Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una canción infantil para acallar los tiros en una escuela en México

Una maestra en el Estado de Sonora pidió a sus estudiantes cantar pecho a tierra durante una balacera cerca del colegio

En un salón de clases de una escuela primaria en México un grupo de estudiantes cantan pecho a tierra sobre el piso de concreto. “Si las gotas de lluvia fueran de caramelo...”, recitan al unísono bajo la orden de su maestra, Rocío Romero, de 39 años. El objetivo de la sesión musical es que el coro de voces infantiles enmudezca el ruido de las detonaciones de bala que se escuchan afuera del salón. “En los simulacros tenemos que cantar así, pecho tierra”, se escucha decir a la maestra en un vídeo que ella tomó en el Colegio Occidente en Sonora, uno de los Estados abatidos por la violencia del crimen organizado en México.

En realidad no se trataba de un simulacro, sino de una balacera real que sucedió en la tarde del pasado viernes. “Primero sonaron las detonaciones, luego las alarmas del colegio”, cuenta Romero, quien ha enseñado el segundo grado de primaria en la escuela desde hace 14 años. “El protocolo de seguridad indica que todos deben permanecer pecho tierra”. Desde el 2012, el colegio sigue una serie de medidas recomendadas por el Gobierno mexicano para proteger a los estudiantes y al personal escolar de tiroteos u otros ataques de grupos criminales.

Hacer a los niños cantar no es parte del reglamento. “La verdad, lo pensé en ese momento”, comenta Romero. “Mi intención era que no se dieran cuenta, que no se asomaron a las ventanas por curiosidad. Quería que estuvieran tranquilos y no se dieran cuenta de lo que pasaba afuera”. La docente tomó el vídeo para asegurar a un padre de familia que los niños se encontraban a salvo. “Se lo hice llegar a él de forma individual para calmarlo y que no se acercara a la escuela”, dice. Al día siguiente, asegura la maestra, los niños se enteraron de que no se había tratado de un simulacro. "Me reclamaron porque les había echado mentiras", cuenta. 

Desde el pasado viernes, decenas de medios y cuentas de Facebook en México han publicado el vídeo. Algunas versiones acumularon cientos de miles de reproducciones durante el fin de semana. Romero desconoce quién haya publicado el material en redes sociales. “Nunca imaginé que el vídeo se fuera a difundir”, comenta. “Fue un impacto muy fuerte cuando me di cuenta que se había hecho viral”.

Desde los años más crudos de la guerra contra el narcotráfico en México, aproximadamente entre 2009 y 2011, han surgido decenas de vídeos de niños resguardándose en salones de clases durante balaceras cercanas a sus colegios. Una maestra de preescolar en Monterrey, una de las ciudades más violentas del país, recibió un reconocimiento del Banco Interamericano de Desarrollo en 2012 por usar un método similar al de Romero para tranquilizar a sus alumnos de preescolar durante un tiroteo.

Ante el repunte de la violencia, la Secretaría de Educación mexicana ha creado una serie de medidas para afrontar los ataques del crimen organizado cerca de los centros escolares. Entre otras cosas, la Secretaría recomienda a los alumnos: “Recostarse en el piso bocabajo, lejos de puertas y ventanas, así como permanecer en silencio y apagar el celular. Evitar actos como correr o asomarse por las ventanas, entrar en contacto con los agresores, tomar fotografías o vídeos del suceso. Informar a la o el docente si él mismo o un compañero ha resultado herido”, señala el documento que es distribuido entre alumnos y docentes. Es la primera vez que la máxima autoridad educativa en México difunde un manual de este tipo para todos los grados escolares, incluido el bachillerato.

El 2017 fue el año más violento que ha vivido México en dos décadas con aproximadamente 80 asesinatos al día. De enero a noviembre se registraron más de 26.500 homicidios. En Sonora, donde sucedió el tiroteo, se registraron 1.032 homicidios de enero a noviembre, según datos del Gobierno mexicano. Esto significa un crecimiento de 10,2% respecto a los homicidios contabilizados en el mismo periodo en 2016.

Más información