La desigualdad en la conexión móvil en México: pagan más los que menos tienen

El precio por ‘gigabyte’ es de hasta el doble cuando las recargas para celulares son menores de 30 pesos

Una mujer hace uso de su teléfono celular afuera del Estadio Olímpico Universitario, en Ciudad de México.
Una mujer hace uso de su teléfono celular afuera del Estadio Olímpico Universitario, en Ciudad de México.Hector Vivas (Getty Images)

María Pérez reconoce que se ha vuelto dependiente de su teléfono celular para poder estar comunicada con amigos y familiares. Cada semana, en promedio, hace una recarga de 30 pesos (1,5 dólares) en una tienda de conveniencia cerca de su casa. “A veces le hago más recargas, pero nunca le pongo mucho saldo, es para lo que me alcanza”, explica.

Pero Pérez, al igual que millones de usuarios en México, está pagando el doble por permanecer conectada, según indica un análisis realizado por la consultoría especializada en telecomunicaciones, The Competitive Intelligence Unit (CIU). En promedio, los usuarios que pertenecen al esquema de prepago —basado en recargas para poder acceder al servicio— de alto consumo, pagan 83 pesos (unos cuatro dólares) por gigabyte (GB) con los operadores tradicionales como Telcel, AT&T y Movistar, mientras que los usuarios de bajo consumo, es decir, quienes hacen recargas menores a 30 pesos, pagan el doble, es decir, hasta 200 pesos por GB acumulado en cada recarga.

El esquema de recargas es el rey de las conexiones móviles en México. De las más de 127 millones de líneas que tenía registradas el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) al segundo trimestre de 2021, 82,1% pertenecen al mercado de prepago, es decir, 104,9 millones de líneas. De este gran total, 84,9 millones de líneas realizan recargas de bajo consumo, por lo que buena parte de los usuarios están haciendo un pago mayor por permanecer conectados.

Ernesto Piedras, director de The CIU, explica que el sobreprecio a los usuarios de menor poder adquisitivo obedece a que no existen condiciones efectivas de competencia, sobre todo con el operador que más usuarios tiene, que es Telcel, propiedad de América Móvil, de Carlos Slim. “Tendría que haber una mayor regulación para que este efecto no se dé, dada la importancia de la comunicación a través de dispositivos”, comenta.

Mientras que al hacer una recarga de 30 pesos para una línea de Telcel tiene un costo de 204 pesos por GB, una recarga de 30 pesos en Movistar ubica el costo de GB en 76 pesos, mientras que con AT&T el precio es de 102 pesos por GB. Sin embargo, los mexicanos cada vez hacen más uso de sus datos. Tras la pandemia por el coronavirus, los usuarios incrementaron 15,1% el consumo de datos móviles, consumiendo casi 4 GB al mes, con contraste con el GB que se consumía en promedio hace dos años.

Caso contrario, los operadores móviles virtuales (OMV) que no cuentan con infraestructura propia, pero que ofrecen planes de conexión a bajo costo en el país, ofertan el menor costo por GB. Una recarga de 30 pesos con alguno de los 14 OMV que existen en México tiene un costo de 6,67 pesos por GB (menos de un dólar). Sin embargo, hasta el segundo trimestre, solo cinco millones de usuarios cuentan con una línea operada por un OMV.

“Los consumidores de servicios móviles experimentan una mejora significativa en su bienestar, al obtener por un precio más bajo, una mayor cantidad de servicios”, comenta Piedras. María no ha considerado cambiar de operador, pues asegura que, aunque le salga un poco más caro, la facilidad de hacer recargas y la cobertura es lo más importante. “Si pierdo señal no sirve, por eso me quedo con el de siempre”, finaliza y comprueba que los 30 pesos que hizo de recarga se reflejen en su servicio.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Darinka Rodríguez

Periodista nacida en Iztapalapa, en Ciudad de México. Es licenciada en Comunicación y Periodismo por la Universidad Nacional Autónoma de México (2006-2010). Formó parte del equipo de Verne México desde julio de 2017 y en 2021 se sumó a la redacción de EL PAÍS México. Le apasiona andar en bicicleta.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS