Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuando la moda toma partido

Nueva York se llena de luz en la Semana de la Moda contra los tiempos oscuros tras el triunfo de Trump

Desfile de Jeremy Scott, el viernes en la Semana de la Moda de Nueva York.
Desfile de Jeremy Scott, el viernes en la Semana de la Moda de Nueva York. FilmMagic

“Nuestra voz es la única cosa que nos protegerá”, reivindicaba la camiseta que lucían los relaciones públicas de Jeremy Scott la noche del viernes, cuando se celebró su desfile de la Semana de la Moda en Nueva York. El diseñador, que dedicó su colección para el próximo invierno al culto a los famosos, no quiso perder la oportunidad de hacer política. Este pequeño manifiesto era un claro acto de protesta contra la llegada de Trump al poder, que ha dejado a la industria de la moda en estado de shock: “Es algo que nos afecta en todo lo que hacemos. Y quiero usar mi voz para hablar contra el Gobierno. No estoy nada contento con la forma en la que están actuando. Porque no son mayoría. No fue el voto mayoritario y no es lo que siente la mayoría”, explicaba un serio Scott tras la presentación. Y de nuevo América y algunos de sus personajes más icónicos pasearon encima de la pasarela. Lo hicieron en su versión más kitsch, como a Scott le gusta: los sesenta, el boudoir, el encanto del glamour del viejo Hollywood, pero de forma casual y cotidiana.

El diseñador Felipe Oliveira Baptista posa tras el desfile de Lacoste, este sábado en la semana de la moda de Nueva York. ampliar foto
El diseñador Felipe Oliveira Baptista posa tras el desfile de Lacoste, este sábado en la semana de la moda de Nueva York. AFP

Scott interpretó en diferentes colores el famoso traje Aloha, que Elvis Presley lució por primera vez en 1973. También citó el vestido blanco que Marilyn Monroe popularizó en la película de Billy Wilder La tentación vive arriba y el dorado de Los caballeros las prefieren rubias. No faltó Michael Jackson, estampado en una chaqueta. Ni la imagen Technicolor y aterciopelada de Jesús, en prendas y calzado. Para Scott la colección intenta reflejar cómo se pone "en tan alta estima" a la gente que es famosa. Y también a Jesús. Y entonces pensé: es por esto por lo que tenemos a este animador jefe. Que ahora es presidente…”. No fue la primera nota política de la Semana de la Moda. Ese mismo día por la mañana, Raf Simons hacía sonar la pertinente canción This is not America (1985), de David Bowie y Pat Metheny, en su debut.

NYFW se tambalea: Lacoste también se marcha

Unas horas después de su desfile, Lacoste anunciaba que, después de 13 años desfilando en la New York Fashion Week, regresa a París. “Volviendo a sus orígenes”, puntualiza la nota de prensa. La vuelta a casa va ligada con la celebración del 85º cumpleaños de la firma y la intención de “sacarle el máximo partido a su legado resaltando la verdadera naturaleza de su ADN: la relajada elegancia francesa.”

Tras este anuncio ya son tres las marcas que se descuelgan del calendario de la pasarela americana. Rodarte y Proenza Schouler comunicaron también hace apenas un par de semanas que la próxima temporada primavera verano 2018 desfilarán en París. Custo Dalmau se quejaba el día antes de su desfile de que a la misma hora de su presentación había cinco desfiles más: “Piensas, ¿para qué vas a desfilar en una pasarela en la que tienes que compartir medios y comunicación con cinco más que tendrán el mismo problema? Yo creo que se les está yendo de las manos, no tiene sentido.”

Al día siguiente por la mañana, Felipe Oliveira Baptista, director creativo de Lacoste desde hace siete años, hacía su propia reflexión sobre el presente. “Creo que estamos en un momento muy oscuro. Pero hay que intentar mirar más allá de lo que vivimos y vemos, porque si no a veces es difícil avanzar”, contaba entre bambalinas. Con la mirada puesta en el futuro, Baptista hace viajar al cocodrilo al espacio para reimaginar el traje de astronauta. La incursión aeronáutica de René Lacoste con su empresa Air Equipement le permitió a Baptista, hijo de piloto, ofrecer una nueva y refrescante perspectiva de la firma. Una visita al museo del cosmos de Moscú y sus recuerdos de la estética grunge de Kurt Cobain durante los noventa sumaron más matices a esta nueva interpretación del clásico francés. Otra vez y sin dejar atrás el toque retro que le caracteriza, el director creativo portugués logra hacer avanzar los códigos de la moda funcional. Innovar no es fácil “cuando parece que está todo inventado” , pero para él, el camino está en combinar de forma original materiales, colores y siluetas. Y así el cuero y el algodón se yuxtaponen con nylon y piel sintética; los tonos iridiscentes y cósmicos —lila, naranja, mostaza— chocan con otros más neutros; y cortes sartoriales dialogan con la estética deportiva en una colección muy bien resuelta que no olvida la practicidad.

Victoria Beckham, este domingo tras su desfile en la Semana de la Moda en Nueva York. ampliar foto
Victoria Beckham, este domingo tras su desfile en la Semana de la Moda en Nueva York. AP

Victoria Beckham, que presentó su desfile de este domingo en el Cunard Building y siguió explorando las nuevas reglas de la feminidad, tampoco esquivó la realidad: “Por supuesto, están pasando tantas cosas en el mundo, que creo que tenemos que buscar la manera de ser optimistas, tenemos que ser positivos. Y yo lo intento ofreciendo a mis clientas, mujeres, prendas muy bellas.” Combinando chaquetas sartoriales con acento masculino, faldas y vestidos ligeros y plataformas que otorgan fortaleza, piensa en una mujer inteligente, chic, fuerte y cómoda con su cuerpo. En una solapa, añadía una nota de color y delicadeza una mimosa, una celebración de lo femenino: “Tenemos que celebrar a la mujer y darle poder”.

Más información