Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENRIQUE OCHOA / PRESIDENTE DEL PRI

“Hubo señales de corrupción que no se atendieron a tiempo”

Trump, las elecciones, la corrupción y Duarte, el presidente del PRI revisa en una entrevista a EL PAÍS la crisis del partido y sus expectativas de futuro

Enrique Ochoa Reza ocupa el centro del tablero político mexicano. Desde julio pasado, es el presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Con cinco millones de militantes y una historia que es la historia de México, la formación se enfrenta a un futuro agitado. En 2017 se celebran elecciones en su principal bastión, el Estado de México, el más poblado del país, y en 2018, llega la madre de todas las batallas: la contienda presidencial.

 

Ante este escenario, Ochoa no ha tenido mucho tiempo para prepararse. Hombre cercano al presidente Enrique Peña Nieto, abandonó repentinamente la Comisión Federal de Electricidad para hacerse cargo del partido tras su estrepitoso fracaso en los comicios estatales de junio. Desde entonces ha remado con la corriente en contra. El antiguo y corrupto gobernador de Veracruz, Javier Duarte, se ha dado a la fuga, la economía se desacelera, la inseguridad gana terreno y en Estados Unidos ha triunfado el vociferante y xenófobo Donald Trump.

La respuesta de Ochoa a estos desafíos ha sido una agenda de renovación. Ha prometido erradicar la corrupción en el PRI y se ha lanzado a recomponer sus filas con un mensaje de unidad nacional. Hombre de gesto sobrio y discurso largo, a sus 44 años sabe que el PRI es la fuerza contra la que todos compiten.

Pregunta. Al llegar al puesto prometió autocrítica. ¿Puede hacerla?

Respuesta. Por supuesto. A la luz de las elecciones de junio pasado es evidente que tenemos que ser más preventivos y oportunos a la hora de combatir la corrupción y la impunidad. Esa una asignatura pendiente en México. Y hay que predicar con el ejemplo.

P. ¿No le resta credibilidad a esa promesa la fuga de Duarte?

R. He exigido a la Procuraduría General de la República (PGR) que se cumplan las órdenes de aprensión contra Duarte, y que se devuelva a la gente el producto de la corrupción. Y la PGR, por primera vez, ha recuperado 421 millones de pesos y ya ha reintegrado 250 millones al erario. Y pedimos lo mismo con el ex gobernador panista de Sonora Guillermo Padrés, ahora procesado. Que se recupere lo que robó y que se devuelva al pueblo sonorense.

P. ¿Pero no llega todo esto demasiado tarde?

R. Los casos de Padrés y Duarte mostraron señales de alerta que debían haberse atendido oportunamente. Es por ello que he propuesto crear una comisión que revise las candidaturas del PRI para las elecciones de 2017 y asegure su honorabilidad y arraigo. El objetivo es evitar que pase lo ocurrido en Veracruz y Sonora.

P. ¿No fue muy lenta la actuación del PRI contra Duarte?

R. En Veracruz el partido actúo de forma oportuna y se respetaron los tiempos. Primero se le suspendió de militancia cuando era gobernador en funciones, y después se le convocó. Pero él, fugado, no se presentó y se le expulsó. Lo que exigimos como partido es que el organismo encargado cumpla la orden de aprensión.

P. Se entiende por su explicación que hay un doble reproche: a la PGR por no detener a Duarte y a su antecesor en el partido por no actuar ante las señales de corrupción.

La agenda de Ochoa

Estos son los ocho puntos sobre los que el presidente del PRI basa su programa de futuro.

1. Combate a la corrupción y la impunidad.

2. Creación de más empleos y mejores salarios.

3. Nueva política agraria.

4. Derechos plenos de la mujer. Erradicación de la violencia política de género. Equiparación salarial con los hombres.

5. Criminalidad. Frenar la inseguridad y atender las alertas de la sociedad civil.

6. Salud. Garantizar la sanidad desde el nacimiento hasta la vejez, con especial atención en los primeros meses. Plan de lucha contra la obesidad.

7. Energía. Más energía eléctrica a través de fuentes renovables.

8. Apoyar la agenda de la discapacidad.

R. El problema viene de atrás y ha sobrevivido a distintos gobiernos. Los mexicanos estamos hartos de la corrupción y la impunidad. Hay que encontrar una solución institucional preventiva y punitiva. En Veracruz hubo alertas que debieran haberse atendido. Por eso exijo a la PGR que continúe las investigaciones y que, por supuesto, se cumplan las órdenes de aprensión pendientes. En el caso del partido, hemos abierto una nueva etapa. Los militantes tienen derecho al debido proceso pero también a pertenecer a un partido honroso. Por eso impulso una agenda de combate a la corrupción.

P. ¿Y qué piensa del caso de la Casa Blanca, que afectó a la esposa del presidente?

R. Ese caso fue analizado por la institución y no se encontró ningún acto ilegal.

P. Pero hizo daño.

R. El presidente ha ofrecido en dos ocasiones una disculpa al pueblo de México y ha impulsado reformas constitucionales y legales para crear un sistema nacional anticorrupción.

P. Peña Nieto ha hablado de “insatisfacción popular”. ¿Con qué armas cuenta para combatirla?

R. Tenemos que comunicar mejor y estar abiertos a la crítica. Un partido moderno tiene que comunicarse de forma amplia con la sociedad sobre la acción de gobierno, pero también debe ser sensible a las áreas donde no se han dado las respuestas esperadas. El partido debe poder convocar al Ejecutivo y exigir el cambio de políticas públicas y la atención oportuna a aquellos sectores de la sociedad que no la han recibido aún.

P. ¿Qué les fue mal en las elecciones de junio?

R. Claramente perdimos por vez primera en lugares donde el PRI había mantenido la confianza mayoritaria. Pero también tuvimos casos donde recuperamos el gobierno. Ocurrió en Oaxaca, con Alejandro Murat, o en Sinaloa…

P. La pregunta es sobre los errores. Su antecesor, Manlio Fabio Beltrones, al dejar el cargo, dijo citando a Luis Donaldo Colosio: “Lo que lo Gobiernos hacen, los partidos lo resienten”. ¿Qué hicieron mal en Veracruz, Quintana Roo y Chihuahua?

R. En Veracruz y Quintana Roo hubo señalamientos de corrupción y de impunidad que no se atendieron de manera oportuna. Y ahí hay una lección para el partido muy importante. Tenemos que hacer autocrítica para corregir el rumbo a tiempo. Por eso estamos constituyendo un órgano interno que prevenga los casos de corrupción, y si surgen, los ataje de manera directa y oportuna.

P. Cuando en 2012 ganó el PRI, se dijo que llegaba para quedarse. Hoy las encuestas indican un desgaste fuerte. ¿Qué ha pasado?

R. En un país democrático siempre hay incertidumbre sobre qué partido va a ganar la elección. Nuestro compromiso es proponer soluciones y ofrecer alternativas de cambio. El presidente ha acreditado con hechos esa agenda transformadora y ahora daremos un paso más: vamos a por una agenda que abra al electorado un espacio de participación. Insisto, una vida democrática plena exige de los partidos políticos la mejor de las participaciones, pero el resultado final depende del elector.

P. ¿Y qué efecto va a tener Trump en esa vida electoral?

R. Ante la elección del presidente Trump, el PRI convoca a la unidad nacional. Enfrentemos este reto como una oportunidad.

P. ¿Y cómo lo van a hacer?

R. Nos vamos a acercar como partido a las organizaciones de mexicanos que viven en el exterior para establecer una agenda propositiva común. También activaremos nuestra diplomacia parlamentaria: que sean nuestros senadores y diputados quienes cierren vínculos con sus contrapartes demócratas y republicanas. Y desde luego, apoyamos al presidente en su idea de dialogar desde una diplomacia de iguales con el presidente de Trump.

P. ¿Pero aún confía en Trump?

R. Confío en el presidente Enrique Peña Nieto y en la relación diplomática que impulsaremos.

P. ¿Y no fue un error la visita de Trump?

R. Fue atinado que el presidente de la República estableciera un vínculo de comunicación con el entonces candidato republicano. Y de ahí surgió una relación entre los grupos de trabajo que se mantuvo y que ahora es importante profundizar por el bien de todos los mexicanos.

P. ¿Cuándo se sabrá el candidato del PRI para 2018?

R. Primero las ideas, después los nombres. En el primer trimestre de 2018 veremos ese proceso.

P. ¿Y qué piensa de Andrés Manuel López Obrador, líder de Morena?

R. Pienso que le miente constantemente al pueblo de México. Presentó bajo protesta su declaración de 3de3 y hemos descubierto por medios nacionales e internacionales que fue mentira. Y tiene miedo al debate. Cuando se le invita no acude. ¿A qué le teme?

P. ¿Y con Margarita Zavala (PAN) debatiría?

R. Estoy abierto a debatir con todos los políticos de México.

P. ¿Se ve como candidato presidencial?

R. De ninguna manera. Yo soy presidente de mi partido y considero que es muy importante mantenerse imparcial. Es problemático que los presidentes del partido utilicen para beneficio personal la estructura, como pasa en Morena y el PAN. Es válido tener una aspiración, pero utilizar las dos posiciones para un fin personal viola equidad en la contienda. Hay que escoger.

 

“El matrimonio homosexual genera división entre los mexicanos”

El matrimonio homosexual ha puesto al Gobierno de Enrique Peña Nieto contra las cuerdas. Legalizado por la Suprema Corte, la iniciativa presidencial de avalar constitucionalmente las bogas gais desató una fuerte contestación de la derecha católica y fue finalmente desechada por el PRI en las Cámaras.

P. ¿Por qué el PRI ha dejado de defender la propuesta presidencial de reconocer constitucionalmente el matrimonio homosexual?

R. Nosotros estamos a favor de que no se discrimine a nadie por sus preferencias sexuales. Sus derechos deben estar garantizados. Y así lo ha resuelto la Suprema Corte de Justicia. Pero la definición legal del procedimiento ha dividido a los mexicanos. Ante ello hemos decidido promover la unidad y que sean las cortes las que vayan resolviendo estos casos y que los estados legislen…

P. ¿Pero está a favor o no de la propuesta del presidente?

R. Yo me he expresado siempre a favor de los derechos humanos. Pero también considero que se había generado una división entre los mexicanos. Ante ese escenario lo más importante era mantener la unidad nacional y por eso creo que esa discusión debe someterse primero a la consideración de los jueces.

P. Pero eso es renunciar…

R. No, es evitar la división y permitir que se resuelva por la vía jurisdiccional un tema que no encuentra un consenso en el ámbito legislativo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >