Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España creó el 40% del empleo de la zona euro el pasado año

La ocupación femenina y la estabilidad son los principales retos

El ritmo de creación de empleo se aceleró el año pasado en Europa. Los 12 países que en 2006 constituían la zona euro crearon 1.948.000 puestos de trabajo, lo que representó un crecimiento del 1,4%. España fue el país que más contribuyó al alza, con 774.000 puestos (un 40% del total). El mercado laboral español, sin embargo, mantiene una importante brecha entre la ocupación de hombres y mujeres y una alta temporalidad.

La Unión Europea generó en 2006 casi tres millones de empleos, un 1,5% más que el año anterior. Se trata del crecimiento más elevado desde 2000, según fuentes de la Comisión Europea. A finales de 2006 la población ocupada era de 206,7 millones de hombres y mujeres, de los que 140 millones se encontraban en los 12 países del euro, según publicó ayer Eurostat, la oficina estadística de la UE.

El crecimiento relativo más intenso en la zona euro se registró en España, con una tasa del 3%. Los grandes países como Alemania (1,2%), Francia (0,9%), Reino Unido (1%) e Italia (1,5%) experimentaron aumentos de la población laboral mucho más moderados.

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, destacó el fuerte crecimiento económico de la UE en 2006, "que desbordó las expectativas" y que para el conjunto del año se situará en el 2,9%. Almunia subrayó que se trataba del crecimiento más intenso desde 2000 y "claramente por encima de la tendencia a largo plazo".

Esta fuerte creación de puestos de trabajo permitió rebajar la tasa de paro en diciembre del año pasado al 7,6% en la UE-25, frente al 8,5% del mismo mes de 2005. En España esta corrección ha sido menos intensa, pues cerró con el 8,5%, tan sólo dos décimas menos que el año anterior. Sin duda la fuerte entrada de inmigrantes ha influido en esta menor reducción.

España es el país de la UE que ha registrado un cambio más radical en la incorporación al mercado laboral. En 1995, tan sólo un 46,9% de las personas de entre 15 y 64 años estaban ocupadas, cuando en aquel momento la tasa en la UE-15 era ya del 60%. El país más próximo a España era Italia, con un 51%. En 2005, según Eurostat, la tasa de la UE-15 se ha situado en el 65,2% y la de la UE-25, en el 63,8%, prácticamente igual que en España (63,3). Italia se quedó en el 57,6%.

España, sin embargo, sigue con importantes diferencias por sexos. La tasa de ocupación femenina se situó en 2005 en el 51,2%, claramente por debajo de la de la zona euro (55,2%) o de la de la UE-25 (56,3%).

Otro problema serio que España no es capaz de resolver es su alta tasa de temporalidad, que permanecía por encima del 32%, más del doble de la zona euro y de la UE-25 en 2005.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de marzo de 2007