Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rousseff promete luchar para defenderse

La presidenta apartada del poder el jueves se dice víctima de un golpe de Estado

Dilma Rousseff, en el palacio Alvorada.
Dilma Rousseff, en el palacio Alvorada. AP

Dilma Rousseff, la presidenta de Brasil apartada temporalmente del poder este jueves, convocó exclusivamente a la prensa extranjera para su primera entrevista tras su destitución. Rousseff pretende reforzar, más allá de las fronteras brasileñas, el discurso de que su suspensión, iniciada en el Congreso y aprobada después por el Senado, ha sido un golpe del que pretende defenderse. “Estoy profundamente en desacuerdo con este proceso. No hay base jurídica y por eso es un golpe. Si la Constitución contempla esa manera de retirar a un presidente, también exige que haya pruebas consistentes de las acusaciones. Para salir tengo que haber cometido delitos de responsabilidad, no es un examen sobre mi gestión”, dijo Rousseff acompañada por el exabogado general del Estado, José Eduardo Cardozo, su defensor en el proceso de impeachment.

Rousseff prometió movilizarse para preparar su defensa que deberá presentar en el Senado a lo largo del proceso que juzgará, en un máximo de 180 días, si será destituida permanentemente por haber maquillado las cuentas de 2014. Anunció también que no permanecerá parada en su residencia oficial, sino que viajará por el país “Lucharemos para volver y además de volver, lucharemos para formar una base parlamentar sólida en el futuro”.

La presidenta apartada también criticó a la oposición y a sus detractores y antiguos aliados, hoy unidos en un nuevo Gobierno con tintes liberales en la economía y conservadorismo en lo social. “Aquellas personas que no fueron elegidas se aprovechan del impeachment para ejecutar su programa de gobierno, que no es el mío. Hace 15 meses que sufrimos todo tipo de sabotajes con la intención de hacerse con el poder. Hubo un bloqueo sistemático para crear un ambiente propicio para el golpe”, criticó Rousseff que defendió una profunda reforma política.