Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mexicanos gastan más en seguridad y confían menos en las autoridades

Una encuesta oficial revela que el 93.8% de los delitos que se cometieron en 2015 no se denunciaron o no merecieron una investigación

Un contingente de policías, este miércoles en Chilpancingo.
Un contingente de policías, este miércoles en Chilpancingo. EFE

Se han hecho varias lecturas en México de los resultados de la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública, referente a 2015. Por un lado, los mexicanos gastaron más en seguridad en 2015 que en años anteriores, concretamente 716 millones de dólares más que en el ejercicio anterior, un aumento sin precedentes. Por otro, la gente denuncia menos que antes. Según la encuesta, casi 94 de cada 100 delitos que se cometen en el país no se llevan ante las autoridades. Y si se llevan, no se investigan.

El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Historia, Inegi, presentaba este martes el estudio. Si bien no arroja certezas sobre la seguridad en el país –es un estudio de la percepción–, permite al menos concluir que la confianza en las autoridades es prácticamente nula y que la preocupación por sufrir un delito, sobre todo un robo, es muy grande.

El analista en seguridad Alejandro Hope escribía en una columna este miércoles que “lo peor de todo es que sigue roto el vínculo de confianza entre la población y sus autoridades”. Si la situación se mantiene, añadía, “no va a haber manera de construir un país más seguro”.

Y es que cada poco tiempo la sociedad mexicana descubre en los medios un nuevo caso de corrupción, malas prácticas o negligencia de policías o fiscalías. En enero de este año, por ejemplo, agentes de la policía de Veracruz secuestraron a cinco jóvenes. Los vídeos de los uniformados llevándoselos dejaron boquiabierto a más de uno. Y lejos de aclararse el caso, los muchachos –o sus cadáveres– no aparecen. Otro caso: a finales del año pasado, EL PAÍS contaba que la fiscalía del Estado de Morelos, aledaño a la capital, había enterrado el cadáver de un joven en una fosa común. Se trataba de un joven plenamente identificado, cuya madre acudía cada poco tiempo a la fiscalía por el cuerpo de su hijo, para enterrarlo. Este suceso causó tal indignación que abrió una crisis en el seno del Gobierno del estado que aún no se cierra.

Así, la encuesta concluye que los mexicanos perciben el mismo clima de inseguridad que cuando empezó el mandato del actual presidente, Enrique Peña Nieto. Y el número total de delitos aunque bajó en 2015 respecto a 2014, se mantiene en niveles de 2012.

Más información