“No seremos una oposición que le apueste al fracaso del gobierno”

El Centro Democrático, partido de oposición, anuncia sus diferencias con el Gobierno de Gustavo Petro y hace una defensa de las Fuerzas Armadas

Las senadoras Paloma Valencia, María Fernanda Cabal y Paola Holguín, durante un discurso de oposición al Gobierno de Petro, el 8 de agosto de 2022.
Las senadoras Paloma Valencia, María Fernanda Cabal y Paola Holguín, durante un discurso de oposición al Gobierno de Petro, el 8 de agosto de 2022.AFP / CENTRO DEMOCRÁTICO

María Fernanda Cabal, Paola Holguín y Paloma Valencia, las tres senadoras más notables de la derecha colombiana, han hablado en nombre de la oposición al Gobierno de Gustavo Petro. Un día después de la posesión del nuevo mandatario, el Centro Democrático, el partido del expresidente Álvaro Uribe, defendió a las Fuerzas Armadas y rechazó, una vez más, el informe de la Comisión de la Verdad, sobre el que el presidente Gustavo Petro ha asegurado que su Gobierno cumpliría a “rajatabla”.

El uribismo ha dejado claro cuál será el tono de la oposición, en la que, han dicho, sienten como suyos a los más de 10 millones de colombianos que no votaron por Petro. En la intervención, que fue transmitida en redes sociales desde la sede del Centro Democrático, en Bogotá, las voceras del uribismo reconocieron que, aunque son minoría en el Congreso, no van a guardarse ninguna crítica contra el Ejecutivo de Petro. “Se engaña el nuevo gobierno si piensa que se puede negociar con el crimen, porque a 153 dólares el gramo de cocaína en las calles de Estados Unidos, por el acogimiento de un capo nacerán dos nuevas cabezas, porque las mafias son como la hidra mitológica, a la que le nacían dos cabezas por cada una que se le cortara”, cuestionó María Fernanda Cabal, que también se opuso a la propuesta de “paz total” del nuevo Gobierno. “Como oposición rechazaremos aventuras de perdón social y acogimiento a criminales y corruptos, que es un irrespeto a los millones de colombianos que acatan la ley sin condiciones”.

A su discurso, le siguió el de Paola Holguín. En un tono menos apasionado, defendió a las Fuerzas Armadas, a las que, como Cabal, ven amenazadas ante la llegada del nuevo Gobierno. “Ellos no pueden ser equiparados con estructuras crimínales ni pueden ser minados en su capacidad”, dijo Holguín, que también cuestionó cualquier posibilidad de diálogo con un grupo armado. “Colombia tiene que terminar con la puerta giratoria de procesos de desmovilización y desarme, donde es el Estado el que se somete y claudica ante los criminales, que no pagan por sus fechorías, revictimizan a los ciudadanos y terminan nuevamente delinquiendo”. “A los colombianos les reiteramos que sabemos que hoy hay dos visiones diametralmente opuestas de país, que obligan a una oposición democrática, inteligente, sin radicalismo ideológicos”, dijo la senadora, que llamó a la unión en torno a la defensa de la democracia.

Paloma Valencia abrió y cerró la intervención de la oposición. Al principio leyó un comunicado que en la mañana había publicado el expresidente Álvaro Uribe y su discurso fue el último de las tres senadoras. “No queremos ser una oposición, como la que sufrimos, apostándole al fracaso del gobierno para hacerse viable. Queremos ser serios, propositivos, respetuosos con las personas, pero firmes y francos con los argumentos. Hemos construido y seguiremos aportando. El Centro Democrático se constituye como la oposición democrática. Somos muy pocos en el Congreso, pero sabemos que son millones los colombianos que esperan de nosotros capacidad y efectividad. Y ese es nuestro compromiso”.

Valencia habló de la pobreza como una preocupación común con el nuevo Gobierno. “El primer y más urgente esfuerzo de Colombia tiene que ser para superar la pobreza. No es aceptable en un país de ingreso medio tener pobreza extrema. La preocupación por la pobreza nos une, nos duele. La sociedad debe estar cohesionada; nadie puede estar olvidado. Por eso, son fundamentales los subsidios que impidan que algún colombiano pase hambre. Pero, los subsidios que no están acompañados de políticas económicas son un engaño”, dijo la senadora, que también se refirió a los planes de Petro en el sector minero energético. “Si Colombia no produce petróleo, simplemente importará derivados de otro país, para mantener nuestra economía funcionando, seguiremos utilizando vehículos, maquinaria. Nuestras emisiones serán las mismas. Acabar la exploración y explotación solamente acaba nuestra seguridad energética. Descarbonizar nuestra economía es un excelente propósito. Sin embargo, movernos a una economía más compleja se consigue desarrollando los otros sectores con tal éxito que hagan innecesario o insignificante el petróleo, no prohibiéndolo”.

Sobre la reforma tributaria que el Gobierno presentó esta semana, pidió “precaución”. “Excesivos impuestos alejan las empresas. Pierde nuestro país dos veces: dejan de tributar lo que hoy tributan y dejan de generar empleo. Entender el delicado equilibrio entre impuestos y productividad, y reconocer el peso del sinnúmero de trámites que ahogan a los emprendedores y a los empresarios”.

Newsletter

El análisis de la actualidad y las mejores historias de Colombia, cada semana en su buzón
RECÍBALA

La senadora concluyó con un mensaje directo al presidente Gustavo Petro: “Esta democracia, esa que usted un día desafió, nuestra democracia, es la que hoy le permite a usted ser presidente de Colombia. Su compromiso debe ser defenderla del lado de nuestras instituciones y nuestras fuerzas; y seguir conservándola para que otros después de usted puedan ser elegidos por la sola voluntad del pueblo”.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS sobre Colombia y reciba todas las claves informativas de la actualidad del país.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS