Vacunación Baja California

Baja California tendrá a toda su población mayor de 18 años vacunada en 10 días

El Estado es el primero en lograr una inmunización casi universal, como parte del proyecto para abrir las fronteras con Estados Unidos

Decenas de personas esperan en fila para ser vacunadas contra la covid-19 en Tijuana, Baja California, el pasado 12 de junio.
Decenas de personas esperan en fila para ser vacunadas contra la covid-19 en Tijuana, Baja California, el pasado 12 de junio.Omar Martínez / Cuartoscuro

Baja California será el primer Estado vacunado contra la covid-19. Todos sus habitantes mayores de 18 años recibirán en 10 días la inmunización como parte del plan para abrir la frontera con Estados Unidos. El biológico Jannsen (filial de Johnson & Johnson), de una sola postura, donado por el país vecino cuenta con 1.350.000 dosis para ese propósito. El Estado suma 3,7 millones de habitantes, pero parte de ellos ya recibieron su dosis, como en el resto del país. Así lo ha anunciado esta mañana el presidente, Andrés Manuel López Obrador, en su conferencia y ha sido la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez, la encargada de presentar el plan. Ni el canciller Ebrard ni el subsecretario de Salud López-Gatell.

Más información

El subsecretario de Salud sí comunicó hace días que el repunte que se está viviendo en las zonas turísticas del país, como Quintana Roo y otros Estados de la península de Yucatán y colindantes, así como en Baja California y Baja California Sur se hacía acreedor de un reparto privilegiado de las vacunas en estos momentos, tal y como ocurrió en su día con zonas muy afectadas, caso de la capital y el Estado de México. Tijuana, Ensenada, Rosarito, Tecate y Mexicali comenzarán ya con la vacunación, así como las islas de Guadalupe, Cedros y también San Quintín, ha dicho el presidente. Avanza, pues, el plan para inmunizar a los 39 municipios colindantes con Estados Unidos, una frontera de marcado perfil económico entre ambos países.

Respecto a Quintana Roo, donde están algunas de las joyas del turismo mexicano, como Cancún, López Obrador ha señalado que ya se ha completado la primera dosis entre los mayores de 40 años y que de inmediato comenzará la siguiente edad, los de 30 a 39. El sector turístico se ha visto muy dañado en todo el mundo, sin que México constituya una excepción, y el rebrote experimentado en estos días, que ya manifestaban en Semana Santa, tiene ahora su respuesta en los planes de vacunación gubernamentales.

Llegada de un cargamento de vacunas de Johnson & Johnson donadas por EE UU al aeropuerto internacional de Toluca el 15 de junio.
Llegada de un cargamento de vacunas de Johnson & Johnson donadas por EE UU al aeropuerto internacional de Toluca el 15 de junio.PRESIDENCIA DE MÉXICO / Reuters

En lo que se refiere a Baja California, el trasiego de ciudadanos estadounidenses es considerable, por el ocio y por el negocio. Cervezas, farmacias, dentistas y juego, lo convierten en un lugar transitado por los vecinos, que encuentran buenos precios y solaz en ciudades como Tijuana. En este Estado se espera aplicar a razón de 126.000 o 162.000 dosis diarias. En total, México registra 2,4 millones de contagiados en esta pandemia y más de 230.000 fallecidos, siempre con cifras oficiales, lo que supone que son muchos miles más por el subregistro reconocido.

El país avanza a dos velocidades en esta crisis vírica, que además se van intercambiando. Unas veces son unos los Estados que se declaran en verde, es decir, con la pandemia embridada, y más tarde son otros. La Ciudad de México ya ha alcanzado el color verde y su actividad va recuperando poco a poco la normalidad. Sin embargo, Estados como Campeche, de los primeros en anunciar que el alumnado volvía a las escuelas, hubo de dar marcha atrás tras situarse de nuevo en color amarillo. Volvieron las clases en línea. La península de Yucatán ha pasado de ser una zona de esperanza a recular en el color del semáforo, lo que obliga a tomar distancia de nuevo con la vida normal. Las autoridades sanitarias han recomendado que se extremen las precauciones, sobre todo que se frenen las actividades que impliquen el aglomeramiento de personas, algo que no se tuvo muy en cuenta en la Semana Santa, con los bares y discotecas a toda marcha. La economía siempre ha jugado su carta frente a la pandemia en estas zonas turísticas. Pero un receso en la enfermedad puede dar al traste con el respiro que presumían los negocios hoteleros.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50