_
_
_
_

A más de la mitad de los latinos en Estados Unidos les preocupa no poder pagar el alquiler o la hipoteca cada mes

La vivienda y la inflación pasan una fuerte factura a la comunidad hispana, en la que hay un sentimiento generalizado de falta de ingresos

Residential buildings in New York
Edificios residenciales en Nueva York, en julio de 2022.Spencer Platt (Getty Images)

El pulso financiero de la población latina revela serios problemas en buena parte de los hogares de la comunidad de mayor crecimiento del país. A algo más de la mitad —52%— de los latinos les preocupa su capacidad para hacer frente a una necesidad básica como pagar el alquiler o la hipoteca de la vivienda del próximo mes. Una encuesta reciente hecha por BSP Research para UnidosUS y Oportun entre latinos de California, Arizona y Texas el pasado mes de abril revela que la realidad de la mayoría de las familias está lejos de estar cómoda económicamente.

Esto es pese a que la comunidad latina, de 62 millones de personas en Estados Unidos, ha multiplicado dos veces y media en apenas una década su contribución económica al PIB nacional hasta alcanzar los 3,2 billones de dólares. También a pesar de las mejores tasas de empleo y sueldos y los avances en la lucha contra la inflación. Los más afectados son quienes ganan menos de 29.000 dólares al año. El 65% en esta franja de bajos ingresos comparte esta inquietud sobre pagar la vivienda, pero incluso cuatro de cada 10 latinos que ganan más de 50.000 dólares anualmente ven este pago mensual con el mismo sentimiento de desasosiego. Esta preocupación es más acuciante entre las personas de 25 a 39 años, los hogares más jóvenes, y en especial entre quienes no tienen un título universitario.

La familia de Carolina Rodríguez intenta evitar su tercer desalojo luego de que el arrendador subiera la renta en 60%, en 2017.
La familia de Carolina Rodríguez intenta evitar su tercer desalojo luego de que el arrendador subiera la renta en 60%, en 2017.Ana Venegas (Getty Images)

La vivienda es el mayor gasto de las familias, y en los últimos años tanto los precios de compra como de alquiler se han disparado hasta ser el primer responsable de la elevada inflación. Falta vivienda asequible en muchas ciudades en las que se concentra una alta proporción de latinos y las ayudas que se concedieron con la covid se han ido reduciendo hasta desaparecer justo cuando más caro es tener un techo.

Pero no es solo la situación del mercado lo que complica las vidas de estas familias, es la falta de ingresos suficientes. Algo más de un tercio de esta población revela que su primera preocupación es ganar más porque lo que ingresan no es suficiente para cubrir sus gastos. Casi la mitad de los que sufren esta falta de ingresos ganan menos de 29.000 dólares anualmente, una cantidad que es el doble del umbral de la pobreza para una sola persona en 2024 pero que está por debajo en el caso de que se trate de un hogar de cuatro personas. No obstante, la falta de suficientes ingresos es algo que también causa inquietud entre quienes tienen salarios algo más elevados. Uno de cada cuatro latinos que ganan más de 50.000 dólares comparten esta preocupación.

Personas en Brooklyn protestan buscando que se cancelen los pagos de renta durante la pandemia, en julio de 2020.
Personas en Brooklyn protestan buscando que se cancelen los pagos de renta durante la pandemia, en julio de 2020.Erik McGregor (Getty Images)

Con estas premisas no es de extrañar que en la encuesta, el 17% haga hincapié en la inflación y los gastos diarios como una de las causas de su intranquilidad. La paulatina rebaja en la presión en los precios apenas supone un alivio cuando la inflación se disparó mucho y muy rápido. Santiago Sueiro, analista político senior de UnidosUS, explica que ahora que está bajando la inflación, los latinos se están tratando de acostumbrar a los nuevos precios: “no se puede decir por parte de los políticos que la inflación está bien, hay que decir que ha bajado pero que queda mucho por hacer”.

Esas presiones financieras dejan poco margen para el ahorro y menos todavía para las emergencias. Se trata de gastos que siempre llegan, no se sabe cuándo, pero pueden ser una llanta pinchada, que se quiebre una ventana de la casa o que se tenga que viajar para cuidar a un ser querido. Más de un tercio de los latinos no tienen un fondo de emergencia, y el 17% tienen menos de 400 dólares en él.

UnidosUS ha detectado que casi la mitad de los latinos tienen deuda médica y el 15% debe facturas por valor entre 500 y 2.500 dólares. Los costos médicos son tal complicación para los presupuestos familiares que uno de cada cinco no va a citas médicas, una misma proporción no toma la medicación indicada y el 27% evita el dentista.

Sueiro explica que el mensaje de este informe va dirigido no solo al sector financiero para que se adapten a esta demografía sino también a los políticos porque, como verificaron en una encuesta previa en noviembre, la primera preocupación de los latinos, por encima de cualquier otra cosa, es económica. “La economía y el empleo es lo más importante para los latinos. Quien quiera contar con el voto latino tendrá que hablar de ello”. Sueiro explica que aunque en esta comunidad se ven más soluciones en el lado demócrata, también crece el porcentaje de quienes no ven soluciones en ninguno de los dos partidos, hasta el 20% en algunos temas.

Tras ser desalojada, Lilian López pide a una amiga si puede usar su cocina para preparar comida para su hija, en Los Ángeles, en junio de 2023.
Tras ser desalojada, Lilian López pide a una amiga si puede usar su cocina para preparar comida para su hija, en Los Ángeles, en junio de 2023.Jae C. Hong (AP)

Este analista dice que uno de los aspectos más positivos en los últimos años es que ha habido mejoras con respecto a la gestión de las finanzas personales al aumentar el uso de la banca tradicional. No obstante, la media de personas de esta comunidad al margen de las entidades bancarias es mayor que la general y muchos latinos siguen dependiendo de productos de alto costo y poca supervisión para cubrir sus costos, como por ejemplo los llamados payday loans, préstamos de cantidades bajas y altas tasas de interés, y los servicios de cajas de cheque (check cashing). El 17% usa los servicios de Buy Now, Pay Later (Compre Ahora, Pague Después) que no tiene intereses, pero también un 12% hace uso de adelantos en las tarjetas de crédito, que son muy costosos. El 28%, además, ha necesitado pedir prestado a amigos y familiares.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_