_
_
_
_

Última batalla electoral: los candidatos se vuelcan en la Ciudad de México, un granero de votos de resultado incierto

Los aspirantes presidenciales y locales redoblan sus esfuerzos para conquistar la capital, convertida en símbolo abstracto de la victoria

Del lado izquierdo, Santiago Taboada y Xóchitl Gálvez, a la derecha, Clara Brugada y Claudia Sheinbaum.
Del lado izquierdo, Santiago Taboada y Xóchitl Gálvez, a la derecha, Clara Brugada y Claudia Sheinbaum.El País / Cuartoscuro
Carmen Morán Breña

La capital mexicana, con sus 16 alcaldías, es una de las plazas cruciales en esta campaña, no solo por los millones de votos que representa para cualquier candidato presidencial sino por su propio gobierno, que lleva décadas en manos de partidos de izquierda y es catapulta de quienes aspiran a ser mandatarios de la República. En una elección que muchos dan por predecible a favor de Claudia Sheinbaum para ocupar la presidencia, la Ciudad de México está ahora en la mira de todos, con las elecciones del 2 de junio a la vuelta de la esquina. Para los morenistas, ganar la presidencia y perder la Ciudad de México supondría una victoria amarga. Confían en Sheinbaum para arrastrar votos a favor de Clara Brugada. Para la oposición, perder la presidencia, pero ganar la capital, sería una derrota feliz. Confían en Santiago Taboada para sumar sufragios en favor de Xóchitl Gálvez. La capital se ha convertido en el símbolo de la victoria.

Los morenistas confían en el arrastre de quien fuera su jefa de Gobierno capitalino hasta hace unos meses para conservar la ciudad, a pesar del revolcón sufrido en los comicios intermedios de 2021, cuando el partido guinda perdió cuatro de las nueve alcaldías que regentaba. Los panistas esperan avanzar sobre aquel resultado y servir de granero para las expectativas de Gálvez. La concentración de la oposición en el Zócalo el pasado domingo fue una especie de ensayo general de cierre de campaña, pero no será el último en que pidan a la ciudadanía un esfuerzo para conquistar la joya de la República. Mientras Sheinbaum cierre su carrera a las urnas el miércoles 29 en el Zócalo, Gálvez hará lo propio en Iztalapalapa, la alcaldía de Clara Brugada, y antes recorrerá otro barrio de la capital, Tepito. Después agotará sus trayectos capitalinos visitando la Gustavo A. Madero. A su vez, Sheinbaum y Brugada participan este miércoles en un mitin en la plaza de Taboada, en la alcaldía Benito Juárez.

Las encuestas se inclinan a favor de Clara Brugada para la jefatura capitalina, pero la intranquilidad reina en todos los cuarteles de campaña. El panista Santiago Taboada, que partía con el lastre del escándalo inmobiliario en la alcaldía que ha regentado y a pesar de algunos tropiezos, ha vadeado el temporal hasta convertirse en un peligroso contendiente para la izquierda. Ningún partido ni sus seguidores se dan por perdedores, pero en esta contienda local, quienes interpretan las señales de la campaña como se buscan designios en los sueños nocturnos, no han querido aventurar una victoria irrefutable para nadie. Los equipos en liza redoblarán sus esfuerzos en los días que quedan de mítines. La capital es la última parada de campaña, la última batalla, quizás, y la más acuciante. No todo está dicho en estas elecciones.

Ante la marea rosa que recibió a los candidatos de la coalición opositora en el Zócalo el domingo, Taboada se comprometió “a hacer todo, a luchar para que el 2 de junio [la Ciudad de México] sea el lugar que más votos” dé a Gálvez para convertirse, dijo, en presidenta. En cambio, los morenistas esperan que sea su candidata presidencial, Sheinbaum, la que atraiga sufragios para Clara Brugada. Aunque Sheinbaum sigue reforzando con su presencia los Estados del norte, este lunes detuvo su caravana al este de la capital, en la alcaldía Magdalena Contreras, ahora en manos del PRI y ahí repitió a sus seguidores la necesidad de que el voto sea del mismo color, todo por Morena. Alertó del voto cruzado que, según dijo, “está promoviendo la oposición”. Significa que se exhorta a los electores a optar por el candidato de un partido para la presidencia o para la jefatura capitalina y por otro partido distinto para la alcaldía, un peligro que lleva tiempo tratando de conjurar Morena.

Gálvez también ha elegido la ciudad este martes, con un mitin en la alcaldía Álvaro Obregón, que combina zonas acomodadas con algunas de las más pobres de la ciudad, como las Golondrinas, donde los modos caciquiles restan libertad al voto según quien sea el dueño de cada barrio. Como sus contrincantes, la candidata, tocada con una gorra, ofreció un mitin con Taboada y Lía Limón. “Vamos a ganar para ayudar a los que menos tienen”, les dijo. “Vota PAN, vota PRI, vota PRD”. Un color para el gusto de cada barrio.

Con algunas sonadas deserciones enfoca el tercer partido sus esfuerzos en la capital de la mano de Salomón Chertorivski. A Movimiento Ciudadano se le ha urgido la pasada semana a declinar sus fuerzas en favor de la coalición opositora, pero recibieron una sonora negativa por parte de Jorge Álvarez Máynez, que se presentó en el último debate presidencial y lo abordó con solvencia. Sin embargo, Esther Mejía Bolaños, candidata naranja por la alcaldía Álvaro Obregón, la misma que ha visitado Gálvez y que tiene alrededor de 760.000 habitantes, decidió dar ese paso y declinar, pero lo hizo a favor de Morena. Y en directo, durante la transmisión del debate electoral de su alcaldía. Movimiento Ciudadano confía en que sus magras expectativas en la capital experimenten un alza con el voto oculto. Pero igual que la sorpresa que dio Mejía Bolaños, es posible que el voto oculto se vaya a otro lugar.

Con una ola de calor a la que los capitalinos no están acostumbrados, van despidiendo los candidatos de todos los niveles la campaña en la Ciudad de México, un territorio incierto que impele a echar toda la carne en el asador. En la capital no sirven los lemas sencillos, puesto que en ella conviven la pobreza extrema con una nutrida clase media y hay que afinar el mensaje para convencer a cada quien. No todo está dicho en el corazón de México y el resultado del 2 de junio será uno de los más interesantes de toda la República.

Suscríbase a la newsletter de EL PAÍS México y al canal de WhatsApp electoral y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país.

Sobre la firma

Carmen Morán Breña
Trabaja en EL PAÍS desde 1997 donde ha sido jefa de sección en Sociedad, Nacional y Cultura. Ha tratado a fondo temas de educación, asuntos sociales e igualdad. Ahora se desempeña como reportera en México.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_