Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Obama amenazan con tatuarse y enseñarlo en YouTube

El presidente y su esposa evitan que sus hijas se tatúen asegurando que ellos les copiarán el diseño y el lugar y lo harán público en la web

La familia Obama.
La familia Obama. AP

El último desafío lanzado por Barack Obama puede no acabar bien y no tiene nada que ver con Corea del Norte o el Irán de los ayatolás. Como las hijas del matrimonio Obama decidan aceptar el órdago lanzado por su padre y su madre, la familia presidencial acabará tatuada como si de Mike Tyson se tratase.

El presidente de Estados Unidos ha explicado esta mañana en el programa de NBC ‘Today Show’ –segmento grabado antes del atentado de Boston la semana pasada- la estrategia que él y la Primera Dama –su esposa, Michelle- vienen desarrollando ante cada súplica de sus hijas para que les concedan el deseo de imprimir un tatuaje en su piel. “Lo que les hemos dicho a las chicas es que si deciden hacerse un tatuaje, tanto su madre como yo nos haremos el mismo, en el mismo lugar, y lo mostraremos en YouTube como un tatuaje de familia”.

Según el mandatario –puede estar equivocado-, el plan es convencer a Sasha -11 años- y Malia -14- de que tatuarse no es sinónimo de rebeldía.

En principio, los tatuajes estarían reñidos con residir en el 1600 de Pennsylvania Avenue o sus aledaños del poder. Nadie imagina a JFK con un tatuaje en su biceps o a Jackie con una mariposa en su cadera. Tampoco a Ronald Reagan, por muy actor que fuera y, sin embargo, su secretario de Estado, George Shultz –cancerbero de los secretos de la Administración-, tenía impreso en su glúteo a la mascota de Princeton, un tigre naranja. Eso sí, el dato se conoce. Pero no busquen prueba gráfica de ello.