Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueva quema de fotos de los Reyes en Girona

Unas 300 personas se han congregado para apoyar al joven acusado de injurias a la Corona en un acto en el que se han vuelto a quemar imágenes de los monarcas

Unas 300 personas se han congregado este sábado en la Plaza del Vi de Girona en un acto de apoyo a Jaume Roure, que ayer declaró en la Audiencia Nacional acusado de injurias a la Corona por quemar fotos de los Reyes. Al final de la concentración, convocada por el colectivo Alerta Solidaria, se han vuelto a quemar imágenes de los monarcas.

Los asistentes pretendían expresar su solidaridad con Jaume Roure, el joven de Banyoles que ha sido acusado de injuriar a la Corona por la quema de unas fotos de los Reyes en un acto independentista celebrado en la misma plaza de Girona el pasado 13 de septiembre. Roure compareció ayer ante el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, que decidió dejarle en libertad sin fianza ni medidas cautelares a la espera del juicio.

Los manifestantes se reunieron frente al Ayuntamiento de Girona detrás de dos pancartas en las que se podía leer "Yo también quemo la bandera española" y "Banyoles antimonárquica". Tras la lectura de un manifiesto, el que se ha reclamado que se garantice la libertad de expresión y se ha criticado al Departamento de Interior de la Generalitat que dirige el conseller Joan Saura por haber ordenado la detención de Jaume Roure, medio centenar de independentistas han quemado fotocopias de retratos de los Reyes, mientras el resto de los asistentes aplaudía.

La manifestación de Girona ha tenido lugar casi al mismo tiempo que otra celebrada en Molins de Rey (Barcelona), donde un centenar de personas se han concentrado en la plaza del ayuntamiento por los mismos motivos que en la marcha gerundense. Los manifestantes portaban una pancarta con la inscripción "Quemar una foto del rey es delito. Todos somos delincuentes".

La lectura de un manifiesto muy similar al de Girona ha dado paso a la quema de una fotocopia con la foto del Rey de España, un acto que ha sido aplaudido por la mayoría de los participantes.