La crisis del coronavirus

Crisis en Ciudad de México: la escasez de apoyos dificulta la recuperación económica frente a la pandemia

Las ayudas que el Gobierno local ha ofrecido son muy bajas en comparación con otras ciudades del mundo

Una vendedora de vestidos para novias y quince años protesta en las calles del centro de la Ciudad de México.
Una vendedora de vestidos para novias y quince años protesta en las calles del centro de la Ciudad de México.ALFREDO ESTRELLA / AFP

Con más de 20.000 muertes por coronavirus, Ciudad de México es la ciudad del país, por mucho, más afectada por la pandemia. Para sus habitantes, las calles vacías son irreconocibles. Mientras los hospitales se desbordan en el pico máximo de admisiones y el personal médico suplica que se suministre el equipo necesario para operar, los negocios mueren diariamente debido a una suerte de segundo confinamiento obligatorio. El Gobierno de la ciudad, sin embargo, ha seguido la línea federal, al ofrecer apoyos económicos que los afectados consideran insuficientes y que, en comparación con otras ciudades de México y del extranjero, hacen que la capital salga mal parada.

Un estudio publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) recopila los montos otorgados en apoyos económicos por diferentes ciudades del mundo, así como acciones tomadas. Ciudades que dependen en gran parte del turismo, como París y Tokio, abrieron programas que atacan el altísimo desempleo en este sector, desde la hostelería hasta el arte y el entretenimiento. En la Ciudad de México, sin embargo, a estas actividades económicas no se han ofrecido apenas apoyos, agravando la caída de su producto interno bruto (PIB). Las ayudas que el Gobierno de Claudia Sheinbaum ha entregado en los últimos 10 meses son tan pequeños como 832 pesos (42 dólares) mensuales a menores de edad que perdieron a un padre o madre por la covid-19, hasta un máximo de 5.282 pesos (268 dólares) como seguro de desempleo a un padrón limitado de beneficiarios.

El resto de los apoyos se cortaron con la misma tijera que los apoyos del Gobierno federal, de Andrés Manuel López Obrador. Empresas de la ciudad pudieron aplicar a un “microcrédito” de 10.000 pesos (508 dólares), y los padres de familia recibieron “adelantos” pequeños para gastar en útiles escolares. Su estrategia para mantener la economía a flote y crear empleos se centró en impulsar las inversiones en infraestructura que ya estaban planeadas en la Administración. Como consecuencia, el sector de servicios sufrió un fuerte golpe. El PIB de la entidad, la que más aporta al ingreso nacional, cayó un 16% en el tercer trimestre del año pasado y se estima que al cierre de 2020, la contracción económica sea de 6,8%.

“El apoyo ha existido, pero ha sido un tanto limitado,” dice Héctor Magaña, profesor de la Escuela de Negocios del Tec de Monterrey, “lo hemos visto recientemente en los datos de empleo del sector formal en donde hubo contracciones importantes del número de pequeñas y medianas empresas que se ubican particularmente en la Ciudad de México”.

En respuesta a una petición de comentario por parte del Gobierno de la ciudad, la oficina de comunicación envió a EL PAÍS un documento detallando todas las acciones tomadas en apoyo a la economía por la pandemia, sin emitir un comentario.

Capitales del mundo

La oferta cultural de la ciudad es uno de sus principales atractivos turísticos. Es una de las capitales con más museos en el mundo y una de las ofertas más variadas en entretenimiento, con teatros y parques de diversiones. Sin embargo, y a diferencia de otras capitales del mundo, el gobierno de la ciudad no ofreció apoyos a empleados en estos sectores. París, de acuerdo con el reporte publicado por la OCDE, canalizó ayudas directas a artesanos, empresas culturales y jóvenes empresas innovadoras por un monto de 6 millones de euros (7,3 millones de dólares) y otros 5 millones de euros (6 millones de dólares). En Ciudad de México, en contraste, las empresas de cultura y entretenimiento no recibieron apoyos y algunos artesanos, aquellos de origen indígena, podían aplicar a una ayuda única de 1.500 pesos (76 dólares) el año pasado.

Madrid aprobó un plan de recuperación de instituciones y actividades culturales, llamado “Plan Aplaude Madrid”, dotado con 7,5 millones de euros (9 millones de dólares) para subvencionar a los espacios dedicados al arte contemporáneo, el performance y el intercambio cultural. El Ayuntamiento prorrogó una rebaja del 25% del Impuesto Inmobiliario y del Impuesto de Actividades Económicas y, para crear empleos, destinarán 2,2 millones de euros (2,7 millones de dólares) para renovar un teatro y un centro cultural, ambos emblemáticos de la ciudad. En la Ciudad de México, el Gobierno solo condonó el pago de impuestos de 658 negocios ubicados en el Centro Histórico, y solo por el mes de enero.

Londres, en el Reino Unido, también destinó 2,6 millones de euros (3,2 millones de dólares) para rescatar los centros culturales y las industrias creativas. Tokio, la capital nipona, desarrolló un programa subsidiado que empareja hoteles que ofrecen instalaciones de teletrabajo con empleados que no pueden teletrabajar en casa, diseñado para mantener a flote al sector hotelero.

Incluso dentro de la misma República Mexicana, la Ciudad de México otorgó menos ayudas en comparación con las otras dos grandes entidades, en términos de población de sus ciudades capitales. En Nuevo León, el Gobierno estatal condonó el impuesto sobre la nómina de empresas que lo requirieran y ofreció créditos de hasta un millón de pesos (50,800 dólares) por empresa. A los espacios culturales y centros de educación artística, ofreció un apoyo económico específico. En Jalisco, el Ejecutivo local ofreció créditos, como lo hizo la Ciudad de México, pero los montos fueron mucho mayores, alcanzando los 190 mil pesos (9,700 dólares) por empresa. Los gobiernos de ambas entidades, las cuales concentran la segunda y tercera ciudad más grande del país, pertenecen a la oposición política de Morena, el partido en el poder en Ciudad de México y a nivel federal.

De acuerdo con un reporte de la firma consulta PwC, el sector de entretenimiento podría contraerse este año un 6,4% en el país, mayor a la contracción de 5.6% proyectada a nivel global.

Sheinbaum cede ante la presión

Semanas antes de Navidad, el número de contagios y hospitalizaciones subió a niveles alarmantes en la Ciudad de México, por lo que el Gobierno obligó de nuevo al cierre de establecimientos no esenciales incluyendo restaurantes, actividad que emplea a 2,1 millones de personas directa e indirectamente. Los restauranteros respondieron con presión al Gobierno, incluso anunciando que a pesar de las restricciones por la pandemia abrirían sus locales.

El Ejecutivo respondió, primero, ofreciendo el diálogo. En una reunión con los titulares de economía, turismo y gobierno de la Ciudad de México, representantes de los dueños de restaurantes acordaron abrir en horas reducidas y exclusivamente con mesas al aire libre. Después, el Gobierno anunció apoyos en efectivo únicos, los primeros desde que empezó la pandemia, de 2.200 pesos (unos 110 dólares) por trabajador. Los apoyos suman 220 millones de pesos (11 millones de dólares). Al igual que los otros programa de apoyo, este se agotó en un par de días.

“A raíz de las protestas que realizó el sector restaurantero, el gobierno realizó un apoyo de emergencia para las personas que laboran dentro de esta industria,” apunta Magaña, “sin embargo, el resto de las industrias, particularmente sector de los servicios tanto de alojamiento como de entretenimiento y esparcimiento, no están contemplados”.

La Cámara de Comercio Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope CDMX) calcula que el impacto económico por las ventas no realizadas de marzo del 2020 a la fecha suma más de 155.250 millones de pesos. En un comunicado, la asociación propone al gobierno siete acciones específicas, entre ellas la condonación de impuestos locales y establecer un protocolo que acredite a las empresas que se aseguren que sus empleados no son portadores del coronavirus. “Lo anterior resulta preciso para mantener condiciones mínimas de estabilidad económica, empleos e inversiones,” dice el comunicado.

En línea con el Ejecutivo federal

La estrategia de seguir adelante con proyectos de infraestructura como apuesta a la creación de trabajos durante la pandemia del Gobierno de Sheinbaum va en línea con la estrategia nacional del presidente López Obrador, dice Magaña. “En el caso particular de México, es uno de los países que menos apoyo ha destinado al manejo económico de la pandemia. En América Latina tenemos un promedio de 5,1% del PIB en ayudas y en México, los apoyos destinados apenas alcanzan alrededor del 1 por ciento del PIB.”

“La economía de la Ciudad México refleja la situación actual del país, se encuentra una recesión importante,” apunta Magaña. “Es posible que conforme vaya avanzando la campaña de vacunación, esta economía tenga un repunte importante, pero so se va a recuperar en el siguiente año a los niveles que teníamos previos a la pandemia. Tardará, efectivamente, entre 3 y 4 años recuperarse,” agregó.

Más información