México espera un primer envío de 200.000 dosis de la Sputnik V la próxima semana

El Gobierno acelera la aprobación de la vacuna rusa, después de que el país rebasara el umbral de las 150.000 muertes por coronavirus

Una trabajadora sanitaria sostiene una dosis de la Sputnik V, la vacuna rusa.
Una trabajadora sanitaria sostiene una dosis de la Sputnik V, la vacuna rusa.ALEXANDER NEMENOV (AFP)

México espera la llegada de las primeras 200.000 dosis de la vacuna rusa para la próxima semana, ha dicho el Gobierno este martes. La adquisición del fármaco de Rusia se ha vuelto un asunto prioritario para el país, que busca diversificar sus opciones ante la escasez mundial de vacunas y que atraviesa el momento más delicado desde el inicio de la pandemia, al rebasar ya las 150.000 defunciones por covid-19, según los últimos datos oficiales.

“[La llegada de las vacunas] abre una nueva esperanza”, ha dicho este martes Juan Antonio Ferrer, director del Instituto de Salud para el Bienestar, la apuesta de esta Administración para dar cobertura sanitaria a los 33 millones de mexicanos que no tienen seguridad social. La Sputnik V necesita de dos aplicaciones, por lo que se espera que este primer embarque beneficie a 100.000 personas. Ferrer no ha detallado qué día se recibirá el envío porque aún se están definiendo los protocolos de seguridad para el traslado y se están negociando los contratos que, según el funcionario, se finiquitarán “en las próximas horas”.

El Gobierno anunció el lunes que había pactado la compra de 24 millones de dosis de la vacuna, después de que Andrés Manuel López Obrador y su homólogo ruso, Vladimir Putin, sostuvieran una llamada telefónica. Ya desde la semana pasada, el Gobierno adelantó que esperaba recibir entre el 25 y el 29 de enero 400.000 dosis de la Sputnik V, un cálculo que no podrá cumplirse ante las dificultades logísticas. “Lo deseable y aparentemente posible es que empecemos a tener la vacuna de forma inmediata, acabando el mes de enero”, señaló Hugo López Gatell, el portavoz para la pandemia, en el último informe diario sobre el virus.

López-Gatell viajó a principios de año a Argentina, donde ya se está administrando la Sputnik V, para avanzar en las negociaciones con una delegación del Kremlin, ante las dudas que las propias autoridades sanitarias mexicanas tenían por la falta de información de la Sputnik V publicada en occidente. La caída en la producción del prototipo de Pfizer y la llegada hasta finales de marzo próximo de la vacuna desarrollada por AstraZeneca, ya aprobada en México, obligó al Gobierno a buscar otras alternativas para seguir con su campaña de vacunación. Las gestiones para adquirir y aprobar la vacuna rusa se han acelerado en las últimas semanas, pero no se han concretado, ha confirmado a este diario la Secretaría de Salud.

El presidente mexicano, que dio a conocer el pasado fin de semana que se había contagiado de covid-19, se recupera poco a poco de la enfermedad y sigue atendiendo cuestiones prioritarias mientras está en reposo en el Palacio Nacional. “Ha estado en confinamiento, se encuentra fuerte”, ha dicho Olga Sánchez Cordero, la secretaria de Gobernación (Interior). Sánchez Cordero ha agregado que la salud del presidente son “datos sensibles” y que se reservará información para respetar su privacidad.

El contagio de López Obrador y del magnate Carlos Slim es para muchos un reflejo de la complicada situación que atraviesa el país, el cuarto con más muertes en términos absolutos del mundo. El peor momento de la epidemia ha llegado tras los festejos navideños y en un punto en el que el flujo de vacunas de laboratorios en Occidente ha presentado imprevistos. Se espera que la vacuna china de CanSino, que realiza ensayos clínicos en el país desde noviembre, también se apruebe en los próximos días.

En el caso de la Sputnik V, la aprobación se apoyará en el expediente que ya habían revisado las autoridades sanitarias argentinas e incluirá información sobre la última fase de ensayos clínicos de la vacuna rusa, que está aún pendiente de publicación en una revista científica internacional. La vacuna rusa reporta un 91% de efectividad y más de 50 países han establecido contacto con Moscú para tener acceso a ella, al menos una docena ya ha autorizado su uso. La polémica que ha rodeado a la Sputnik V es que no se había hecho público su protocolo de investigación, además de críticas de que se había probado en muy pocos voluntarios antes de empezar a distribuirse.

La decisión de las autoridades sanitarias mexicanas es que la necesidad de conseguir la vacuna debe ser el criterio prioritario, por encima de las dudas. Otros países latinoamericanos han optado por una decisión similar, el Kremlin tiene acuerdos de intención de compra con países como Paraguay, Bolivia y Brasil. A la espera de la tercera aprobación de un fármaco para prevenir el coronavirus, el país espera administrar al menos cuatro vacunas en el primer trimestre de 2021: la de Pfizer, la Sputnik V, la de CanSino y la de AstraZeneca. El objetivo es inmunizar a más de 14 millones de mexicanos entre enero y marzo, con la expectativa de que el proceso de vacunación se acelere a partir de mediados del próximo mes.

Sobre la firma

Elías Camhaji

Es reportero en México de EL PAÍS. Se especializa en reportajes en profundidad sobre temas sociales, política internacional y periodismo de investigación. Es licenciado en Ciencia Política y Relaciones Internacionales por el Instituto Tecnológico Autónomo de México y es máster por la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS