_
_
_
_
_

Otro golpe a las mujeres buscadoras en México: secuestran a Lorenza Cano Flores y asesinan a su hijo y esposo en Salamanca

La mujer, de 55 años, originaria del Estado de Guanajuato, había emprendido la búsqueda de su hermano, José Francisco Cano Flores, desaparecido el 17 de agosto de 2018

Lorenza Cano Flores, en una imagen difundida en redes sociales.
Lorenza Cano Flores, en una imagen difundida en redes sociales.
Erika Rosete

Lorenza Cano Flores, una mujer de 55 años, que desde 2018 se había dedicado a la búsqueda de su hermano, José Francisco Cano Flores, desaparecido el 17 de agosto de 2018, ha sido secuestrada la noche del lunes, después de que un comando armado entrara en su casa, en Salamanca, Guanajuato, y asesinara a su esposo y a su hijo que, presuntamente, trataron de evitar que se la llevaran. El colectivo al que pertenecía Cano Flores y su hija ha emitido la ficha de búsqueda y asegura que las autoridades locales y estatales tienen ya el reporte de los hechos. Exigen la aparición de Cano Flores con vida.

La noche del lunes, un reporte de varias detonaciones de arma de fuego fue atendido por las autoridades de Salamanca, en Guanajuato, según reportaron medios locales. Se trató del asesinato a balazos de dos hombres en el interior de una casa por un comando armado que entró a la fuerza para llevarse a Cano Flores. Según la información reportada, los hombres asesinados son Miguel y Miguel Ángel, esposo e hijo de la buscadora, que trabajan en Estados Unidos, pero se encontraban de visita en el Estado. Las primeras versiones apuntan a que trataron de evitar que se llevaran a la mujer.

El colectivo Salamanca Unidos Buscando Desaparecidos ha compartido la ficha de búsqueda de Cano Flores y ha llamado a las autoridades a que hagan lo necesario para encontrar a su compañera. Algunas mujeres integrantes del grupo, han manifestado temer ellas también por sus vidas y por las de sus familiares. La buscadora y su hija se habían unido al colectivo en 2018, cuando su hermano y uno de sus tíos habían sido reportados como desaparecidos.

La Fiscalía de Guanajuato ha emitido un comunicado en el que informa que “mantiene los trabajos de investigación para esclarecer los homicidios” y el secuestro: “Los avances se darán a conocer siempre y cuando no se ponga en riesgo la integridad física de la víctima”, aseguran. Jesús Oviedo, el secretario de Gobierno del Estado, aseguró que hay protocolos de búsqueda en marcha para dar con la activista. Hasta la tarde de este miércoles, el Gobierno municipal de Salamanca, una de las ciudades más castigadas por la violencia, y epicentro de estos acontecimientos, no ha emitido ningún pronunciamiento.

Ceci Flores, una de las figuras más visibles del movimiento de madres buscadoras en México, se ha solidarizado con el caso y ha publicado un video en sus redes sociales dirigiéndose al grupo delincuencial que podría tener retenida a Cano: “Este video es para pedir e implorar por la vida de Lorenza Cano. Les pedimos que sean piadosos, que no le quiten la vida, que ella lo único que hacía era buscar a sus desaparecidos”. En julio pasado, Flores y la buscadora Delia Quiroa optaron por pedirle permiso al narco para desenterrar a sus muertos. “Lo que queremos es que nos respeten la vida y nos dejen buscar a nuestros familiares, que no sigan desapareciendo personas y, por último, que los cárteles pacten entre ellos una paz”, declaraban.

Guanajuato rebasado por la violencia

El Estado ha concentrado algunos de los más recientes hechos de violencia que han sacudido al país. Hace solo unas semanas, en diciembre pasado, la masacre en Salvatierra, Guanajuato, dejó a 12 jóvenes asesinados por un comando armado, mientras celebraban una posada navideña. Con un día de diferencia, en una barbería del centro de Salamanca, hombres en una motocicleta atacaron a balazos el local, asesinado a cuatro personas, en una zona cercana al mercado municipal, muy transitada y conocida. Antes, a principios de diciembre, los cuerpos de cinco estudiantes fueron encontrados en Celaya, cerca de la Universidad de Guanajuato, con “muestras de violencia” y marcas de balas.

Durante los primeros días del año, el Estado volvió a dar pruebas de la violencia que tiene lugar en su territorio, cuando la detención de tres presuntos criminales en la región del Bajío destapó el terror en la entidad, particularmente en el triángulo que forman Celaya, Juventino Rosas y Salamanca, sede de una las principales refinerías de México. Viajeros y conductores compartieron videos de vehículos ardiendo en diferentes carreteras de la zona. Además, criminales asesinaron a un bombero, que iba en camino a atender uno de los incendios.

Durante 2023 el crimen organizado también mostró su alcance hacia mujeres como Lorenza Cano, que buscan a sus familiares desaparecidos. En julio, la activista Catalina Vargas —madre que buscaba a su hijo desaparecido— fue reportada también por su desaparición, solo dos meses después de que la madre buscadora Teresa Magueyal fuera asesinada. La ONU ya ha alertado de la espiral de violencia hacia las rastreadoras en esta entidad.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Erika Rosete
Es periodista de la edición mexicana de EL PAÍS.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_