Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El epidemiólogo Doll superó las críticas de los defensores en el juicio sobre la colza

El prestigioso epidemiólogo británico sir Richard Doll superó ayer brillantemente las críticas que los defensores de los principales acusados opusieron a su informe en el que concluye que el aceite adulterado causó el síndrome tóxico. Doll, en una sesión de casi ocho horas seguidas que se inició a las 7.10 debido a que ayer por la tarde tenía que abandonar España, respondió a todas las cuestiones sin dejar lugar a la duda y con sentido del humor.

La estrategia de las defensas de los principales acusados, que había sido esbozada durante la primera jornada en la que intervino Doll, quedó ayer claramente de manifiesto. Doll es un hombre de 74 años propuesto para el Preinio Nobel y de prestigio fuera, de toda duda. Las críticas de la defensa, por tanto, no iban dirigidas contra él o su capacidad para la elaboración de su concluyente informe, sino a desacreditar los datos con los que Doll ha trabajado o a las personas que se los habían suministrado.Las opiniones del británico fueron respaldadas. en todo momento por los doctores Susana Sans, Andrés Segura, Francisco Javier Catalá, Manuel Posada, Francisco Pozo, Juan Manuel Tabuenca, José Andrés, José Oñorbe, Vicente Monge, E. Gil y Javier Yuste y contestadas por los doctores Javier Martínez Ruiz y su esposa, -María Jesús Clavera, que postulan las tesis del doctor Antonio Muro.

Martínez expuso que los datos estaban falseados porque mucha gente había dicho que había consumido aceite para obtener un beneficio económico. Doll replicó que pensaba que ese factor de sesgo no tenía importancia, puesto que en junio o julio de 1981 no había ayudas para los afectados, y que, por tanto, no había razón para mentir.

Los abogados de la defensa criticaron el informe sobre casos periféricos de la enfermedad que ha servido a Doll para su.dictamen. Concretamente en lo relativo a dos familias de empleados de la refinería ITH de Sevilla. El epidemiólogo británico afirmó: "Si estas familias no hubieran consumido el aceite que se llevaron de ITH, ciertamente se podría admitir que el informe no es válido; pero me parece poco razonable postular esto, ya que no entiendo para qué lo llevaron a su casa si no era para consumirlo".

Respecto a las críticas de Martínez y Clavera, Doll explicó que había pedido a ambos médicos que le facilitaran todos los datos e información que tuvieran sobre hipótesis alternativas, pero que nunca recibió nada.

Doll fue ovacionado por unos 150 afectados al abandonar las instalaciones del juicio. Martínez y Clavera fueron increpados y abucheados por las mismas personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de julio de 1987