Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Temer cree que Trump beneficiará a Brasil y perjudicará a México

El presidente dice no temer acciones del magnate que perjudiquen al país sudamericano

Temer, la semana pasada en Brasilia.
Temer, la semana pasada en Brasilia. AFP

El presidente de Brasil, Michel Temer, ha afirmado que no teme que, a pesar de su discurso nacionalista y proteccionista, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, pueda hacer algo que perjudique a Brasil. “Estados Unidos es un socio comercial activo y dudo que haga algo que intente alejar a Brasil”, dijo Temer el lunes por la noche durante una entrevista con periodistas brasileños en el programa Roda Viva.

El discurso proteccionista de Trump, que afirma que se centrará en la inversión interna para crear más puestos de trabajo, puede reducir las relaciones comerciales con otros países, según las previsiones de los analistas. En la actualidad, Estados Unidos es el segundo mayor socio comercial de Brasil, recibe un 20% de las exportaciones brasileñas después de China, que es el principal destino de los productos nacionales. Por eso hay un temor dentro del país a que Brasil pueda verse fuertemente afectado por los cambios previstos por el magnate en un momento de crisis económica ya bastante aguda. Aunque el nivel de devaluación no ha alcanzado el desplome del peso mexicano, la moneda brasileña también cayó un 2,5% y ha obligado la intervención del Banco Central de Brasil en el mercado de divisas.

Para Temer, sin embargo, el desgaste de Trump con México, puede beneficiarles. “Cuando vuelva los ojos a América Latina, es muy posible que venga a privilegiar las relaciones con Brasil”, dijo el presidente. Afirmó también que hay que esperar a que el republicano tome posesión para evaluar sus posiciones. “Hemos leído su discurso y era un discurso de mucha moderación. En Estados Unidos las instituciones son fortísimas. No vamos a imaginar que el presidente ejerza todo el poder con autoritarismo. Esto no va a suceder en Estados Unidos, pues hay una serie de condicionantes a partir del Congreso Nacional que dimensionarán su actividad”.

Temer también habló de Venezuela, un país vecino que se enfrenta a una grave crisis interna. “Hay un problema humanitario”, dijo, y afirmó que Brasil ha intentado enviarle medicamentos al Gobierno de Nicolás Maduro, que los rechazó. “Los venezolanos están viniendo a Brasil”, resaltó Temer, y aseguró que el área militar brasileña está “preocupadísima”.

El presidente afirmó también que cree que un posible encarcelamiento del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, acusado en la Operación Lava Jato, podría traerle inestabilidad. “Espero que, si hay cargos contra el expresidente, se procesen con naturalidad. Si Lula va preso le causa un problema al país, porque habrá movimientos sociales... Siempre que hay un movimiento social de contestación, especialmente a una decisión del Poder Judicial, puede producirse inestabilidad”.