Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
IMPUESTOS | Medidas contra el frenazo económico

Desaparece el impuesto del patrimonio, y rebaja de 400 euros en el IRPF

El impuesto sobre el patrimonio se despide del mapa fiscal español después de 30 años. Cerca de un millón de contribuyentes dejarán en 2008 de pagar a Hacienda por sus bienes y derechos, con un ahorro de 1.800 millones de euros.

Esta medida, junto con el descuento de 400 euros en el IRPF, es la de mayor repercusión en el bolsillo de los ciudadanos dentro del paquete para la reactivación económica aprobado ayer por el Ejecutivo.

El presidente del Gobierno ya había anunciado su decisión de suprimir el impuesto de los ricos durante la campaña electoral. Pero no se esperaba que lo hiciera de forma tan inmediata. La supresión entra en vigor en 2008, de forma que la declaración que se está presentando ahora (sobre el patrimonio de 2007) será la última. Se trata de un impuesto transferido a las comunidades autónomas y, por tanto, Hacienda deberá compensarles por su supresión en el marco del nuevo sistema de financiación autonómica.

La otra gran medida de impacto es el cheque fiscal de 400 euros que se destina a trabajadores, autónomos y pensionistas; en total, 16,4 millones de contribuyentes del IRPF que se ahorrarán unos 6.000 millones de euros. Se abonará mediante una rebaja en las retenciones de la nómina de junio de 200 euros, y los 200 restantes, repartidos en las pagas que restan hasta final de año.

El descuento sólo se aplicará hasta la cantidad retenida por Hacienda. Por ejemplo, si alguien sólo tiene 150 euros de retención al año, se quedará en esta cifra este año y no alcanzará los 400 euros. El resto, hasta los 400 euros, lo podrá deducir en la cuota del IRPF cuando haga la declaración al año siguiente, pero sólo si le sale a pagar al menos 400 euros.

La razón es que se trata de una medida que compensa a quienes hacen el esfuerzo fiscal de pagar el IRPF. A ellos Hacienda les devuelve parte del superávit que han contribuido a generar. Pero quienes no pagan el IRPF, porque no llegan a los mínimos exigidos para contribuir, no tienen opción a ese descuento.

Sí que tendrán derecho a la deducción los autónomos. Este colectivo se aplicará la deducción de 400 euros cuando ingresen los pagos fraccionados del impuesto sobre la renta.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de abril de 2008