Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guatemala negocia con Washington convertirse en tercer país seguro

El Gobierno de Morales cree que el acuerdo, que implicaría que los migrantes salvadoreños y hondureños permanecerían en el país centroamericano mientras EE UU decide si les da asilo, sería "positivo"

Un grupo de migrantes centroamericanos cruza de Guatemala a México.
Un grupo de migrantes centroamericanos cruza de Guatemala a México. AP

El Gobierno guatemalteco, en coordinación con sus pares estadounidenses, evalúa la posibilidad de convertirse en un tercer país seguro en apoyo a la política migratoria de Donald Trump, según ha anunciado este martes el ministro de Gobernación (Interior), Enrique Degenhart, que agregó que, de concretarse la medida —que implicaría que los migrantes de El Salvador y Honduras permanecerían en Guatemala mientras Washington decide si les concede el asilo— sería un paso "positivo" para el país centroamericano. Su vecino del norte, México, de momento ha esquivado la exigencia de Estados Unidos de convertirse en tercer país seguro, aunque ha admitido que, si no logra frenar el flujo de migrantes de forma drástica, se verá abocado a negociar ese punto.

Tratando de quitar hierro al asunto, el titular guatemalteco de Gobernación ha subrayado que, de concretarse, no sería un hecho aislado. “Hemos firmado convenios que permiten generar una plataforma legal para operar en forma concreta. Ni siquiera tenemos un nombre específico para el plan, aunque sí objetivos claros: viabiliza el combate directo a las estructuras criminales del tráfico de personas”, ha agregado Degenhart. El ministro hizo énfasis en la decisión de enfrentar con firmeza lo que denominó “la oferta criminal” de las bandas de tráfico de personas y subrayó que, por ahora, no hay ningún pacto con Washington. Horas antes, Trump había anunciado que Guatemala se prepara para firmar un acuerdo de tercer país seguro con su Administración.

En la mesa de diálogo con el gigante norteamericano está también el apoyo para que los guatemaltecos no se vean en la necesidad de emigrar. Además, la mano derecha de Jimmy Morales para Interior viajará esta misma semana a Estados para conocer la tecnología de las pruebas de ADN, a la que se someterán los niños que no vengan acompañados por sus padres o cuando el parentesco resulte dudoso. “Los menores podría ir secuestrados o robados en una ruta tan peligrosa como la que utilizan para viajar hasta EE UU”, ha puntualizado Degenhart. Según sus datos, hay casos de niños que han viajado de esta manera hasta en ocho ocasiones.

El Gobierno guatemalteco ha enfatizado que el proceso de acercamiento a Washington lleva ya varios meses en marcha y ha negado que Guatemala vaya a convertirse de manera inmediata en tercer país seguro: "Buscamos mecanismos que sean favorables para ambos países. “No vamos a permitir que las estructuras mafiosas se lleven a nuestros niños de forma ilegal, que no irregular", cerró.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >