Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Victoria Beckham se baja de los tacones

La diseñadora asegura que su vida de madre trabajadora le obliga a ser más práctica. En su último desfile en Nueva York sorprendió con unas zapatillas Adidas blancas

Victoria Beckham en su último desfile en Nueva York.
Victoria Beckham en su último desfile en Nueva York. Instagram / cordon press

Se deshizo del autobronceador, abandonó los escotes, las manicuras acrílicas y las minifaldas ganaron unos centímetros por arte de magia. Victoria Beckham estaba dispuesta a hacer todo lo posible para encajar en el mundo de la moda. Lo único de lo que no se desprendía era de los tacones. El calzado plano lleva varias temporadas siendo tendencia, pero temporada tras temporada la diseñadora seguía empeñada en no salir de casa sin unos Christian Louboutin de 13 centímetros. La ex Spice Girl, que llegó a afirmar que con zapato plano no podía concentrarse, eligió las alzas imposibles como seña de identidad. Por algo su libro de consejos de estilo, publicado en 2006 se titula Esa media pulgada adicional: cabello, tacones y todo lo demás. Ni las advertencias del podólogo pudieron con su dependencia de los stilettos. Estaba hasta tal punto enganchada que inauguró un partido de béisbol con deportivas de plataforma y llevó a sus hijos a un parque de atracciones con unos incomodísimos zapatos más propios de un club de striptease. Como en una versión actualizada de sansón, si le quitaban los tacones le arrebataban sus fuerzas.

Desfile de Victoria Beckham en la Semana de la Moda de Nueva York.
Desfile de Victoria Beckham en la Semana de la Moda de Nueva York. cordon press
Victoria Beckham saliendo de su tienda en Londres.
Victoria Beckham saliendo de su tienda en Londres. cordon press

Por todas estas razones, nadie se esperaba lo que se vio al final de la presentación de su nueva colección en la semana de la moda de Nueva York. Al acabar el desfile Beckham salió a saludar con el pelo recogido en una coleta, pantalones masculinos, jersey de lana y calzada con unas zapatillas Adidas blancas Stan Smith. Un look sospechosamente similar al de Phoebe Philo, la venerada y discreta directora creativa de la firma francesa Céline. Algunos presentes, perplejos con el cambio, se apresuraron a decretar que sus pies marcaban el fin de una época. La explicación, que dio a The Telegraph, es que su vida de madre trabajadora le obliga a ser más práctica: “Ya no puedo ponerme tacones, al menos cuando estoy trabajando. Viajo mucho, y la ropa tiene que ser simple y cómoda”, dijo al diario.

Las declaraciones tienen sentido, pero esta astuta mujer de negocios no da puntada sin hilo. En su última colección las modelos salieron a la pasarela con mocasines planos y ropa más propia para ir al trabajo que a un sarao. La esposa de David Beckham sabe que la mejor publicidad es ella misma, y para atraer a un público de profesionales serias tiene que dar los últimos retoques a su imagen. La credibilidad bien vale unas deportivas.