TRIBUNA

IU o la Santísima Trinidad del absurdo

Es necesario construir una respuesta distinta a la que está dando la derecha para volver a seducir al electorado

La militancia de IU ha decidido que gobierne el PP en Extremadura, formar un ejecutivo de coalición con el PSOE en Andalucía y mantenerse en la oposición en Asturias facilitando el gobierno del socialista Javier Fernández. Tres políticas distintas que no confirman la existencia de una sóla estrategia verdadera. Estamos ante un ejercicio que, al igual que la Santísima Trinidad, tiene un cierto componente esquizofrénico. Podemos explicarlo, pero no comprenderlo. En Extremadura se ha tomado una decisión prepolítica y antipolítica de imposible digestión. Las razones viscerales que la justifican son tan paradójicas como la construcción de esta frase. En Andalucía y Asturias hemos asistido a una variedad más lógica de la acción política. Seguro que hay razones para las dos. Y si no, se encontrarán. Ahora bien lo que demuestra la persistencia en el error de estas consultas, de todas, es que la pregunta sobre el qué hacer no la pueden ni deben responder sólo los afiliados sino los ciudadanos. Mientras no se abran las decisiones políticas y partidarias a la sociedad serán sólo las razones (batallas) internas las que determinarán el comportamiento en las instituciones. Al fin y al cabo el cargo público se debe al votante, que tiene o debería tener derecho a expresarse sobre lo que quiere que hagan con su voto. Si no cambiamos ese concepto mal empezamos las nuevas formas de relación política por mucho que nos solidaricemos con los "indignados".

La pregunta sobre el qué hacer no la deben responder sólo los afiliados sino los ciudadanos

En un escenario de máxima confrontación con la derecha. En el momento en el que asistimos y padecemos la mayor agresión a los derechos sociales, culturales, económicos y democráticos desde la reinstauración de la democracia, no somos capaces de afrontar una estrategia común desde la izquierda para confrontar con el PP. Parece que la izquierda esté condenada a repetir los errores de su historia en la que siempre ha sido necesario hacer la revolución primero para después ganar la guerra. ¿Les suena?

La respuesta de la izquierda está por construir en todos los frentes. También en las formas. Aplicando y aplicándose nuevas herramientas de participación para transformar la democracia en un instrumento de acción, comunicación y decisión real en todos los ámbitos. En ese sentido superar el vértigo de hoy en ese cambio sustancial puede significar la construcción de un nuevo futuro para la izquierda.

Hoy buscamos desde la izquierda, con tanta necesidad como orfandad, referentes de nuestro entorno para ofrecer nuevas respuestas a la crisis que golpea a los de siempre. Por eso sabemos que casi todo está por hacer. En Francia Hollande nos traslada a la inicial y mejor etapa de Zapatero. Incluso su compromiso de retirada de tropas de Afganistán nos recuerda con ilusión aquel primer anuncio del expresidente español. Pero la clave es si Francia y el entorno político de las socialdemocracias europeas optan por sobrevivir con los mercados o elaborar nuevas alternativas transformadoras que sintonicen con la indignación ciudadana. En España el PSOE tendrá que elegir entre ser el PASOK griego o aprender y emprender un nuevo camino para recuperar la política desde la izquierda.

La respuesta de la izquierda está por construir en todos los frentes. También en las formas

Tampoco IU ha obtenido, a pesar de su incremento, un respaldo acorde al enorme hueco social, político y electoral que ha dejado a su izquierda el PSOE. Ha sido un crecimiento "pasivo". Y con la que está cayendo, si hemos sufrido el "voto útil" en el pasado, no me quiero imaginar la fuerza de una tendencia que multiplica su energía tras cada Consejo de Ministros. En todo caso IU ya ha agotado su ciclo. No es ni puede ser la alternativa que demandan tantas y tantas personas que desde su casa siguen nutriendo la abstención, se deciden por otras opciones o sencillamente votan con tristeza por su partido SR (Sin Remedio). Esas personas quieren, necesitan y siguen esperando una propuesta progresista novedosa, actual y creíble.

Así sólo caben dos posibilidades de futuro. O vamos construyendo un amplio frente de izquierdas tal y como ha propuesto Gaspar Llamazares. O elaboramos una nueva propuesta política y organizativa. No son, necesariamente, alternativas divergentes. La primera dependerá, en buena medida, de lo que quiera hacer el PSOE y su propuesta de renovación en todos los aspectos. Incluso si puede o quiere compartir ese frente común para derrotar al PP con otras fuerzas progresistas prescindiendo de su solitaria identidad. La segunda alternativa consiste en impulsar una nueva formación con una política renovada desde la izquierda que incluye nuevos métodos y propuestas. La necesidad y la demanda existen y el espacio político y electoral es enorme. Ahora es el momento de dar un paso adelante y arriesgar porque lo conocido ya es incapaz de dar respuestas y mucho menos ilusión. Las personas capaces de encabezar esa alternativa o esas alternativas, sea un frente común o una nueva formación política, deben ir preparando el terreno. Les propongo un plan. Año 2014, elecciones europeas. Primera victoria electoral de esa alternativa en España y primera derrota global de Rajoy en las urnas. Al siguiente año elecciones generales, municipales y autonómicas parciales. La izquierda recupera el poder. Pero lo que es más importante. La izquierda recupera la democracia, los derechos y la ilusión.

José Francisco Mendi es psicólogo, experto en comunicación electoral y autor del libro Rojos en la Red”.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

LA CUARTA PÁGINA

¿Cada cuánto tiempo hay que regar el PSOE?

Los experimentos democráticos son una gran oportunidad para reconstruir un partido y reconectar con los ciudadanos. Hay que seguir el método de ensayo y error, para beneficio propio y de toda la sociedad

LA CUARTA PÁGINA

¿Qué dicen las cuentas territorializadas?

Dos tercios de los saldos fiscales regionales se deben simplemente a que en los territorios más ricos se pagan más impuestos que en los pobres. Solo en el otro tercio hay indicios preocupantes, pero de magnitud modesta

Señor Juncker: queremos otra Europa

El programa del nuevo presidente de la Comisión es serio, pero le falta ambición

Podemos vivir juntos

El conflicto entre israelíes y palestinos no es político, sino humano

La nueva guerra de los treinta años

No se puede aspirar a resolver la situación de Oriente Próximo, sino a gestionarla

El 'fracking' o la sordera hacia la ciencia

Politizar la investigación de los recursos estratégicos no beneficia a nadie

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana