos adicionales sobre funciones no electorales de la Registraduría General de la Nación.

Newsletter

El análisis de la actualidad y las mejores historias de Colombia, cada semana en su buzón
RECÍBALA

El director del Instituto de Ciencia Política, Carlos Augusto Chacón, fue uno de los asistentes que apoyó a Barrios. “Lo que percibimos es que son proyectos que se orientan a garantizar una concentración de poder en determinados sectores”, comentó a EL PAÍS. Fue especialmente crítico con el registrador, Alexander Vega, que era uno de los expositores de un panel posterior, pero que al final no asistió. Chacón retomó una discusión que surgió durante el debate sobre la motivación del Gobierno de retirar el mensaje de urgencia hace unos días. “No lo retiraron porque estén atendiendo el llamado de quienes hemos pedido que lo tramiten con calma. Lo hicieron porque es una pugna de poder con el registrador nacional”, remarcó.

Racero replicó que hay prioridades claras en el Gobierno y que son la agenda para el próximo semestre legislativo: las reformas en el sistema pensional, la salud, la educación y los derechos laborales. “Nos gustaría que nos recordasen como el Gobierno que hizo las transformaciones sociales”, dijo. Para él, los proyectos que se trataron en los primeros 100 días de Petro en el poder no son la esencia del cambio. La reforma tributaria fue clave para conseguir financiamiento para los proyectos sociales, y la ley de la paz total fue necesaria porque “es imposible cualquier política de desarrollo y crecimiento sin paz”. Pero lo que realmente distinguirá a este Gobierno vendrá en los próximos meses.

El director del DAPRE, Mauricio Lizcano, estuvo en desacuerdo con Racero. “Yo respeto su posición, pero toda la agenda del primer año del Gobierno es importante”, declaró a este periódico. Para él, la reforma tributaria fue fundamental para avanzar hacia un país “más equitativo” y tener más recursos para las reformas sociales del semestre que viene. No obstante, coincidió con Racero en que el segundo semestre es clave: “Hay tres reformas esenciales: las pensiones, la salud y los derechos laborales”.

El presidente de la Cámara de Representantes buscó enfatizar su independencia del Ejecutivo. Aunque admitió a EL PAÍS que actúa como “vocero” del Gobierno, también destacó que su función va más allá de eso. No quiere ser un congresista que se quede “callado” o sea un “notario” de Petro: “Soy un fiel defensor de este proyecto político, pero también guardo distancia de las acciones del Gobierno que no me parecen”.

Racero estuvo de acuerdo con las críticas a la reforma política y el proyecto para modificar el código electoral. Para el representante, el Legislativo no es el lugar ideal para tratar proyectos que afectan a los políticos. “Me dan temor las reformas políticas tramitadas en el Congreso. Es un escenario en el que los conflictos de intereses se expresan constantemente”, remarcó. Y rechazó el mensaje de urgencia por el código electoral: “Nuestra postura fue que teníamos que darle un debate con más tiempo y más profundo al proyecto. Es urgente hacer un nuevo código electoral, pero no queremos que se haga a las patadas”.

Alejandra Barrios, por su parte, reconoció que el semestre que viene será más épico. “Va a ser un periodo muy dinámico, con muchas controversias. Se van a poner los temas duros del país en discusión”, afirmó. Ambos, tanto Racero como Barrios, escucharon y trataron de entender los planteamientos del otro, en sintonía con el espíritu del evento.

Los debates continuaron el resto del día con paneles sobre la paz total, las brechas digitales y la importancia de la cultura. Incluyeron a líderes como el director de la Policía Nacional, Henry Sanabria; el vicepresidente digital del Banco Itaú, Víctor Tavares; y la ministra de Cultura, Patricia Ariza.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS sobre Colombia y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_