Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cambiar un edificio destartalado para desenredar un laberinto burocrático

El Ayuntamiento traslada la sede de Urbanismo a Campo de las Naciones

Es un edificio de película. Tiempo ha, incluso, un funcionario fue encontrado muerto en su despacho. Había expirado un día antes, pero nadie se había percatado de ello. Es un laberinto de pasillos y salas, con vericuetos en los que es fácil desorientarse. Tiene áreas en ruina, cerradas porque amenazan con venirse abajo. "Es viejo no, lo siguiente", bromea un responsable municipal. Hay tardes en los que ni los ascensores funcionan. Sufre la amenaza de la piqueta desde hace más de una década, pero ahí sigue, cada día laboral recibe a cerca de 350 personas, en su mayoría profesionales, que van a realizar trámites. Allí trabajan unos 850 funcionarios. Es la sede municipal de Urbanismo, en el número 13 de la calle Guatemala, un área residencial de alto poder adquisitivo en el noreste de la almendra central.

La concejalía aspira a mudarse en unos años al ensanche de Vallecas

Ese edificio destartalado es la clave de bóveda de una operación inmobiliaria que ayudará a cuadrar el presupuesto municipal de 2012. Pero no solo. El Ayuntamiento planea subastarlo en el primer semestre para obtener un mínimo de 75 millones de euros que podrían fácilmente convertirse en 100. Es suelo residencial desde 1997. Desde entonces, el plan para mudar a los funcionarios y levantar pisos ha pasado varias veces de un cajón a la mesa y viceversa, pero no ha sido hasta ahora cuando al fin la piqueta ha ganado la batalla. En su día, según recuerdan los funcionarios más viejos del lugar, en su patio aparcaban los trolebuses. En unos años, todo aquello será leyenda.

Es una operación inmobiliaria, pero no solo. Todas las áreas del Gobierno municipal han mudado de sede. Hasta el alcalde. Menos Urbanismo, que con el paso de los años se ha convertido, según un responsable municipal, en "un arcano". La organización de recursos humanos es tan enrevesada como el propio edificio, hasta el punto de que en ocasiones solo se aclara atendiendo a quién paga la nómina. Allí anidó el peor episodio de corrupción de la historia reciente del Ayuntamiento, el caso Guateque. Una mudanza es la ocasión ideal para airear ese entramado burocrático y racionalizar tareas y expedientes. Gran parte del archivo se guarda en un almacén alquilado. Otros papeles no sobrevivirán al traslado.

Funcionarios y usuarios se trasladarán así a una nueva sede: el edificio APOT, en la calle Ribera del Sena, 21. En Campo de las Naciones, a un tiro de piedra del IFEMA. Tiene estación de metro, sí, pero a casi una hora de Sol. Allí, a diario, hay que dejar el coche aparcado a varias lunas de distancia. Desde luego, no pilla a mano para una gestión. Ni para que los funcionarios se tomen un ratito para un recado o un café.

Airear Urbanismo es también un anhelo de sus responsables, que aspiran a cambiar la vieja sede por un edificio transparente, racional, bien organizado y con luz natural (su antítesis, vamos). Tienen en mente incluso la ubicación, en el ensanche de Vallecas. Pero esos planes tendrán que esperar tres o cuatro años, en el mejor de los casos. Aunque el suelo allí sea más barato que en el centro, levantar el edificio no costaría menos de 20 ó 30 millones. Impensable por ahora.

Para usted, lector, que ha resistido hasta el final, la anécdota en detalle: aquel desafortunado funcionario del que hablamos al principio salió del trabajo por la tarde, pero regresó a las ocho a por algún papel o similar. Su despacho contaba con una antesala (algo habitual) y estaba algo apartado. Falleció a las ocho y media de la noche. Nadie se percató. El guardia de seguridad ojeó la antesala en su ronda, pero no el despacho. Lo encontraron 12 horas después, en la mañana del sábado. En resumen: un edificio con historias.

Otro edificio en venta... y otra mudanza

- El edificio de APOT pertenece a la empresa municipal Madrid Espacios y Congreso, pero también se venderá durante 2012.

- Los 50 millones que se planea recaudar servirán para terminar el Centro Acuático o el Centro de Convenciones, entre otras cosas.

- Urbanismo se quedará en alquiler a un precio relativamente bajo: 16 ó 17 euros por metro cuadrado. En total, tres millones anuales, durante al menos cinco. El Gobierno municipal cuenta que, con un inquilino ya apalabrado, la venta del edificio será más sencilla.

- Adecuarlo para su nueva función costaría un millón de euros. Las gestiones se realizarán en la planta baja (el edificio no está diseñado para grandes trasiegos de gente), que ahora ocupa la empresa municipal Promoción Madrid. Esta se mudará a la Casa de la Panadería, en la plaza Mayor, donde ahora está el Patronato de Turismo, organismo con el que se fundirá en breve.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de noviembre de 2011

Más información