_
_
_
_

Detenido un hombre por arrojar cemento al nuevo ahuehuete de Paseo de la Reforma

Las autoridades afirman que el arrestado también causó daños en el sistema de riego del árbol

El hombre detenido por echar cemento al ahuehuete de Paseo de la Reforma.Foto: SSC | Vídeo: RR SS
Rodrigo Soriano

La Secretaría de Seguridad Ciudadana ha detenido este lunes a un hombre por arrojar cemento a los alrededores del nuevo ahuehuete, plantado el pasado viernes en el Paseo de la Reforma. Los agentes llegaron al lugar después de ver la escena en las cámaras de vigilancia. El ahuehuete, de 12 metros de altura, sustituye a otro ejemplar de la misma especie que estuvo en la misma rotonda del corazón de Ciudad de México desde el año pasado.

El detenido saltó la cerca de metal que rodea al árbol y que trata de prevenir este tipo de daños. Las autoridades mantendrán esta protección hasta que pase la siguiente temporada de frío y prevén quitarlo a partir del mes de marzo o de abril de 2024. El anterior ahuehuete fue un motivo de polémica entre la Secretaría de Medioambiente de Ciudad de México (Sedema) y los especialistas. Mientras que la oficina gubernamental aseguraba que el árbol desplantado se encontraba en “periodo de adaptación”, los expertos advertían de que corría riesgo de secarse si no existía un cuidado adecuado que se garantizase la oxigenación, la hidratación y la entrada de nutrientes.

La secretaria de la Sedema, Marina Robles, informó a principios de marzo que el ahuehuete sería sustituido por el que ahora preside la rotonda, ya que el árbol no consiguió recuperar el verde que tenía cuando lo plantaron. La decisión concluía con los meses de confrontamientos políticos entre la oposición, que mantenía que el árbol había muerto, y el Gobierno capitalino, que continuaba aferrada a la esperanza de que volviera su verdor. El especialista Saúl Alcántara comentaba a EL PAÍS que cualquier intento por salvar el antiguo ejemplar era una causa perdida.

La plantación del ahuehuete el pasado viernes venía acompañada del anuncio de una serie de acciones arquitectónicas para el lugar. “Ya se hicieron varias labores de incorporación de suelo, de riego e iluminación que finalmente es un complemento para la vista de la glorieta y para la estabilidad del ahuehuete. Poner un jardín no es nada más poner plantas, sino generar espacios que, en este caso, será un santuario para los polinizadores”, comentó Óscar Jiménez, arquitecto paisajista de la empresa Jardines de México.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Rodrigo Soriano
Es periodista de EL PAÍS en la redacción de Ciudad de México. Estudió Periodismo en la Universidad de Valencia y es máster por la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_