Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francisco asigna nuevo nuncio para la conservadora Iglesia mexicana

Franco Coppola deberá lidiar con los sectores más inmovilistas del episcopado de México

El Papa y Coppola, nuevo nuncio en México.
El Papa y Coppola, nuevo nuncio en México.

Cuatro meses después de visitar México y reprender al alto clero por no ser más próximo a su pueblo, abrasado por la violencia y la corrupción, el papa Francisco ha movido su más alta ficha diplomática para dar un nuevo impulso a la regeneración de la conservadora Iglesia mexicana. Ha asignado como nuncio apostólico a Franco Coppola, joven –para los parámetros temporales de la institución religiosa de Roma– y con experiencia en misiones arduas.

Nacido en Lecce, Italia, en 1957, Coppola ha trabajado para el Vaticano en representaciones pontificias en zonas de conflicto como Líbano, Burundi y Colombia. Actualmente llevaba tres años siendo el nuncio apostólico en República Centroafricana y el Chad.

Las palabras de Francisco en su reunión con los obispos mexicanos en febrero marcarán el sentido de la tarea de Coppola. "No se sientan príncipes", les dijo el Pontífice. Los llamó a tener "la mirada limpia", a que no se dejasen "corromper por el materialismo trivial" y a no perder el tiempo "en habladurías e intrigas, en los vacíos planes de hegemonía, en los infecundos clubes de intereses".

Jorge Mario Bergoglio, el papa argentino, quiere que la Iglesia se ligue a los problemas sociales

Jorge Mario Bergoglio, el papa argentino, quiere que la Iglesia se ligue a los problemas sociales. Eso, en México, donde no faltan problemas, implica una reorientación  del modo de hacer de su Iglesia, una Iglesia apegada a sus templos y a los cenáculos del poder político y empresarial. La Conferencia del Episcopado Mexicano ha saludado el nombramiento: "Agradecemos al Señor Jesús, Pastor de pastores, la presencia del nuevo Nuncio, que será instrumento de comunión":

La imagen de la jerarquía católica en México, además, viene manchada por el apoyo férreo de su cúpula a Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, durante el destape progresivo de la historia de pederastia sistémica que nutrió Maciel en su organización. El encubrimiento de abusos a menores es el punto más negro de la Iglesia mexicana, con diversidad de casos pendientes, a mayores de los del principal escándalo, el de Maciel y sus legionarios.

Sustituto del francés Christophe Pierre en la nunciatura mexicana, Coppola tendrá que afrontar todos esos cabos sueltos –incluidos curas acusados de pederastia en fuga y al tiempo conectar a la Iglesia a los asuntos más urgentes de los mexicanos. Pobreza, narcoviolencia, abusos de autoridad, violencia machista. Será el brazo de Francisco en México, todavía un bastión de la Iglesia con un 83% de población católica, pero en donde crecen sin cesar las iglesias evangélicas.