Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isabel II tiene un nuevo empleo: enóloga

La reina británica ha producido 3.000 botellas de vino espumoso de su propio viñedo, en Windsor Great Park

Isabel II en una cena de estado en 2007. Ampliar foto
Isabel II en una cena de estado en 2007.

Isabel II se ha unido a la explosión que viven en la actualidad los vinos espumosos ingleses y ha producido 3.000 botellas de vino de su propio viñedo en Windsor Great Park, donde se encuentra la residencia real del Castillo de Windsor.

La industria vitivinícola está experimentando un auge en Reino Unido, que exporta el producto producido en su territorio a 27 países y cuenta con unas ventas anuales de 117,5 millones de euros, según datos recogidos por The Telegraph. La reina británica ha aprovechado este viento de cola con su viñedo —que tiene una extensión de 28.000 kilómetros cuadrados—, donde en 2011 mandó plantar 16.700 vides de uvas Chardonnay, Pinot Noir y Pinot Meunier.  

La añada de este vino espumoso inglés, de 12 grados de alcohol, es de 2013 y, según se lee en su etiqueta, ofrece "riqueza y finura" y tiene un aroma a "delicados brioche tostados, albaricoque y notas cítricas". La tienda de vinos online Laithwaites comenzó a vender un pack de tres botellas a 75 libras (87 euros) hace algunas semanas, y se agotó casi al momento. En la actualidad, en la página web ofrecen una botella pero, de momento, no hay existencias. 

Según apunta el Telegraph, se espera que a final de año lancen un segundo lote de la bebida con un precio de 35 libras (41 euros) por botella. Además, aseguran que la monarca tiene pensado producir otras 20.000 botellas, que saldrían a la venta dentro de seis o siete años. Abriendo su propio viñedo, Isabel II sigue los pasos de uno de sus antecesores, Enrique II, quien fue el primero en cultivar uvas en el Castillo de Windsor, en el siglo XII. Una vez escogidas, las uvas se convierten en vino en la bodega Ridgeview, en el sureste de Reino Unido. Según informa el periódico británico, el duque de Edimburgo ha vigilado los cultivos de cerca.

Se especula con que la mayoría de los compradores del vino de Isabel II lo han hecho como una inversión de futuro, pero lo cierto es que se recomienda consumirlo antes de 2025. El vino espumoso inglés fue el elegido para regar el banquete de la boda de los duques de Cambridge, en 2011. Su debut en el mercado coincide con uno de los momentos más efervescente para el consumo de los espumosos en Inglaterra. De hecho, estos días en Londres se discute sobre su denominación de origen y, según el Times, la United Kingdom Vineyard Association se está decantando por British Fizz.