Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El pasado político marca a los tres candidatos independientes a la presidencia de México

Margarita Zavala, El Bronco y Ríos Piter, sin afiliación, pero con trayectoria en política, serán los primeros independientes que opten a la presidencia

El Bronco, Margarita Zavala y Armando Ríos Piter.
El Bronco, Margarita Zavala y Armando Ríos Piter.

México tendrá por primera vez en su historia candidatos sin partido político a la presidencia. La noche del lunes se cerró el registro de firmas para apoyar las candidaturas independientes en el país. De 48 aspirantes que en octubre de 2017 se registraron ante el Instituto Nacional Electoral (INE) solo tres han conseguido el respaldo suficiente de los ciudadanos para aparecer en las boletas de las elecciones del próximo 1 de julio: El exgobernador de Nuevo León Jaime Rodríguez Calderón; el exsenador Armando Ríos Piter; y la ex primera dama Margarita Zavala.

Los tres aspirantes abandonaron sus partidos políticos y hallaron en la reforma política de 2014 —que puso a disposición de cualquier ciudadano las candidaturas independientes— una vía para continuar sus carreras políticas con la residencia de Los Pinos en la mira. Para llegar a donde están ahora era necesario que juntaran más de 866.000 firmas, a través de una aplicación en teléfonos móviles, de mexicanos registrados para votar y que estos apoyos representaran el 1% de los registros electorales de 17 estados mexicanos.

La tarea se prolongó durante cuatro meses. El resultado dejó fuera, por ejemplo, a ciudadanos sin experiencia política previa o con alguna relación con el sistema de partidos políticos. “Las candidaturas independientes había que entenderlas como una válvula de escape a la representación de los partidos políticos, pero hemos visto que reproducen las barreras de entrada de los partidos. Se necesita tener una estructura, un montón de gente trabajando para tu campaña, y mucho dinero para ser candidato independiente”, explica el analista político Antonio Martínez Velázquez.

Los casos de los tres aspirantes ilustran el reto de entrar en la boleta electoral sin antecedentes partidarios. El exgobernador Jaime Rodríguez Calderón perteneció 33 años al Partido Revolucionario Institucional (PRI) y en 2014 se separó para postularse como candidato independiente a gobernador de Nuevo León. El Bronco, como es conocido, dejó tras dos años su despacho gubernamental en Monterrey y montó una estrategia en redes sociales para llegar a la boleta presidencial. Sumó 17,7 millones de pesos (950.000 dólares) en donativos de sus colaboradores y empresarios.

Por su parte, el exsenador Armando Ríos Piter dejó en 2017 el Partido de la Revolución Democrática (PRD, de izquierda) tras 10 años de militancia. Su base para obtener el registro se ha concentrado en estados del sur y sureste, donde ya se había posicionado como legislador de Guerrero. El político sumó 4,2 millones de pesos (226.000 dólares) a su esfuerzo independiente en los últimos cuatros meses, en los que otros aspirantes le han acusado de hacer trampa en la recolección de las firmas. Finalmente, la ex primera dama Margarita Zavala renunció también en 2017 a su afiliación en el Partido Acción Nacional (PAN, de derecha) donde la dirigencia no respaldó sus aspiraciones a la presidencia. Zavala, que estuvo inscrita en el PAN durante 33 años, obtuvo 2,9 millones de pesos (156.000 dólares) en donativos donde casi la mitad de ellos fueron aportados por el expresidente Felipe Calderón.

En contraste está María de Jesús Patricio, la aspirante independiente e indígena respaldada por el EZLN, que no alcanzó el número de firmas necesarias para llegar a la boleta electoral. Patricio hizo un gira por el país respaldada, principalmente, por escritores e intelectuales que aportaron 177.000 pesos (9.400 dólares). El fenómeno de los candidatos independientes sin antecedentes partidarios ha tenido más éxito en los puestos de elección para Congresos locales y, en algunos casos, en el Congreso Federal y el Senado. “Estos aspirantes escogen demarcaciones muy pequeñas, ponen el programa electoral al centro y crean redes en esas comunidades”, apunta Martínez Velázquez.

El Instituto Nacional Electoral deberá revisar en los próximos días el origen de las firmas de los aspirantes, así como de los recursos que emplearon durante la precampaña. Si todo está en orden, las autoridades electorales confirmarán las candidaturas independientes a la presidencia. Los tres aspirantes que han conseguido las firmas han asegurado que cada uno competirá por su cuenta y que evitarán las alianzas con otros candidatos. “Hemos estado en contacto con Ríos Piter y con la gente de Margarita Zavala eso no quiere decir que nos vamos a sumar”, ha reconocido este lunes Jaime Rodríguez, El Bronco.

Más información