Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafael Correa subasta sus regalos

Una exposición en la sede del Gobierno recoge los miles de obsequios recibidos por el presidente ecuatoriano, que pueden ser comprados

El presidente de Ecuador, Rafael Correa.
El presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Los obsequios de una década de gobierno están ordenados en vitrinas de cristal; cada una lleva la etiqueta de su procedencia: Argentina, Bolivia, China, Arabia Saudita... Hay mates con bombillas de plata, réplicas de los soldados de terracota de Xian, marionetas wayang golek y hasta relojes Cartier o Rolex valorados en miles de dólares. Son alrededor de 11.000 obsequios, según el Sistema de Administración de Regalos (SIAR), que ha recibido el mandatario ecuatoriano, su familia y sus colaboradores más cercanos. La exposición se llama El Ecuador ya es de todos, y ocupa buena parte del recorrido turístico por el Palacio de Carondelet, sede del Gobierno.

El tour empieza con una reverencia a la bandera de Ecuador que se exhibe en un armario de madera tallada con puertas de cristal. Los visitantes inclinan ligeramente la cabeza frente al estandarte y se sacan las primeras fotos. Luego el grupo observa con detenimiento el mural del descubrimiento del Río Amazonas, que fue hecho por el artista ecuatoriano Oswaldo Guayasamín en los años sesenta. En las escenas aparecen al español Francisco de Orellana y los indígenas que participaron en la misión y las famosas amazonas que salieron al encuentro de los exploradores.

En la segunda planta del palacio, el guía explica que el despacho presidencial está en el ala sur del edificio y se ve que la puerta es custodiada por los Granaderos de Tarqui, la guardia presidencial, que conserva aún el uniforme de corte afrancesado de las guerras de independencia del siglo XIX. “Que la guardia esté allí nos indica que el señor presidente está en el Palacio, puede ser que lo veamos en el recorrido, pero recuerden que no pueden acercarse, a veces él viene saludar, tengan listas las cámaras”, anuncia el guía.

Los regalos del presidente Correa cobraron relevancia después del terremoto del pasado abril. Allí surgió la idea de subastar algunos de ellos para donar el dinero a la recuperación de las zonas afectadas y a otras obras sociales. Entonces apareció la página web Subastas para el pueblo. Ha habido tres subastas, pero solo unas pocas transacciones han trascendido. Una es la subasta de la bicicleta de montaña Flying Pigeon, obsequiada por el presidente Xi Jinping, vendida por 23.000 dólares a Galo Valarezo, migrante ecuatoriano que reside en los Estados Unidos, o la subasta del reloj Rolex Oyster, de acero y oro, obsequiado por el Emir de Qatar, Tammin Bin Hamad Al Zani, al hijo del presidente, que se vendió por 15.550 dólares a Javier Ortiz, empresario ecuatoriano. Durante esta Navidad, el presidente volvió a activar la subasta online de sus obsequios, sobre todo de los relojes recibidos por él y su equipo, artículos de lujo que de venderse podrían superar el millón de dólares.

La visita turística por el Palacio de Carondelet incluye observar por unos minutos el salón de banquetes y el salón de presidentes donde están los retratos de los 41 presidentes que ha tenido Ecuador desde su independencia de la corona española. Todos son retratos sobrios, a excepción del cuadro del presidente Abdalá Bucaram, que gobernó el país durante seis meses en los años noventa y fue destituido por incapacidad mental para gobernar. El cuadro tiene fondo blanco y en la mano izquierda del mandatario está pintado un reloj marca Rolex. Como los que ahora subasta Correa entre todos sus regalos.

Más información