Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maduro estudia celebrar un acto en Ciudad de México tras la toma de posesión de López Obrador

El presidente de Venezuela, que viaja acompañado de un centenar de personas, busca un lugar para el encuentro entre críticas por su visita

Maduro, este jueves en Caracas.
Maduro, este jueves en Caracas. EFE

La presencia del presidente venezolano, Nicolás Maduro, en la toma de posesión de Andrés Manuel López Obrador, este sábado en México, ha suscitado polémica desde el mismo día en que confirmó su asistencia. De entre los invitados internacionales, todas las miradas están puestas en él, en las reuniones que pueda mantener durante la ceremonia y en su estancia en la capital de México, donde busca la forma de tener un acto con seguidores tras la toma de posesión de López Obrador.

La posibilidad de que Maduro celebre cualquier tipo de encuentro con simpatizantes es algo que incomoda en el equipo de transición de López Obrador, por mucho que sea ajeno a ellos. No quieren que los focos se centren en su visitante más incómodo. No obstante, este viernes, al menos tres fuentes cercanas al equipo de López Obrador, en el futuro Gobierno y en Morena, admitieron que el mandatario venezolano trata de buscar un lugar donde poder reunirse con un nutrido grupo de chavistas que viven en Ciudad de México sin que de momento esté cerrado. De forma oficial, en la formación mexicana niegan cualquier tipo de ayuda a Maduro.

La presencia de Maduro en México conlleva un despliegue de seguridad mayúsculo. El presidente de Venezuela, según las mismas fuentes, viaja acompañado de unas 100 personas. El mandatario tiene previsto alojarse en un hotel de Polanco, una de las zonas nobles de la ciudad, donde desde hace días es manifiesta la presencia de agentes de inteligencia cubanos y venezolanos. En cualquier caso, las mismas fuentes no descartan que, en el último momento, cambie de lugar y se desplace a un hotel más próximo al Palacio de San Lázaro, donde se celebrará la primera de las ceremonias oficiales previstas para este sábado. Ante el Hotel Imperial, donde estaba previsto que se alojase el nicaragüense Daniel Ortega –que no asistirá finalmente- hay convocada una protesta a las ocho de la mañana de este sábado.

La visita de Maduro ha estado precedida de polémica y de las críticas a López Obrador por invitar al gobernante venezolano. La posición de México durante los dos últimos años ha sido de rechazo frontal a la deriva autoritaria del chavismo. Una treintena de intelectuales y periodistas, entre los que se encuentran Héctor Aguilar Camin, Sabina Berman, Jorge Castañeda y Federico Reyes Heroles, se ha pronunciado en las últimas horas de nuevo sobre la presencia de Maduro en México. “No hay ya instituciones públicas independientes que puedan frenar los abusos gubernamentales. El poder judicial está totalmente sometido. El máximo tribunal jamás ha dictado una sentencia contra el Gobierno. El ombudsman es una marioneta. Cientos de alcaldes, líderes y militantes de la oposición sufren o han sufrido prisión tras una farsa de juicio y fueron inhabilitados para postularse a cargos públicos. Nuestro país no debe legitimar una dictadura”, asegura el texto que firman.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información