Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Panamá impone una visa a los venezolanos que quieran ingresar en el país

La medida será válida a partir del 1 de octubre y se mantendrá “hasta que se recupere el orden democrático” en Venezuela

Cola de ciudadanos venezolanos en la frontera de Colombia.

Panamá levantó un dique de contención al intenso flujo migratorio venezolano. Acosado por un incesante ingreso de hombres y mujeres originarios de Venezuela, el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, ordenó que, a partir del 1 de octubre próximo, los venezolanos deban gestionar y obtener una visa para ingresar a suelo panameño.

"Ante la ruptura del orden democrático en Venezuela, situación que pone en riesgo nuestra seguridad, nuestra economía, las fuentes de empleos de los panameños y panameñas, y luego de un profundo análisis, he tomado la decisión de exigir visas a los ciudadanos venezolanos que quieran viajar a Panamá", advirtió. "Consecuentes con nuestro compromiso de solidaridad y trato humanitario, otorgaremos estatus migratorio a los 25 mil venezolanos que fueron debidamente censados hasta el 30 de junio de 2017", aclaró.

Empujado por la aguda crisis política y socioeconómica en Venezuela, un gran número de venezolanos migró a Panamá acogido al beneficio de poder entrar a ese país como turista y sin necesidad de visa. Frente al movimiento masivo, Panamá decidió a inicios de este año que, aunque sin visa, los venezolanos podían gozar como turistas de una estadía máxima de 90 días y que, cumplido ese periodo, estarían obligados a salir y mantenerse un mínimo de 30 días en el extranjero para poder retornar.

Amparados al ingreso sin visa, derecho que vence el 30 de septiembre próximo, los migrantes venezolanos se iniciaron en múltiples actividades del mercado laboral panameño. Pese a que el censo a junio anterior se ubicó en unos 25.000, el número de los que, legal o ilegalmente, vive en Panamá sería superior.

Datos de la oposición política venezolana destacada en Panamá confirmaron que unos 50.000 participaron el 16 de julio en territorio panameño en un plebiscito organizado por el antichavismo, dentro y fuera de Venezuela, y que, entre otras resoluciones, rechazó la decisión del chavismo de convocar a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Tras unas elecciones el pasado 30 de julio, el chavismo instaló la ANC a inicios de este mes y ya dictó controversiales medidas.

Al recordar que, a partir del 1 de octubre, la visa deberá estamparse en el pasaporte, la Presidencia de Panamá informó a EL PAÍS que Varela explicó que "las medidas" se mantendrán "hasta tanto se recupere el orden democrático, se restaure la Constitución y se respeten los derechos humanos en Venezuela". El regimen de Nicolás Maduro ha criticado la medida adoptada por Panamá.

El mandatario subrayó que son "medidas difíciles, pero la situación en Venezuela ha empeorado" por la decisión adoptada la semana anterior por la ANC de disolver la Asamblea Nacional, controlada por los opositores, "irrespetando los principios democráticos, la paz social y actuando contra la voz del pueblo". Varela pidió una solución política negociada.

Ante el agravamiento del conflicto desde abril pasado, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, defendió lo actuado por la Constituyente y denunció que un bloque de gobiernos americanos afines a intereses "imperiales" de Estados Unidos, como Panamá, intervienen en los asuntos internos venezolanos en una "guerra" contra la revolución bolivariana establecida en 1999 cuando Hugo Chávez, fallecido en 2013, asumió la presidencia.

Más información