Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES CATALANAS

El PP ratifica a Fernández Díaz y aplaza el debate sobre su liderazgo

El Partido Popular (PP) aplazará toda decisión sobre el liderazgo de la formación en Cataluña hasta después de las elecciones generales, a pesar de que el partido ha perdido 125.000 votos y cinco diputados en las autonómicas del domingo pasado. El secretario general del PP, Javier Arenas, participó ayer en Barcelona en el comité ejecutivo regional y reiteró las tesis que ya expuso en la noche electoral: que el partido ha logrado todos sus objetivos y que tiene "predisposición" a asegurar la investidura de Jordi Pujol.

El liderazgo de Alberto Fernández al frente del PP de Cataluña había sido cuestionado por sectores significativos del partido que apuestan por el desembarco del ministro portavoz del Gobierno, Josep Piqué, como hombre fuerte en Cataluña. Pero a pesar de que el PP ha perdido 125.000 votos y cinco diputados -sus dirigentes todavía esperan recuperar uno cuando haya concluido el escrutinio del voto de los residentes en el extranjero-, la dirección nacional del PP asegura que se da por satisfecha al mantener cierta capacidad de decisión en el Parlamento catalán.En principio, el partido empezará hoy mismo a preparar las próximas elecciones generales, previstas para la primavera del año 2000, y hasta después de éstas la dirección nacional no tomará una decisión sobre el liderazgo del PP en Cataluña. Un dirigente explicó que se pretende evitar cualquier contratiempo antes de las generales -como sería un congreso conflictivo- para no mermar las expectativas electorales de la candidatura que encabezará precisamente Piqué.

En este contexto, la reunión del comité ejecutivo de ayer fue, en palabras de varios de los asistentes, "sorprendentemente triunfalista", tanto en las intervenciones del presidente regional, Alberto Fernández Díaz, como del secretario general, Javier Arenas. Fuentes de la ejecutiva explicaron que entre la docena de dirigentes que tomaron la palabra, sólo cuatro expresaron alguna crítica, y muy matizada, hacia los resultados del 17-O: los diputados nacionales Manuel Milián Mestre y Joan Ignasi Llorens, el portavoz en el Ayuntamiento de Barcelona, Santiago Fisas, y el concejal Jordi Cornet, quien admitió que "los resultados no son buenos".

No obstante, Arenas manifestó a los presentes que la dirección nacional del PP está satisfecha con lo conseguido y, en conferencia de prensa, afirmó: "Hemos felicitado a Alberto Fernández". Entre los motivos esgrimidos para explicar el severo retroceso sufrido por el partido de José María Aznar en Cataluña, los dirigentes del PP citaron la bipolarización, la falta de medios económicos, las dificultades para hacer llegar el mensaje a la sociedad y también el pacto de estabilidad suscrito con CiU en el Congreso de los Diputados. En su exposición ante la ejecutiva, Fernández Díaz admitió que a ello había que añadirle cierto "cansancio y desmotivación" de la militancia, según fuentes de la dirección.

En la reunión no estuvo presente el ex líder regional Alejo Vidal-Quadras, que fue totalmente apartado de la campaña. El eurodiputado se desmarcó ayer por completo de la línea oficial del partido y dijo sentirse "triste" por los resultados. A su juicio, felicitar a Alberto Fernández -como ha hecho Are-nas- sería una "muestra de humor negro".

Piqué, Arenas y el propio Alberto Fernández expresaron la "predisposición" del PP a garantizar la estabilidad en el Parlamento catalán y apoyar la investidura de Jordi Pujol, como adelantó en plena campaña electoral el coordinador de organización de los populares, Pío García Escudero. Fernández Díaz recordó que la iniciativa para abrir las negociaciones corresponde a Pujol, y de hecho ambos acordaron ayer, en conversación telefónica, iniciar los contactos en breve. Previamente, Aznar y Pujol habían mantenido una larga conversación telefónica para analizar los resultados electorales.

Según Josep Piqué, los resultados del 17-O "reafirman la estabilidad política en el conjunto de España", pero la investidura de Pujol no debe considerarse ya "una cosa hecha".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de octubre de 1999

Más información

  • Vidal-Quadras considera que felicitar al líder regional es "humor negro"