Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alud de críticas a Mayol por decir que se siente "antisistema"

Portabella cuestiona el trazado del AVE por el centro de Barcelona

Las aguas electorales ya bajan revueltas en el Ayuntamiento de Barcelona. Y ayer la afirmación de Imma Mayol (ICV), tercera teniente de alcalde, de que se considera "antisistema" por rebelarse contra las injusticias desencadenó un alud de críticas. De todos los colores: del PP, de CiU y hasta del PSC. Por su parte, Jordi Portabella (ERC), segundo teniente, marcó distancias respecto al trazado del AVE a su paso por Barcelona.

Todos empiezan a marcar las distancias entre sí, oposición y gobierno municipal y las formaciones del propio tripartito en una suerte de anticipo de la larga precampaña que se avecina antes de las elecciones del 27 de mayo.

La tercera teniente de alcalde del consistorio barcelonés Imma Mayol, en una entrevista realizada en TV-3, no tuvo reparos en afirmar que se considera "antisistema" en cuanto que se rebela contra las injusticias. Y admitió sentirse "responsable" de la carencia de espacios culturales para jóvenes y en ese sentido reiteró que la ocupación de espacios para darles una función social no es "rechazable" y sí lo es la ocupación "por la cara" de viviendas. Siguiendo con esa línea argumental, la dirigente de ICV sostuvo que una persona "que ocupa de forma pacífica un edificio desocupado desde hace 15 años no es un delincuente". Ese mensaje lanzado por Mayol -convencida de que ICV puede mejorar los resultados de las últimas municipales- fue replicado con contudencia.

Desde el PSC, fue el primer secretario de la federación, Joan Ferran, quien pidió a Mayol que "pensara dos veces" sus declaraciones, sobre todo para no dar "alas" a la oposición, de CiU y PP. En efecto, las dos formaciones criticaron frontalmente a Mayol. Alberto Fernández Díaz, presidente del grupo municipal del PP en el consistorio, pidió el cese inmediato de Mayol. Entiende Fernández Díaz que las declaraciones de Mayol fueron "frívolas e irresponsables" y añadió que ese tipo de afimaciones justifican la proliferación y el arraigo de grupos antisistema que han protagonizado actos violentos en Barcelona. El dirigente del PP recordó a Mayol que ocupa un cargo municipal y manifestó su "hartazgo" de la pareja formada por ella y el consejero de Interior, Joan Saura, porque mientras "él habla de buen rollo, ella critíca que el Código Penal genera mal rollo". En cuanto a las alusiones a su relación de pareja con Saura y su vinculación con cuestiones políticas, Mayol aseguró ayer estar "cansada y dolida" por unos ataques que "nunca había sufrido". "No pienso replicar nada", afirmó en declaraciones a este periódico.

AVE a 50 kilómetros hora

Fue Xavier Trias, presidente del grupo municipal de CiU, quien le echó más ironía a la polvareda que levantaron las afirmaciones de Mayol: "se ha inventado una nueva categoría que son los antisistema en coche oficial". Trias pidió al alcalde, Jordi Hereu, que imponga seriedad después de calificar las declaraciones de Mayol de "sorprendentes, ridículas y lamentables".

El también socio de gobierno de Hereu y Mayol en el consistorio, el republicano Jordi Portabella, quiso marcar distancias en una cuestión que estos días -sobre todo desde las grietas en las obras del AVE en El Prat- ha vuelto a ponerse sobre la mesa: el recorrido del tren de alta velocidad por el centro de Barcelona. Portabella propuso como medida de seguridad que la velocidad del AVE a su paso por el túnel que atravesará la capital se reduzca, de los 100 kilómetros por hora propuestos por el Ministerio Fomento, a 50. El concejal republicano afirmó que en esa obra debe primar la seguridad.

Portabella matizó que como quiera que la conexión desde Barcelona con el resto de Europa no está prevista hasta dentro de más de 10 años se puede estar "tranquilo" y, en consecuencia, se tiene más tiempo para garantizar "un proyecto bien hecho, que genere confianza" entre los ciudadanos. Esta postura se desmarca del resto de las formaciones del tripartito municipal y se aproxima a las tesis de CiU y PP que quieran parar el enlace de Sants- Sagrera. Sin embargo, en una filigrana de equidistancia, Portabella recordó que fue precisamente durante los gobiernos de estos partidos en la Generalitat y el Gobierno cuando se aprobó el túnel subterráneo.

La prueba de que el semáforo electoral está ya en ámbar fueron las críticas de Portabella a Hereu por presentar el sistema de bicicleta pública la semana pasada, que considera que es de "sus" carteras mientras se encontraba en Vietnam.

Y volvió a la carga defendiendo que el mercado de los Encants tiene cabida en la Monumental, algo que no defienden ni el PSC ni ICV.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de enero de 2007