EDITORIAL

El valor de Obama

El presidente de EE UU inaugura su segundo mandato con un canto a la unidad y al progreso

Aunque a menudo cargados de retórica, los grandes discursos que marcan visión y valores son parte esencial del liderazgo político. El de la inauguración del segundo y último mandato de Barack H. Obama ha sido menos concreto pero más profundo que el primero, con un canto a la acción pública y colectiva, a la lucha contra una creciente y desestabilizadora desigualdad y a la protección de los más vulnerables. Obama ha sido el primer presidente de EE UU que en su toma de posesión ha pronunciado la palabra “gay”, y se lo debía a este colectivo, igual que los gestos hacia hispanos y mujeres. Y en el capítulo exterior, su primera mención fue sobre el cambio climático.

Claro que la realidad es tozuda. El calentamiento global sigue avanzando y en su primer mandato Obama ha hecho poco para frenarlo. La cárcel de Guantánamo sigue abierta, con presos que nunca serán juzgados ni puestos en libertad. Y en el horizonte inmediato, le queda lidiar con la reducción de la deuda y los recortes para controlar el déficit fiscal, poner en marcha la prometida nueva ley de inmigración y sacar adelante la legislación para limitar la venta de armas. Y aunque ha cumplido la promesa de la retirada de Irak, las tropas estadounidenses aún están enfangadas en Afganistán, donde el prematuro premio Nobel de la Paz parece arrepentido de haberse dejado llevar a una mayor presencia, aunque la está empezando a reducir. Si Eisenhower se despidió de la presidencia del país más poderoso de la Tierra previniendo contra el “complejo industrial-militar”, Obama, más poético, no ha quedado muy lejos al afirmar que “garantizar la seguridad y una paz duradera no requiere una guerra perpetua”.

Para el presidente, “ha empezado una recuperación económica”, y hay que aprovecharla para “actuar” sin demora y ganar el futuro. No se trataba de concretar propuestas: para eso estará su discurso sobre el estado de la Unión del 12 de febrero. El presidente sabe que tiene que actuar en los dos primeros años de su segundo mandato. Después, toda la atención girará hacia su posible sucesor o sucesora.

El de Obama ha sido un canto a valores progresistas que él quiere hacer compatible con una insistente apelación a la unidad, no ya con los republicanos —con los que se tiene forzosamente que entender, porque dominan la Cámara de Representantes—, sino con una sociedad profundamente dividida. De ahí las continuas referencias a actuar “juntos”, fácilmente inspiradas por ese “nosotros, el pueblo”, que abre la Constitución.

Obama sabe que la sociedad ha cambiado: los afroamericanos están más integrados gracias a que él ocupa la Casa Blanca, pero también unos hispanos cada vez más relevantes y en ascenso social. No entenderlo costó, entre otras cosas, la derrota electoral a los republicanos. La política en esta sociedad postracial será muy diferente. Y Obama marca el antes y el después.

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

El núcleo duro del exilio cubano clama contra Obama

Luis Posada Carriles se une a unos dos centenares de anticastristas en Miami para denunciar la “traición” de la normalización de las relaciones con Cuba

“El combate no termina aquí”

Después de tres años, la exmujer de un gobernador mexicano, se reencuentra con sus hijos

“Quiero volver a ser el mejor”

Iker Casillas suma su partido 700 con el Real Madrid y advierte de que ha recuperado la motivación tras una mala temporada

Ramos gana la guerra brava

El central sevillano, galardonado con el Balón de Oro al mejor jugador del torneo, marcó una vez más un gol decisivo para el Madrid

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

De Waterloo al Kurdistán

El avance de las comunicaciones permite conocer casi en tiempo real el desarrollo de los conflictos, pero a la vez hace al público más manipulable ante la apabullante avalancha de informaciones que recibe

LA CUARTA PÁGINA

¿Quién tendrá la razón, Obama o Castro?

El presidente de EE UU cree que la apertura internacional facilitará un cambio democrático en la isla. El líder cubano quiere afianzar un socialismo económico “próspero y sostenible”, pero no habla de apertura política

LA CUARTA PÁGINA

Se superan diferencias, sigue el conflicto

Estados Unidos y Cuba dieron ayer un gran paso para imprimir un giro en las relaciones entre ambos países, que se torcieron el 20 de octubre de 1960, cuando prescindieron de canales diplomáticos

El riesgo de hacer demasiado poco

Hace tiempo que debería haber una política presupuestaria y fiscal común

Los cambios que vienen de Cuba

El petróleo de Texas y los saudíes ha hecho lo impensable: abrir el cerrojo castrista

Un Nobel en prisión

Hace cinco años, el activista Liu Xiaobo fue encarcelado por defender la libertad de expresión, las elecciones democráticas y los derechos humanos en China

Los jeques, en pie de guerra

Arabia Saudí deja el precio del barril de petróleo en manos del mercado

La cigarra española y la hormiguita vasca

La sobrefinanciación explica el progreso de Euskadi mejor que la borrosa “identidad”

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana