Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Gitanos en la pasarela de Milán

La transgresora Vivienne Westwood presenta una colección inspirada en esta etnia como protesta por la política del Ejecutivo de Berlusconi

Tatuajes, dientes de oro, cadenas y muchos colores. Son gitanos y son los modelos que presentó la diseñadora británica Vivienne Westwood en su colección de verano de 2009, en la semana de la moda de hombre de Milán. En la pasarela se materializó una caravana de chicos morenos, en un viaje ideal entre Rumania y Macedonia que ha causado polémica en Italia, país cuyo Gobierno ha puesto entre sus prioridades el control de la masiva presencia gitana. Silvio Berlusconi ha dado poderes extraordinarios a los delegados gubernativos (prefectos) de Roma, Milán y Nápoles para resolver "la emergencia gitana". La ordenanza habilita a los comisarios a "censar, realojar, alejar o expulsar", ya sea "por vía administrativa o judicial", a los ciudadanos de etnia gitana.

La pasarela de Vivienne Westwood está dedicada a todos los que tienen miedo de lo distinto y justifican la discriminación. Además, impone la moda como lugar de debate y denuncia de temas sociales. "Mi colección es un homenaje a una población de la que se sabe muy poco", explicó con escasas palabras la pelirroja Lady Viv, quien se dijo fascinada por el "dandismo poético" de esta minoría étnica.

La modista británica ha jugado con los lugares comunes acerca de las poblaciones nómadas para convertirlos en tendencias. Todo está mezclado con ironía. Bajo un aire descuidado, se encuentran diamantes de mentira, dentaduras de oro, chaquetas de rayas, pantalones que dejan descubiertos los tobillos, cinturones y gorros.

No le ha gustado la idea a Tiziana Maiolo, concejal de Actividades Productivas del Ayuntamiento de Milán, del partido de Silvio Berlusconi y responsable de la moda: "Creo que la diseñadora tiene una idea de los romaníes que no se corresponde con la realidad. Si quiere yo la puedo acompañar a un campamento", dijo. E insistió: "Está desinformada, los romaníes son gente que no quiere ir a trabajar y manda a los niños a pedir limosnas o vive de robos. Durante años me comprometí a colaborar en su integración y al final entendí que estas personas quieren hacer su vida sin respetar las reglas. Si es así, se tienen que ir de nuestras ciudades", concluyó.

Las ideas de Maiolo son comunes en la derecha que desde hace dos meses gobierna el país. Entre las decisiones tomadas por el Ejecutivo de Berlusconi en el primer Consejo de Ministros, hubo un paquete de medidas para "hacer frente" al aumento de población de etnia gitana. La ofensiva del Estado contra esta minoría, alentada por el eco de la prensa, ha sido calificada como xenófoba por varias ONG y organizaciones internacionales.

No es casual que Vivienne Westwood haya decidido presentar justo en Milán esta colección. Italia es, en este momento, el lugar más adecuado para su provocación.

Tampoco es la primera vez que la diseñadora hace de la pasarela un gesto político. En 2005 se adhirió al movimiento para la defensa de los derechos civiles Liberty, y para el desfile confeccionó una colección de camisetas con la inscripción: "I'm not a terrorist, please don't arrest me" ["No soy un terrorista, por favor, no me detengan"].

Vivienne Westwood es la diseñadora británica más famosa (lalistaWIP)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de junio de 2008