Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La precampaña electoral

Zapatero promete a las mujeres 1,2 millones de empleos e igualdad salarial

La falta de aforo obliga al presidente a improvisar en Sevilla un mitin en la calle

Un error de cálculo del PSOE de Sevilla dejó ayer plantadas en la calle a entre 300 y 500 personas que no pudieron acudir a un acto del socialista José Luis Rodríguez Zapatero en un hotel de la capital andaluza. La mayoría eran mujeres que se habían desplazado en 14 autobuses desde distintos puntos de Andalucía y otros 20, de la provincia de Sevilla. La indignación de muchas de ellas la calmó en parte el propio presidente del Gobierno, quien tuvo que improvisar un turbomitin de cinco minutos donde resumió lo que momentos después desarrollaría con mayor amplitud. "Ha llegado el tiempo de la igualdad", aseguró Zapatero a pie de acera rodeado de seguidores que le hacían fotos con sus teléfonos móviles. La frase y el gesto entusiasmaron a su equipo y a dirigentes socialistas sevillanos quienes opinaron que el candidato socialista a la presidencia del Gobierno había estado "a lo Barak Obama".

"Seré implacable ante el machismo e incansable por la igualdad"

Dentro del hotel, esperaban a Zapatero alrededor de 2.000 personas, que lo arroparon con gritos constantes de ánimo y alguna petición para que arremetiera contra los dirigentes del PP. "Talante, talante", les reprendió cariñosamente. "Es mejor ganarles con una sonrisa; el mal humor, para ellos".

Zapatero prometió que si gana las elecciones, en la próxima legislatura pondrá fin a la discriminación salarial de las mujeres. "Se tiene que acabar en cuatro años que una mujer con igual trabajo que un hombre cobre menos. No es asumible, no es aceptable", enfatizó. Y para lograr esa meta intentará implicar a empresarios y sindicatos. La cuestión no es fácil. Fuentes sindicales reconocen que hay pocas representantes femeninas en los sindicatos a la hora de firmar convenios colectivos.

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno también se comprometió a reducir la tasa de paro femenino en dos puntos, de manera que de los dos millones de nuevos puestos de trabajo previstos para la próxima legislatura, el 60% (1,2 millones) sean para mujeres.

Tanto Zapatero como el presidente andaluz, Manuel Chaves, aseguraron que la lucha por la igualdad es una cuestión de "ideas y corazón". "Lo que más me motiva son tres principios: ante el machismo, implacable; ante la discriminación, flexible; y por la igualdad, incansable". Zapatero añadió: "Cada vez que se amplía la igualdad se establecen menos privilegios para los poderosos, ya que el poder es de la gente. Después de lo que ha costado recuperar el tiempo perdido, no tiene sentido que el PP nos lleve al Tribunal Constitucional por lograr la Ley de Igualdad más avanzada del mundo". Zapatero aprovechó para criticar a la oposición: "Quiere derogar estos derechos y apuesta por retroceder a los tiempos de antes, cuando había que ser servil y decir sí a todo".

En la misma línea, el presidente andaluz apostilló: "No hay partido en el mundo que lleve ventaja al PSOE en la carrera de la igualdad y la paridad".

Chaves se comprometió ayer a que al día siguiente de las elecciones andaluzas, que se celebran también el próximo 9 de marzo, si sale reelegido como presidente, convocará a todos los empresarios a una reunión con el objetivo de sentar las bases para garantizar la plena igualdad en las grandes empresas. "Entre todos tenemos que romper el techo de cristal que dificulta la proyección de las mujeres", afirmó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de febrero de 2008