Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ibarretxe considera "un honor" defender su plan en el Congreso

El Gobierno se felicita de que el 'lehendakari' intervenga "ante la soberanía nacional"

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, afirmó ayer que será para él "un gran honor" asumir la defensa de su plan soberanista, el próximo martes, en el Congreso de los Diputados, adonde acudirá "orgulloso", si así lo decide mañana el pleno del Parlamento vasco. No obstante, volvió a emplazar al Tribunal Constitucional (TC) a que se pronuncie de inmediato sobre la legalidad de celebrar este debate en las Cortes sin abrir antes una negociación. "Es bueno que el lehendakari defienda su plan ante la soberanía nacional", comentó el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla.

Rajoy: "El martes le diré a alguien que no es época de tribus y castas, sino de ciudadanos"

El presidente del Gobierno vasco está dispuesto a subir el martes a la tribuna de oradores del Congreso y exponer "con dignidad y sin insultar a nadie" su propuesta de nuevo Estatuto para Euskadi. Lo hará si la Cámara vasca decide mañana por mayoría absoluta encomendarle esta misión. "Sería un gran honor para mí", manifestó el lehendakari, antes de mantener un encuentro en el centro cultural Bastero de Andoain (Guipúzcoa) con afiliados del PNV, en el que también participaron el presidente de este partido, Josu Jon Imaz, y su portavoz parlamentario en la Cámara de Vitoria, Joseba Egibar.

Las declaraciones de Ibarretxe ratifican que finalmente una delegación parlamentaria acudirá a Madrid y no habrá un plante institucional, en señal de protesta por "el rechazo y el desprecio" del PSOE y el PP a la apertura de un proceso de negociación política en torno al plan soberanista. En este sentido, Ibarretxe volvió a reclamar al Tribunal Constitucional que se pronuncie de inmediato, antes del pleno, "tal y como lo hizo con la Ley de Partidos" para anular las candidaturas electorales de la izquierda abertzale, sobre los siete recursos presentados en contra de la celebración del pleno de la Cámara baja. "Sería ridículo que dentro de cinco meses este tribunal diga que el Congreso ha violado la Constitución por rechazar una propuesta del Parlamento vasco sin abrir una negociación", afirmó.

El mandatario vasco acusó a socialistas y populares de querer "quitarse de en medio" el plan Ibarretxe "con prisas y a uña de caballo" sin negociar el proyecto aprobado por el Parlamento autónomo como, aseguró, exige la Constitución. Ibarretxe añadió con firmeza que la convocatoria de las elecciones vascas antes de lo previsto, en mayo próximo, "no puede entenderse como un adelanto electoral". "Aunque las convocara hoy mismo, no estaríamos en un escenario de adelanto electoral", porque por ello se entiende celebrarlas "seis o 10 meses antes o dos o tres años antes", dijo Ibarretxe.

El Gobierno contestó a estas declaraciones subrayando que es procedente que el lehendakari defienda su plan en el Congreso. "Es un plan que lleva su nombre y lo razonable es que personalice su defensa. Además, es bueno que lo haga allá donde reside la soberanía nacional, en el Congreso", dijo el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla.

El ministro cree también que lo "más probable" es que el presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, será quien representará al Ejecutivo en el debate, dada su "importancia política". "El Gobierno, a lo largo de todo este proceso, ha tratado de combinar la actitud de firmeza frente al plan Ibarretxe con el diálogo con el lehendakari", afirmó.

Recordó Sevilla en este sentido que la estrategia de Zapatero se ha diferenciado de la de que siguió el PP. "Cuando llegamos al Gobierno, en abril, nos encontramos con el plan Ibarretxe sobre la mesa, como herencia del Ejecutivo anterior. Además, el Ejecutivo del PP lo recurrió ante el Tribunal Constitucional y perdió el recurso. Nosotros decidimos gestionar el plan de otro modo".

Ya en el debate de investidura, el presidente Zapatero aclaró que rechazaría el proyecto por su "inconstitucionalidad" y por "quebrar la convivencia entre los vascos", lo que le costó que el PNV no le votara en su elección en el Congreso. Pero esta "actitud de firmeza", recuerda ahora Sevilla, la combinó con la apertura de un diálogo. "Zapatero ha estado dos veces con el lehendakari. Yo también le he visitado en Ajuria Enea. Hemos retirado recursos de inconstitucionalidad contra el Gobierno vasco. Le hemos propuesto fórmulas de cooperación. El lehendakari vino a la Conferencia de Presidentes. Queremos que esta vía permanezca abierta, aunque el plan sea rechazado", dijo el ministro.

El Ejecutivo socialista pretende que, una vez rechazado el plan en el Congreso, el PNV y EA se replanteen su estrategia y participen en los próximos meses, junto a los demás partidos, en la elaboración de una reforma del Estatuto vasco, sin imposiciones.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, confirmó ayer que participará en el debate del martes y adelantó que en ese pleno le recordará "a alguien" que en 2005 no hay "tribus" ni "derechos colectivos" sino "personas y ciudadanos".

Rajoy aprovechó su intervención en la clausura de un acto del PP en Madrid sobre educación para realizar este anuncio. Al término de su discurso, dedicado hasta ese momento al proyecto educativo de su partido, dijo que el PP "no va a ser cómplice de ningún fraude" que impida la mejor formación para los alumnos y la elección de ella por sus familiares. Por contra, se aliará con quienes defiendan una educación de "igualdad".

El líder del PP usó esta fórmula para pasar a otro terreno político: "Seremos aliados de los defensores de España, de la soberanía nacional, de un Estado viable, de la igualdad y la solidaridad entre territorios, de quienes cumplen la ley y la respetan, de quienes sean leales a los acuerdos firmados, de los que no dividan y fraccionen a la sociedad". Rajoy remachó su argumentación asegurando: "Vivimos en 2005 y no en la Prehistoria. Ya no hay tribus, ni castas, ni pueblos, ni derechos colectivos, sino personas y ciudadanos. A alguien se lo diré el próximo martes en el Congreso de los Diputados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de enero de 2005