Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Invertir en un recurso de potencial incalculable: la gente

El capital humano representa el 60 por ciento de la riqueza de América Latina ¿Cómo aprovecharlo?

Estudiantes en Paraguay.
Estudiantes en Paraguay.

El término capital humano no es desconocido para los economistas. Ya desde 1776, Adam Smith, considerado el fundador de las ciencias económicas, señalaba que la riqueza de las naciones provenía del trabajo anual de cada país ya que de éste se deriva "todo el suministro de cosas necesarias y convenientes que la nación consume anualmente". Pero que todo dependía de la "habilidad, destreza y juicio con que habitualmente se realiza el trabajo".

Hoy, 242 años después, esa afirmación sin duda tiene más vigencia que nunca.

La riqueza de un país tiene varios componentes: sus recursos naturales, su capacidad de ahorro, o el alcance de sus industrias, pero el más importante, definitivamente, es su gente. Solo en América Latina, el 60 por ciento de la riqueza está en su capital humano, según el Banco Mundial.

El término "capital" denota un recurso que puede usarse para la producción económica. Una buena educación tiene un valor intrínseco aparte del hecho de que ayuda a que los trabajadores reciban un mejor pago. La buena salud también es beneficiosa en sí misma, independientemente de su impacto en la producción y los salarios, según el informe La Riqueza Cambiante de las Naciones, del Banco Mundial.

Obviamente, una población más educada y sana será más productiva. Pero para alcanzar un nivel óptimo, estos servicios básicos deben ser suministrados con calidad, sobre todo en momentos en que los avances tecnológicos están cambiando drásticamente el panorama del mercado laboral.

Este es el tema que han discutido hoy en Montevideo, Uruguay, expertos del sector público y privado en una conferencia liderada por el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim.

En ella se hizo hincapié en el empoderamiento de las mujeres ya que representan menos del 40 por ciento del capital humano, debido a que perciben menos ingresos a lo largo de sus vidas. Lograr la igualdad de género podría incrementar el capital humano en un 18 por ciento.

Asimismo, en una conversación con Diego Lugano, excapitán de la selección de fútbol uruguaya, se discutió cómo el deporte y la educación unidos pueden apuntalar las habilidades de los más chicos, lo que repercutirá sin duda en su desempeño como adultos.

El evento, transmitido vía streaming, despertó una interesante discusión online. A continuación, recopilamos algunos comentarios de los que asistieron a la conferencia vía digital.

Jesús Darín: "Creo que llegó el momento de impulsar la formación en inteligencia emocional para estimular la ciudadanía, los derechos humanos y la protección al medio ambiente entre otros temas que necesitan hacerse conscientes de que somos nosotros los que creamos nuestra realidad".

Carlos González Acosta: "La inversión en el capital humano debe ser prioridad en toda sociedad. Esa inversión debe comenzar con la garantía de proveer una educación de calidad que tenga por norte la excelencia, desde el preescolar hasta la universidad. Eso incluye tener espacios educativos adecuados y cónsonos que faciliten la labor pedagógica. Pero también debe tener prioridad la capacitación, preparación adecuada y salarios acordes para aquellos adultos que serán los docentes encargados de enseñar, liderar y servir de ejemplo a sus alumnos. Porque la sagrada misión de formar y educar no es fácil, no admite mediocridad y debe ser exigente".

Manuel Martínez Bunicón: "¿Invertir en la gente o promover una inversión a lo largo de la vida? Es la interrogante por resolver para potenciar la inversión. Eso es de fácil proyección, invertir en la formación de las personas, para que se favorezca el aporte de cada quien a la vida común del colectivo; un factor humano formado, capacitado y acreditado llegará a potenciar esa inversión, multiplicando por miles los esfuerzos iniciales, sean estos en dinero, esfuerzo o tiempo, porque la mejor inversión es hacia la educación, sea ésta formal o no formal. Dirigida a la profesionalización o la consolidación de competencias para oficios específicos; ahí estará el futuro y la mejor inversión de hoy. ¿La inversión a largo plazo es sistematizar la educación y la formación de la gente?

Jaime Rodríguez R: "La única manera de mejorar la sociedad, es mediante la educación en el conocimiento de nosotros mismos, lo que no hemos hecho hasta ahora ¿Quién de nosotros ha recibido clases en la educación formal acerca del proceso de la Comunicación Humana? Imaginémonos el impacto positivo que tendría en la sociedad, el hecho de enseñarles a nuestros niños desde la escuela, técnicas para concientizarlos en el uso del sistema positivo de Comunicación y el rechazo a la comunicación negativa.

Pedro Vargas:

"1.- La tecnología actual está diseñada para cambiar y mejorar la educación y costumbres de los pueblos.

2.- El problema de la tecnología actual es que no está al alcance de la gran mayoría de la gente pobre del mundo.

3.- Miles de formas y sistemas pueden existir para cambiar la educación mundial.

4.- Las personas que nunca vivieron y sintieron la fuerza del mar, nunca sabrán como hacerle frente.

5.- La visión de las personas para desarrollar tecnología adecuada para educar tiene que tener el toque especial.

6.- Las personas que participan en una nueva educación de orden global tecnológico tienen que haber vivido y sentido las necesidades de esas poblaciones. De lo contrario, no podrían dar soluciones".

Sociologiaambha@yahoo.com: "Invertir en la gente conlleva a satisfacer sus necesidades básicas como también ir creando en los sujetos una mentalidad sin barreras capaz de poder tener una visión del mundo que le permita ser un sujeto dinámico y proactivo creador de su propio entorno".

¿Usted qué opina?

María José González es editora digital del Banco Mundial.