_
_
_
_
_
Nuevo León
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

México adalid… en surrealismo

Es imposible abaratar más nuestro nivel político. Mientras escribo, Nuevo León tiene dos gobernadores, el “regresado” Samuel García y el interino Luis Enrique Orozco designado por la mayoría priista/panista del Congreso local

Luis Enrique Orozco
Luis Enrique Orozco, en conferencia de prensa en el Palacio de Gobierno de Nuevo León, el 2 de diciembre.Miguel Sierra (EFE)

Hoy más que antaño digerir ciertas noticias es complicado. La información y la desinformación viajan con celeridad. Justo cuando se produce sabemos de ella. O creemos saber. Un pequeño interludio entre la noticia y su interpretación es adecuado para quienes observamos y nos convertimos en testigos al leer o escuchar sucesos, ya sea periodísticos, radiofónicos o por medio de las redes sociales o su contraparte, las redes fecales. El embrollo es enorme: ¿qué creer?, ¿qué no creer? Las fake news y las notas en las redes, sean veraces o fecales han transformado la realidad, en ocasiones para bien, otras veces para mal.

Como no existe un ombdusman —defensor del pueblo— cuya información cotidiana y puntual permita diferenciar entre la veracidad de noticias in vivo y las “masajeadas y cachondeadas” al gusto de quienes las espetan, lo prudente es aguardar como le sucedió a Vladimir y a Estragón, los vagabundos de Esperando a Godot, obra maestra de Samuel Beckett: ambos esperan en vano mucho tiempo a Godot quien nunca llega. Ante los nuevos y absurdos sucesos de nuestro país, ¿quién o quiénes aclararán el intríngulis regiomontano? Convertirse en testigo exige.

Samuel García, exaspirante a la presidencia de México por Movimiento Ciudadano, exgobernador de Nuevo León por unos días y de nuevo, en un suspiro, de nuevo gobernador —eso se dice— del mismo Estado, retrata hoy lo anotado atrás más otras realidades irreales de nuestro país, adalid surrealista en un mundo no surrealista. ¡En algo somos adalid: Samuel García y Mariana Rodríguez Cantú, su esposa e influencer, regresan a trabajar a su tierra natal! Regresan a su Movimiento Ciudadano y abandonan al Movimiento Ciudadano Nacional que lo abanderó para competir por la presidencia de la República. Execrable enroque. A García es menester reconocerle que no ha abandonado a su partido a diferencia de otros colegas vivos como Marcelo Ebrard, Andrés Manuel López Obrador, Xóchitl Gálvez, etcétera.

La meteórica carrera de Samuel hacia la presidencia fue sepultada en un tris tras por la Suprema Corte de Justicia de la Nación dado que el ahora excompetidor para regir al país debía separarse de su cargo seis meses antes de la elección. Dicho plazo se cumplía el 2 de diciembre. Al no formalizar el requisito, García vio frustradas sus aspiraciones y de quienes lo impulsaron a contender contra Sheinbaum y Gálvez. Dicha decisión deberá afectar la figura política y la dignidad de la dupla García/Rodríguez. Su despedida, no voluntaria, favorecerá a Gálvez. El Bloque Opositor Amplio acusó en reiteradas ocasiones a López Obrador y secuaces de apoyar a García con el fin de restarle votos a la candidata Xóchitl: ¿realidad o invención del Bloque?

Es imposible abaratar más nuestro nivel político. El affaire García no tiene parangón. Es original. De no ser veraz la hipótesis López Obrador, ¿es cierto que Samuel regresó, sin soslayar el dictamen de la Suprema Corte, para apaciguar las aguas tras el asalto de sus huestes al Congreso?, ¿es veraz la afirmación de García al acusar al PAN y al PRI de exigir altos puestos y la condonación de impuestos?

Mientras escribo, Nuevo León tiene dos gobernadores, el “regresado” Samuel García y el interino Luis Enrique Orozco designado por la mayoría priista/panista del Congreso local. Escribo el 3 de diciembre: ¿quién y cómo gobernará?

México, líder en surrealismo. Así vivimos, “por encima del realismo”. Apollinaire, Rimbaud, Breton, Dalí, Carrington, Magritte y otros surrealistas deben sentirse defraudados por no haber imaginado algunos sucesos de nuestro país.

“Cadáver exquisito” es una creación surrealista; es un ejercicio en el cual se combinan versos provenientes de diversos autores para componer un poema único sin que hayan acordado antes respecto a su sentido. Hambriento, en compañía de Vladimir y Estragón, aguardo el verso de García, de Orozco y del resto de los políticos involucrados.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_