Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
55º FESTIVAL DE CANNES

Polémica Monica Bellucci

Sensual y bella, con un escote muy generoso y el pelo recogido, Monica Bellucci llegó ayer a La Croisette precedida por el escándalo y la polémica que ha suscitado la interminable escena de una violación salvaje de la que es víctima en Irreversible. 'Hay quien la ama y quien la detesta', se defiende. 'Si en la película se habla y se muestra explícitamente el sexo, es porque es la única cosa que nos acerca a nosotros mismos y a nuestra naturaleza animal. Es la prolongación de la humanidad; gracias a eso procreamos hijos'.

Al aceptar el protagonismo de un filme como éste, que requiere de espectadores con mucha sangre fría, la actriz ha afrontado un gran riesgo profesional. 'Ha valido la pena. Ha sido un trabajo duro, pero me siento muy satisfecha', explicó. 'La mía es una secuencia muy realista. Prepararme para eso fue muy complejo; no sabría explicarlo. Se trataba de algo tan privado, tan individual... Cuando la vi terminada, quedé impactada. Sentí profundo dolor'.

También hay una secuencia larga de intimidad entre su personaje y su pareja en la ficción (Vincent Cassel, su marido en la vida real). Sobre su experiencia al trabajar juntos, la actriz respondió: 'Naturalmente, hemos utilizado algunos aspectos esenciales de nuestra relación como inspiración. El resto es sólo actuación. Vincent y yo cuidamos mucho nuestra privacidad'.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de mayo de 2002