_
_
_
_

La fiscalía apunta al secuestro exprés del obispo Salvador Rángel para robarle dinero

Obispo emérito de Chilpancingo, Rangel estaba desaparecido desde el sábado, según había alertado este lunes la Conferencia del Episcopado Mexicano, que luego ha informado de su ubicación en un hospital de Cuernavaca. El religioso había mediado en las últimas treguas del crimen en Guerrero

Salvador Rangel Mendoza en Chilpancingo (Estado de Guerrero), en febrero de 2022.
Salvador Rangel Mendoza en Chilpancingo (Estado de Guerrero), en febrero de 2022.Teresa de Miguel
Pablo Ferri

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) ha informado esta tarde de que el obispo emérito de Chilpancingo, Salvador Rangel, ha sido localizado en el Hospital General Doctor José G. Parres, en la ciudad de Cuernavaca. “Agradecemos profundamente a todas las autoridades y personas que colaboraron en su búsqueda. En cuanto se tenga más información sobre su estado de salud y las circunstancias de su localización, se dará a conocer oportunamente”, ha dicho la organización en un comunicado. Horas antes, la CEM había alertado a la sociedad de su desaparición, señalando que el obispo emérito estaba ausente desde el sábado. El fiscal de Morelos, Uriel Carmona, ha informado esta tarde que “preliminarmente lo que tenemos es que podría haberse tratado de un secuestro exprés”.

El fiscal de Morelos, Uriel Carmona, visita en el hospital al obispo Salvador Rangel, la tarde del lunes en Cuernavaca.
El fiscal de Morelos, Uriel Carmona, visita en el hospital al obispo Salvador Rangel, la tarde del lunes en Cuernavaca.Fiscalía de Morelos

Rangel es una figura destacada en la Iglesia mexicana, por su papel de mediador entre los grupos criminales de Guerrero. Durante años, el obispo emérito ha hablado con líderes criminales de diferentes puntos del Estado, tratando de atajar las crisis de violencia que han azotado su geografía. La última vez fue a principios de año, cuando medió entre Los Tlacos y Los Ardillos para detener la ola de inseguridad que atenazaba a Chilpancingo, rehén de la pelea de ambos grupos por el control de las rutas de transporte.

Por lo menos hasta entonces, Rangel era cercano al líder de Los Ardillos, Celso Ortega. En una entrevista con este diario en 2022, defendía a Ortega y Los Ardillos, que dibujaba como un grupo que actuaba de acuerdo a un código, una lógica. “Conozco a estos señores [Los Ardillos]”, decía. “Que los acusen de un secuestro. No hay. De cobro de piso. No hay. Sí, ha habido asesinatos. Y yo pido explicación, por qué. Y me las dan (...) Yo no me puedo meter, pero lo que veo es más orden, más disciplina”, añadía.

De la misma manera, Rangel ha sido muy crítico con el líder del grupo contrario, Los Tlacos, Onésimo Marquina, alias Necho. No le gustaba y hablaba mal de él abiertamente. Según su visión del conflicto en la región centro de Guerrero, Chilpancingo y la parte serrana entre la capital y la región de Tierra Caliente, Los Tlacos representaban lo poco fiable, nada que ver con Los Ardillos. Para el obispo emérito, parte de la violencia que ha sacudido la parte centro de Guerrero en los últimos dos años nace del apoyo que Los Ardillos le dieron al PRI en la última campaña electoral. Ante la victoria de Morena, Los Ardillos habrían caído en desgracia. Los Tlacos habrían tratado de aprovechar la situación y los primeros habrían contestado a sangre y fuego.

Gracias a su intervención y la de otros religiosos, caso del sacerdote Filiberto Velázquez, que dirige un centro de derechos humanos en Chilpancingo, Ardillos y Tlacos alcanzaron una tregua en enero. En una lógica de buscar pactos, otros religiosos de Guerrero, los cuatro obispos que trabajan en la entidad, trataron de que Los Tlacos y La Familia Michoacana, enfrentados en la región de Tierra Caliente y la zona serrana del centro, dejarán de batallar entre ellos. En un primer momento, esa tregua fracasó, asunto que el obispo emérito comentó ampliamente en entrevistas a diferentes medios.

En conversación con este diario en ese contexto, Rangel aseguró que andaba trabajando con los grupos criminales de la Costa Grande, al norte de Acapulco, para tratar de llegar a entendimientos parecidos. Rangel decía entonces que estaba amenazado, y llegó a asegurar que estaba “sentenciado a muerte”. El religioso no dio detalles entonces de a qué se refería.

Suscríbase a la newsletter de EL PAÍS México y al canal de WhatsApp y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país.


Sobre la firma

Pablo Ferri
Reportero en la oficina de Ciudad de México desde 2015. Cubre el área de interior, con atención a temas de violencia, seguridad, derechos humanos y justicia. También escribe de arqueología, antropología e historia. Ferri es autor de Narcoamérica (Tusquets, 2015) y La Tropa (Aguilar, 2019).
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_