Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El fondo del misterio

Doyen Group desembarca en la Liga con extraños patrocinios al Sporting, el Atlético y el Getafe

Hace unas semanas, un enigmático patrocinador comenzó a florecer en las equipaciones de distintos clubes de la Primera División española. Primero, en la espalda de las camisetas del Sporting; después, en las mangas del Atlético; más tarde, en los pantalones del Getafe.

Bajo la denominación de Doyen Group, un nuevo fondo de inversión ha desembarcado en España con pequeñas inyecciones económicas a los equipos, en concepto de publicidad testimonial, con la proyección a medio plazo de comprar los derechos de jugadores. "Es un fondo británico, gestionado por empresarios portugueses, que es una escisión del grupo que trabajaba con Jorge Mendes", confirma Ángel Torres, el presidente del Getafe, que cerró con el mismo un acuerdo de patrocinio. "Han llegado a la Liga con la intención de invertir en la compra de derechos de jóvenes talentos. A nosotros nos han preguntado por Abdel [Barrada] y dos o tres canteranos más, pero, por el momento, nuestro compromiso con ellos se limita al patrocinio del pantalón por apenas 100.000 euros", cuenta.

Tanto en el caso del Getafe como en el del Atlético y el Sporting, el exjugador y representante Juanma López ha ejercido de intermediario en las sigilosas operaciones. López lleva, entre otras, la representación de canteranos del conjunto del Manzanares como Rubén Pérez (ahora en el Getafe) y Alberto Perea. También la del guardameta Roberto, que el pasado verano llegó al Zaragoza por 8,6 millones de euros a través del fondo Quality Sports Investment, vinculado a Mendes.

"El Sporting ha cerrado un acuerdo hasta final de temporada con la empresa Doyen Group, que pasa a engrosar publicitariamente la parte trasera de la camiseta". Con este escueto comunicado, anunció el Sporting el pasado 2 de octubre su acuerdo con el grupo inversor horas antes de su partido ante el Barcelona. Desde entonces nadie en el club ha dado cuenta de un compromiso que se cifra en 150.000 euros por publicidad, a expensas de adquirir los derechos de alguno de los talentos de la escuela de Mareo. "Tenemos problemas y nos agarramos a cualquier cosa. Acabaremos vendiendo nuestra alma al diablo", reconocen fuentes del club asturiano.

Por los mismos cauces de discreción y opacidad confirmó el trato con el fondo de inversión el Atlético. "El club ha cerrado un acuerdo de patrocinio con Doyen Group. El nuevo copatrocinador es un grupo inversor internacional que busca su implantación en el mercado español y que está presente en diferentes sectores, como el del ocio, entretenimiento, recursos naturales y grandes cadenas hoteleras, entre otros", rezaba un comunicado en la web el pasado sábado sin detallar tampoco los términos del acuerdo.

El club rojiblanco lleva tiempo trabajando con fondos de inversión "como fórmula para no perder competitividad en plena crisis", según reconoce su consejero delegado, Miguel Ángel Gil Marín. Con una deuda reconocida de 200 millones de euros, el Atlético ha fichado mediante la fórmula de los fondos a jugadores como Elías o Falcao. Los del Manzanares son uno de los equipos de Primera que no lucen publicidad en el frontal de su camiseta tras concluir su acuerdo con KIA, que aportaba desde 2007 cerca de 10 millones de euros anuales. Desde el pasado sábado, Doyen Group luce un pequeño anuncio en la manga de la elástica rojiblanca por una cantidad de "ciento y pico mil euros". "Se ha gestionado de la noche a la mañana y sin el conocimiento del consejo de administración. Estamos atravesando una situación crítica, pero tampoco era cuestión de malvender la camiseta", reconoce un directivo rojiblanco.

El fondo de inversión, con sede en Londres, pero sin estructura mercantil oficializada ni página web como soporte, tiene intención de diversificar su llegada al futbol español mediante pequeñas inyecciones económicas, aprovechando las dificultades contables de los clubes, en concepto de acuerdos publicitarios para en una segunda fase hacerse con los derechos de jóvenes talentos.

El grupo británico negocia acuerdos similares con otros equipos de Primera y con el Deportivo, de Segunda. "Por el momento, para los clubes es una forma de garantizarse ingresos en un momento muy delicado, pero su intención es invertir en jugadores. Se hacen con los derechos de jóvenes, siempre menores de 24 años. Trabajan fundamentalmente en Brasil y Argentina, donde firman incluso a chavales de 15 años", explica Torres, que momentáneamente se ha "resistido" a vender porcentaje alguno de sus canteranos. "Si la crisis sigue, habrá que recurrir a estas fórmulas, aunque no me gustan porque desnaturalizan la esencia del fútbol", cierra.

La crítica situación de los clubes españoles, con una deuda global reconocida entre Primera y Segunda superior a los 4.000 millones de euros, ha abierto la puerta a los fondos de inversión. Esta fórmula, legal en Portugal, España y Turquía, quedó prohibida en Reino Unido. La Premier multó al West Ham porque los derechos de Tévez y Mascherano, llegados del Corinthians, brasileño, pertenecían a Media Sports Investments, un fondo que podía forzar la venta si la oferta alcanzaba cierto precio, como así fue con el Liverpool y el Manchester United.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de octubre de 2011