Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP valenciano hace senadora territorial a una de las hijas de Fabra

El jefe de la Diputación de Castellón se aumenta el sueldo un 10%

El PP valenciano, que lidera Francisco Camps, ha incluido en la lista de senadores de designación autonómica (que hoy se elegirán en el Parlamento regional) a Andrea Fabra, de 34 años, hija mayor de Carlos Fabra, presidente de la Diputación de Castellón e imputado por supuestos delitos de tráfico de influencias. Ayer mismo, Carlos Fabra se aumentó un 10% el sueldo (hasta los 92.400 euros) y sumó 10 asesores más a los 23 que ya tenía.

El Comité Electoral Regional del PP designó ayer a una de las hijas del presidente de la Diputación de Castellón para ocupar uno de los puestos de senador de designación territorial que hoy se han de votar en las Cortes Valencianas. Sin haber ocupado cargo institucional alguno y sin pasar por un proceso electoral -ya que la propuesta es de libre designación-, Carlos Fabra coloca a la que, sin duda, es una de sus personas de confianza y para la que ya trató de lograr un puesto en las elecciones generales de 2004.

Entonces, tanto su propio partido como el peso de las imputaciones por las que está siendo investigado el líder del PP de Castellón (tráfico de influencias, cohecho y fraude fiscal) impidieron que colocara a una de sus hijas.

Sin embargo ahora, pese a que el único cargo que ha ocupado Andrea Fabra es el de vocal del comité ejecutivo provincial que preside su propio padre, el PP no ha puesto ningún impedimento a que la propuesta sea elevada a las Cortes Valencianas y la hija de Fabra ocupe el puesto durante cuatro años. Junto a ella, se votará hoy a otros dos candidatos populares, el ex presidente de las Cortes Valencianas Julio de España y el ex diputado Juan Antonio Rodríguez Marín, y a los socialistas Joan Lerma, ex presidente de la Generalitat, y Andrés Perelló, hasta ahora diputado autonómico.

Ricardo Costa, secretario regional del PP de la Comunidad Valenciana y hermano del recién elegido director del programa electoral del PP, Juan Costa, justificó ayer la designación de Andrea Fabra, de la que destacó que lleva años militando en el partido, pertenece a sus órganos de representación y tiene "todos los derechos y todas las cualidades" para acceder a este cargo. Fabra tiene cuatro hijos, dos varones y dos mujeres.

Residente en Madrid

Costa sostuvo que los senadores territoriales constituyen un "nuevo activo" para el partido y que trasladarán a la Cámara alta "la voz de todos los valencianos", ya que conocen "milimétricamente" las necesidades de la Comunidad Valenciana y las exigencias que hay que plantear al Gobierno central. Andrea Fabra reside en Madrid desde hace años, pues está casada con el consejero de Sanidad del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes. Durante unos años ha formado parte de la Fundación Telefónica a las órdenes de Arturo Moreno.

La hija de Carlos Fabra tampoco se ha visto exenta de la investigación del caso que afecta a su padre, ya que la Audiencia de Castellón aceptó la investigación de su patrimonio y cuentas, al igual que el de sus tres hermanos y su madre, que también está imputada en el mismo procedimiento judicial. Sin embargo, pese a que los datos fiscales de la familia del líder del PP de Castellón entre 1999 y 2004 ya han llegado al juzgado, la abultada documentación no incluye ninguna información relativa a Andrea Fabra. Lo que sí figura en las diligencias es que la futura senadora es titular de una parte de la empresa de su padre, Carmacas, a través de la que, según el empresario que denunció a Fabra, se realizaban los pagos por los "favores políticos" de los que le acusa. También figura Andrea Fabra como propietaria de un chalé en Pozuelo de Alarcón y copropietaria de otro chalé en Les Platgetes de Bellver (Oropesa).

Mientras tanto, el primer pleno de la Diputación de Castellón aprobó ayer la subida de sueldo de su presidente, Carlos Fabra, que pasará a cobrar 92.400 euros en catorce pagas, lo que supone un incremento del 10% respecto al sueldo que percibía durante el anterior mandato. Sus vicepresidentes, que han pasado de cuatro a seis, cobrarán 69.300 euros (lo que supone un incremento de 10.000 euros). Tal como ocurre desde que llegó a la presidencia de la Diputación, y pese a su generosa remuneración, Fabra no tiene dedicación exclusiva.

Además, el pleno de la Diputación castellonense aprobó ayer el nuevo elenco de cargos de libre designación que, en el caso del PP, asciende de 23 a 33 personas. Junto a los tres asesores designados por el PSPV y el correspondiente a Bloc Nacionalista Valencià, ambos en la oposición, el conjunto de asesores costará a las arcas públicas cerca de 1,2 millones de euros anuales.

Con los votos socialistas

Como ocurre con este tipo de nombramientos institucionales, la elección de senadores de designación autonómica prevista para hoy se ha pactado por cuotas. Al PP le corresponden tres candidatos, y a los socialistas, en la oposición parlamentaria, dos. Con ello se cubrirán los cinco puestos que corresponden a la Comunidad Valenciana en el Senado.De esta forma, la designación de la hija de Carlos Fabra para ocupar este cargo contará, en principio, con el voto a favor de los socialistas, que han incluido en su lista la renovación en el cargo de alguien con tanto peso en la política autonómica como es el ex presidente de la Generalitat Joan Lerma y el diputado Andrés Perelló. Por el PP serán también nombrados el que fuera presidente de las Cortes Valencianas la pasada legislatura, el zaplanista Julio de España, y Juan Rodríguez Marín, que repite.En el seno del PSOE valenciano, sumido en una crisis de gran calado tras la derrota electoral, la designación de Andrea Fabra por el PP causó perplejidad, pero nadie reaccionó oficialmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 2007

Más información